La mejor posición para hacerlo la primera vez que te acuestas con alguien, según ellas

La mejor posición para hacerlo la primera vez que te acuestas con alguien, según ellas

Tener sexo con alguien nuevo puede parecer a veces saltar en un abismo. No tienes la confianza que quisieras, tienes una mezcla extraña de sentimientos hacia lo desconocido y la falta de experiencia con esa persona te hace sentir inseguro. Además, también está el hecho de que lo que funciona con una pareja no lo hace con otra.

La “primera vez” es diferente para cada persona, pero una de las partes más importantes de estar preparados/as para el sexo es asegurar el uso de anticonceptivos y condones para prevenir un embarazo y ETS. Aquí te contamos lo que pasa cuando pierdes tu virginidad.

El medio social El Confidencial entrevistó a varias mujeres que hablaron abiertamente del el tema y explicaron qué postura es mejor cuando vas a tener relaciones sexuales por primera vez y que ellos sepan qué deben hacer cuando tengan este primer encuentro.

¿Cuál es la mejor?

Al preguntar a todas estas féminas por el tema, por unanimidad respondieron que «el misionero» es la mejor posición para tener sexo por primera vez, pero se referían a cuál era más cómoda para perder la virgindidad. Al aclarar cuál es la que ellas eligen para un encuentro fugaz con alguien, la cosa cambiaba en la mayoría de los casos.

«Lo mejor es que nosotras estemos encima porque manejamos los tiempos y controlamos el dolor», asegura la primera. «¿Por qué elegir? Si va a ser una relación de una noche puede ser cualquier posición. Depende de muchas cosas o simplemente del feeling que hayas tenido con el chico», asegura la tercera.

«Aunque sea clásico, para mí la mejor sigue siendo el misionero. Es la más sencilla y donde sabes seguro que vas a disfrutar. Además, hay muchas posibilidades. Tenemos en la cabeza que esta postura solo es de una forma, pero hay variedades en las que las chicas sentimos mucho más placer y se vuelve increíble», cuenta la cuarta.

«Creo que elegiría la más normal. Algo fácil y clásico porque así el otro no se asusta mucho. Si volvemos a repetir podemos innovar. Si empiezas por el plato fuerte al principio, ¿luego qué? Mejor ir poco a poco», confiesa la quinta.

Disfrutar es lo importante

«Lo que quiero es que me ponga boca abajo o mirando a la pared. Es lo que me apetece porque así no le veo la cara y si la cosa no funciona bien y no me gusta lo que está haciendo no tendré que acordarme mucho», explica la sexta. «A mí lo que me gusta es que me pongan a cuatro patas porque es más intenso e íntimo. Al no tener contacto visual me da más morbo. Es fácil sentirse cómoda así y puedes aguantar bastante tiempo», dice la séptima.

«La postura que más me gusta en esa ocasión es que él se siente en la cama o en una silla y yo subirme a horcajadas. Me siento aventurera y puedo elegir si besarle o no, si echarme para atrás… no hay solo una posibilidad, además de que lo siento todo bien dentro de mí y me da mucho placer», asegura la octava.

«Creo que la primera vez no tiene que haber penetración. No digo que no lo haya hecho, pero prefiero practicar sexo oral y centrarme en los preliminares. Es mucho más sensual y divertido. Que se quede con ganas de más y quiera repetir. Si el primer día me entrego, ¿qué queda para el siguiente?», termina la novena.

El Confidencial / Noticia al Día 

 

No olvides compartir en >>