¿Quiénes son Los Rastrojos? ¿Qué hacen y dónde operan? 

¿Quiénes son Los Rastrojos? ¿Qué hacen y dónde operan? 

¿Quiénes son Los Rastrojos? ¿Qué hacen y dónde operan? 

Foto: Agencia

Las fotos de Juan Guaidó con líderes de Los Rastrojos ha despertado toda una polémica nacional e internacional, por la cual ahora lo señalan de estar implicado con grupos armados y paramilitares de Colombia.

El líder de la oposición venezolana respondió este viernes, que solo se tomó una foto sin saber de quiénes se trataban, pues no está acostumbrado a pedir antecedentes penales a todo aquel que le pide tomarse una fotografía con él.

Pero, ¿Quiénes son Los Rastrojos? ¿Qué hacen y dónde operan?

Los Rastrojos o las Rondas Campesinas Populares (RCP) fue una organización narcoparamilitar de Colombia, perteneciente al llamado bando de las BACRIM. Se componían de disidentes de las AUC, grupo paramilitar que se desmovilizó en el 2006.

Era un ejército privado creado por el narcotraficante Wilber Varela alias Jabón.2​ Fue uno de los 2 ejércitos del Cartel del Norte del Valle junto a «Los Machos», grupo creado por el narcotráficante Diego León Montoya Sánchez, alias «Don Diego», los cuales se mantuvieron en guerra constante debido a la enemistad entre «Jabón» y «Don Diego».

Su nombre se debe a uno de sus fundadores, el lugarteniente de alias Jabón, Diego Rastrojo.

Los capos tomaron la idea de crear estos ejércitos para evitar las desventajas militares que se pudieran presentar en casos de posibles diferencias con los grupos armados ilegales, con los cuales en muchas ocasiones hicieron alianzas, en este caso, con las ultraderechistas AUC.

Lea también: Guaidó negó vínculos con narcoparamilitares: «Es imposible saber quién te pide fotos»

Tras las capturas de alias «Don Diego», alias «Chupeta» y la muerte de alias «Jabón», lo que contribuyó a la disolución del Cartel del Norte del Valle; «Los Rastrojos» desaparecieron, como así también sucedió con «Los Machos».

Cuando ex-miembros de las ya desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colombia volvieron a las armas, Los Rastrojos resurgieron para retomar los espacios dejados por los narcotraficantes del Cartel del Norte del Valle y de los frentes y bloques de guerra de las Autodefensas que operaban en la zona, mediante alianzas con la guerrilla de las FARC, en esta ocasión liderados por ex-miembros de muy poca importancia del desaparecido Cartel del Norte del Valle, que posteriormente llegaron a ser los más buscados de Colombia, como es el caso de los hermanos Luis Enrique y Javier Antonio Calle Serna, alias «Hermanos Comba», quienes se entregaron a la justicia estadounidense en el año 2012,5​ y de Diego Pérez Henao alias «Diego Rastrojo», capturado el mismo año en Venezuela.

Según información que se encuentra en estudio por parte de la Fiscalía General de la Nación, Los Rastrojos habrían comprado en 2013 la franquicia del Bloque Meta, adscrita al ERPAC, con el objetivo de empezar una nueva vida criminal7​ producto de los reveses sufridos por parte de las autoridades y las deserciones de sus miembros a otras bandas criminales como el Clan del Golfo; un ejemplo es el narcotraficante Eduard Fernando Cardoza Giraldo, alias «Boliqueso» o «Yupi», quien inició su vida criminal con Los Rastrojos pero que pasó a trabajar con el Clan del Golfo debido al sometimiento a la justicia de los hermanos Calle Serna o Hermanos Comba. Boliqueso tenía el control del tráfico de drogas en el Valle del Cauca, heredando los espacios dejados por los Comba, además de otras actividades ilegales en la región como extorsión, sicariato y microtráfico de drogas. Boliqueso fue capturado en Sao Paulo por las autoridades brasileñas en Abril de 2016.

Desintegración
Según declaraciones dadas a la prensa por el entonces Ministro de Defensa; Luis Carlos Villegas, Los Rastrojos, a Diciembre de 2015, «ya no es una Bacrim y tiene una treintena de miembros», ubicados en el Norte de Santander,9​ cuyo líder era Walter Raúl Silva, alias Carevieja, abatido en territorio venezolano por las autoridades de ese país en Enero de 2016.10​11​ Las últimas células de esta agrupación narcoparamilitar quedaron desmanteladas al capturar en septiembre de 2016 a sus últimos integrantes (34 en total), dejando prácticamente desarticulada esta banda criminal, según datos del gobierno, en el marco de un operativo realizado a nivel nacional bajo el nombre de Operación Troya.

 

Organización y actividades

A mayo de 2014, los Rastrojos contaban con un número aproximado de 460 militantes sin un mando fijo, operando en todos los departamentos de la Costa Pacífica Colombiana y en Antioquia, con influencia también en la zona del Catatumbo en Norte de Santander y la capital del departamento Cúcuta; lugares donde se disputaban con el Clan del Golfo y las guerrillas de las FARC, ELN y EPL.13​ Tras la desaparición del grupo «Los Machos», Los Rastrojos se enfrentaron a nuevos enemigos; entre ellos, su anterior aliado, la guerrilla de las FARC y otras bandas emergentes paramilitares al igual que ellos.

Investigaciones del gobierno señalaban que el objetivo de los «Rastrojos» era tomar el control de los cultivos de coca que hay en el departamento de Nariño, hecho que convirtió la zona en un territorio de guerra, disputado entre «Los Rastrojos», «Clan del Golfo» y la guerrilla de las FARC, aunque con esta última logró un acuerdo para manejar la producción de cocaína en los departamentos de la Costa Pacífica: Los Rastrojos ponían la mano de obra y los insumos para fabricar el alcaloide y la guerrilla vigilaba los laboratorios y repele la acción de la Fuerza Pública.

Pese a ello, también buscaron concentrar esfuerzos en otra actividad ilícita aparte del narcotráfico: la minería ilegal (aquella que se realiza sin títulos mineros ni controles por parte del gobierno colombiano), principalmente, minas de oro; el elevado costo del metal en el mercado internacional hace que su explotación o cobro de extorsiones a los mineros ilegales (sea por el derecho a explotar el recurso, el uso de retroexcavadoras o una parte de las ganancias) sea un negocio igual o más rentable que el tráfico de drogas. En 2012, según versión de una red de informantes, representantes de Los Rastrojos, junto a los líderes del Clan del Golfo y los desaparecidos Paisas, habrían sostenido una reunión clandestina en la ciudad de Medellín, con el fin de acordar una repartición de «territorios» a nivel nacional; de esta manera, se buscaría acabar los enfrentamientos entre las mismas organizaciones criminales y comenzar a trabajar en conjunto para una futura alianza.

Actualmente, a sus miembros se les busca por continuos delitos de extorsión, desplazamiento, tortura y asesinato.

Estos grupos son los principales responsables de los 666 líderes sociales asesinados desde 2016 hasta la fecha en Colombia.

 

 

Agencias / Wikipedia

No olvides compartir en >>