Impuesto al WhatsApp hace estallar protestas en el Líbano

Impuesto al WhatsApp hace estallar protestas en el Líbano

Foto: Agencia

La imposición por parte del gobierno de un pago por el uso de uno de los servicios de mensajería móvil más popular del planeta, propiedad de Facebook, ocasionó un estallido de una crisis social en el Líbano, Por eso, ahora se habla de la “revolución del Whatsapp” en el país de medio oriente.

“No hay que esperar más, se ha acabado (…) Cuando hay problemas de electricidad o de agua, eso no toca a todo el mundo, pero el Whatsapp es algo que sí afecta a todo el mundo”, indicó a la agencia de noticias EFE un joven libanés llamado François Nur, mientras iba a la sede del Gobierno libanés, en el centro de Beirut.

Por segundo día consecutivo centenares de personas se concentran después de que las autoridades anunciaran su intención de aprobar una tasa de 20 centavos de dólar por día a las llamadas de voz por redes sociales como WhatsApp, Facebook o Viber en un intento de aumentar los ingresos de la deteriorada economía del pequeño país mediterráneo.

No obstante, poco después de que cientos de personas se lanzasen a protestar a las calles de Beirut y otras ciudades del país, el Gobierno anunció que retiraba esta medida.

“Lo del Whatsapp es la chispa, el desencadenante de todo. Odiamos el sistema basado en la corrupción, el sectarismo, en el estado policial. Literalmente piensan que somos estúpidos. Todos los impuestos que nos imponen cuando no recibimos ningún servicio”, dijo a la agencia Efe, Layal, un joven de 23 años y estudiante de Derecho en Beirut.

Destruida por la guerra civil (1975 – 1990), el Líbano tiene una deuda de alrededor de 86.000 millones de dólares, lo que representa más del 150 % de su PIB. Además, su deuda soberana hace tiempo cayó por debajo del nivel del bono basura.

En este país lastimado por las tensiones sectarias latentes en cada barrio, en donde aún se sienten las cicatrices de la guerra, hay cortes diarios de electricidad, de agua y deficiencias en las infraestructuras.

Para sobrellevar las finanzas, el Gobierno del musulmán suní Saad Hariri también decidió aplicar una nueva tarifa a los productos del tabaco -tanto local como importado- y prevé aumentar el impuesto al valor agregado (IVA) en 2 puntos en 2021 y otros 2 puntos adicionales en 2022 para alcanzar un total del 15 %.

Noticia al Día/Agencias

No olvides compartir en >>