Rechazo a su sexualidad fue el detonante del suicidio de una mujer colombiana

Rechazo a su sexualidad fue el detonante del suicidio de una mujer colombiana

Un nuevo caso de homofobia y rechazo a su condición sexual fue el detonante, para que Daisy Johana Redondo Conde, colombiana, tomara la determinación de acabar con su vida.

Las calles del 17 de Diciembre en Colombia exponen tristeza. Los vecinos encerrados al interior de las viviendas, la desolación de las calles sin niños jugando en los alrededores, traducen el luto social que generó el suicidio de Daisy Johana Redondo Conde.

La vivienda en la que solo se escucha la canción ‘Sueños y vivencias’ con la que su pareja Jenifer Benicio, recuerda como “en las noches es un desvelo eterno, en el que el llanto es más largo que el tiempo”, refleja el dolor de la partida de una mujer que dejó una carta en la que exponía un resentimiento a su familia.

Los vecinos cerca a la casa donde encerrada Daisy tomó la fatal decisión, aseguran que no recuerdan la última vez que vieron en su rostro amargura, pues sus ganas de salir adelante, trabajar y amar, la habían hecho querida por todos en la cuadra.

Sin embargo varios recuerdan que ese mismo día salió a la puerta a saludar como es de costumbre, pero que en el fondo muchos sabían que su preferencia sexual a pesar de ser respetada por todos; nunca fue motivo de respeto por parte de su familia, quien la habrían abandonado, cuando necesitó un hombro para desahogarse.

Daisy Johana no hablaba de su familia, “su familia era Jenifer”, aseguró una vecina, pues era doloroso para ellas saber que en su caso “cuando supieron su condición, le dieron la espalda”.

Hoy los vecinos la recuerdan como una mujer servicial y trabajadora, mientras en la casa donde vivía, seguramente su vida apagó “los sueños y vivencias, llevándose el alma, llevándose todo”.

Primera parte de la carta.
“Solo y únicamente la señora Jenifer Benicio Cera Morales de la ciudad de Santa Marta se puede hacer cargo de mis restos mortuorios, solo ella es la encargada de decir y tomar la voluntad sobre lo que se haga con mis restos humanos. Ya que en vida y en este papel le he dicho lo que deseo al momento de mi muerte”, dice lo que escribió Daisy en el papel.

En la vivienda de color blanco con rosado fue donde ocurrió el lamentable hecho.
El escrito, que dejó a un lado de su cuerpo antes de tomar la fatal decisión de acabar con su vida, también señala que “no quiero que, por ningún motivo, ninguna persona de su núcleo familiar se acerque a reclamar o ha querer hacerse cargo de mi sepelio”.

“Dentro de las personas que por ningún motivo quiero que molesten a esta señora (Jenifer), ni reclamando, ni exigiendo nada explícitamente – mi papá, mi hermana, mi hermano y mi hija –. Quiero aclarar que así mi hermana sea la que esté pagando el servicio mortuorio, quiero que se les prohíba rotundamente que se le acerquen a esta señora a exigirle o reclamarle sobre mis despojos”, finalizó el escrito.

Noticia al Día/Santa Marta al Día

No olvides compartir en >>