Un Manchester City sin compasión aplasta 8-0 al Watford

Un Manchester City sin compasión aplasta 8-0 al Watford

Foto: Agencias

El Manchester City (2º) borró cualquier duda nacida de su derrota 3-2 ante el Norwich (15º) la pasada semana al sacudir al colista Watford con un histórico 8-0, este sábado en el Etihad Stadium en la sexta jornada inglesa.

Firmó un triplete Bernardo Silva (15, 49 y 60) y además marcaron David Silva (1), Sergio Agüero (7, penal), Riyad Mahrez (12), Nicolás Otamendi (18), y cerró la fiesta Kevin De Bruyne (85).

«Estuvimos increíbles en los 30 primeros minutos, controlando y marcando muchos goles. Tras la derrota ante el Norwich fue muy bueno dar a nuestros hinchas este resultado y este rendimiento», dijo Bernardo Silva, el artillero del día.

El equipo dirigido por Pep Guardiola, que iba 5-0 tras 18 minutos, se quedó a un tanto de igualar la mayor goleada en la historia de la Premier League, el 9-0 que consiguió el Manchester United contra el Ipswich en 1995.

Los tres puntos le sirven para quedar a dos del Liverpool, que el domingo pone a prueba su impecable liderato – 5 partidos, 5 triunfos – ante el renovado Chelsea de Franck Lampard, en el partido más atractivo de esta sexta fecha.

El ‘Kun’ sigue haciendo historia

En una tarde soleada y festiva en el Etihad, la fiesta comenzó muy pronto, con David Silva rematando en boca de gol un ‘caramelo’ servido por De Bruyne desde la derecha.

Luego Agüero aprovechó un penal para llevar a ocho sus goles en la Premier y distanciarse uno del talento del Chelsea Tammy Abraham, en la pelea por ser el mejor artillero.

El ‘Kun’ sigue escribiendo la historia del fútbol inglés. Con su tanto se convirtió en el primer jugador en marcar en los seis primeros partidos desde el nacimiento de la competición en 1992.

Antes, tras el primer gol del City, un despiste defensivo permitió al español Gerard Deulofeu tener una buena ocasión. Con espacio, tras regatear a Otamendi, su disparo cruzado lo tocó el brasileño Ederson.

A partir de entonces el Watford, en el segundo partido de Quique Sánchez Flores en el banquillo tras el esperanzador empate 2-2 ante el Arsenal, fue una marioneta en manos de una máquina perfecta.

 

AFP

No olvides compartir en >>