Qué significa ser de izquierda (Diego Ernesto Varela Parra)

Qué significa ser de izquierda (Diego Ernesto Varela Parra)

Al comenzar este articulo debo ser honesto sobre mi afiliaciones políticas: Soy lo que podía llamarse un social demócrata, alineado en la burbujas políticas como centro izquierda, si creo que en el poder del estado para actuar como arbitro en ciertas ocasiones, que una vez un país sea “prospero” esta se pueda expandir los derechos de las personas, especialmente las minorías y asegurar la correcta representación de aquellos que no han tenido una voz ni van a tenerla de ningua manera realista dejada a sus propios medios, esas y otras carateriticas de la cada vez mas hablada “justicia social”, o “progresismo” de lo que seria la nueva izquierda de ahora, al menos en estados unidos y alguna parte de europa.
Porque es relevante el revelar mi inclinaciones políticas al comienzo de un articulo? Por dos razones: la primera es que creo en la honestidad al momentos de las inclinaciones políticas y prefiero a cualquiera que mire esto mis bias políticas que todos inherentemente tienen, y la segunda razón y la mas importante en este articulo quizás tiene que ver un asunto muy concerniente a Venezuela.

Que significa, realmente y ahora mismo, ser de izquierda en una Venezuela chavista?.
Tal pregunta es difícil de responder pues no es exactamente un análisis del pasado para averiguar el presente sino una proyección(o lo que es lo mismo, un intento de adivinar) del futuro, hoy en dia la idea de “fin de la historia” dicha por fukuyama en donde imperaría el liberalismo democrático paulatinamente luego de la disolución de la unión soviética parece no solo ser errada sino casi excesivamente ingenua ante la los hechos de lo que parece ser una nueva debacle ideológica. Con las dudas sobre si las virtudes de la democracia liberal realmente existen en papel o si solo son espejismos diseñados para crear un sistema injusto y hostil, mientras jefe de estados que tienen practicas dictatoriales(Putin en Rusia, Xi jinpin en China) tendencias autoritarias(Durarte en Filipinas, Bolsanero en Braszil) o marcadas tendencias iliberales(Donald Trump en los estados unidos, Netheyatu en Israel) no solo han cuestionado la idea de una democracia, sino que promueven lo que podría llamarse el atractivo de estabilidad autoritaria: la idea de que hay alternativas viables a ideas democráticas que el llamado mundo libre ” no quieren que se sepa” y que funcionan manteniendo la estabilidad en torno a una figura de poder con un partido de apoyo e ideas nacionalistas. Dicha narrativa ha encontrado un nicho creciente hoy en día, debido a lo que se ve por algunos como debilidades en el sistema de globalización que detiene el crecimiento continuo, choques raciales entre refugiados, minorías y la perdida de la identidad racial como determinante de la nación entre otras ideas.
¿Y donde entra Venezuela en todo esto? Que si bien los actores mencionados anteriormente tiende a ser de derecha(con excepción de xi jinping), fue el gobierno chavista en Venezuela uno de los primeros en abrazar esta ola de autoritarismo Populista que parece marcar las dos primeras décadas al giro del milenio, usando mucho de los discursos narrativos que hoy en día se dan en cuenta: un desdén claro y palpable al sistema tradicional, catalogar a sus oponentes con una variedad casi interminable de insultos, mantener la menor cantidad de respeto hacia ellos pues en su vision no veía por qué debía tenerlo en primer lugar, consignas radicalizadoras y polarizaste como “Patria, socialismo o muerte”, acusar a diversos estados y actores políticos, tanto nacionales como internacionales de estar en complot u otro contra la “soberanía del país” (Lo cual se refiere en realidad a la soberanía de ellos sobre su poderío sobre el país , uniendo una concepto con el otro), promoviendo un entendimiento torcido del conceptos como soberanía, independencia y auto determinacion como justificaciones del estado de hacer lo que quiera y así, continuamente se demuestran muchas otras características que otros países democráticos están llegando a temer de los nueva ola actores políticos con inclinaciones pro autoritarias. En muchas maneras todas sus tácticas fueron aplicadas por el chavismo a lo largo y ancho de su trayectoria política, dado a sus resultados y la personalidad del partido es posible catalogar sin temor alguno al movimiento como conservador, regresivo y autoritario de izquierda, con objetivos, mitología y carateristicas no muy distintas a los movimientos pro autoritarios de Europa, estados unidos, Russia y otros.
Pero como es que un gobierno de izquierda, que al principio parecía de talante tan progresista al criticar la explotación de países menores por Estados unidos y Europa termina irónicamente volviéndose un apologista y defensor acérrimo de estas mismas características? En parte se podría entender esta visión proviene mayoritariamente de un malentendido en como las ideologías se desarrollan, no ayudando en nada los continuos intentos del chavismo de oscurecer todo intento de discusión al respecto en su narrativa de guerra perpetua, ya sea llamando a todo sus oponentes “la derecha” o “Ultra-derecha”, mientras los apologistas de la izquierda más intensa y los críticos de derecha reducen la falla del chavismo a un simple problema de “socialismo”, sin ver las otras características que como se han dicho están tan presenten en otros países.
La izquierda…reacionaria?
La primera confusión que se da es la negativa de muchos de entender que la izquierda puede llegar a ser “conservadora” o incluso reaccionaria(entiéndase esta característica como ideología que quiere retroceder y llevar a las sociedad y al estado hacia atrás, a un tiempo determinado que es evocado como algo bueno, favorable o casi idílico al contrario de la actualidad.) para mucho suena como algo imposible, quizás por el hecho de que las ideologías de izquierdas tiende de una manera axiomática hablar y crear una cierta ruptura con la sociedad actual por como esta actúa en su tratamiento de los más perjudicados y desamparado, proponiendo la creación de una nueva era de igualdad e integridad entre todo, usualmente se tiende a juzgar estos movimientos de idealistas, utópicos, romancistas, quizás mentirosos y desinteresados de las ideas que exponen en realidad, pero muy raramente se les puede acusar de ser conservador, atrasados y mucho menos reaccionario, pues ambas características son más asociados a vuelta de un status quo más injusto y tiende a ser usualmente(quizás estereotípicamente) asociados a los partidos ultra nacionalistas y ultraconservadores y con ello más con los partidos de derecha en general, creando en efecto esta rara situación venezolana donde el partido de izquierda es de hecho, el partido reaccionario y conservador que actua de manera contra revolucionaria.
Tal vista puede resultar confusa para muchos partidarios en la izquierda, acostumbrado a la idea de ser el lado “Progresista y vanguardista” del asunto y es un malentendido de cómo se alinea los lados de la brújula política como tal, en especialmente el cómo se conforman los partidos políticos y la naturaleza de los actores que la componente, un elemento que muchas veces determina su naturaleza, que tipo de personas seguirán llamado y a quienes van a querer alcanzar u afectar en el futuro creando por así decirlo una especie de “personalidad” al partido político que tiende a seguirlo en adelante. Esto es especialmente cierto entre actores o partidos mantienen teoría una misma posición ideológica y aun así son tan diferentes como el dia y la noche o el cielo e la tierra, se podría decir que en la arena de la política “Dime quien con quién andas y te diré quien eres” en muy dicho muy aplicable.
En efecto, uno solo tiene que ver el tipo de gente que se mueve en los partidos de izquierda en otros países y compararlos con los actores fieles al chavismo como tal: en los partidos “Progresistas” usualmente están compuesto de lo que se podría llamar “capitalistas humanitarios”, personas que no solo no tienen una antipatía a los sistemas de producción sino que los apoyan, usando políticas sociales y “de izquierda” para traer más igualdad y mejores derechos una vez el estado gana suficiente prosperidad, asegurando inclusión de minorías a puestos de trabajo y permitiendo que estos obtengan la oportunidad de ser remunerado por su trabajo así como más participación en la sociedad, también se nota un incremento en los partidos a un alto número de personas consideradas “diversas” o “No estándares” para la ciudad como personas de diferente raza, credo y sexualidades en representación de sus comunidades así como dar a conocer a luz la fallas o directa injusticia que sus gobiernos han hecho y aun así creen poder arreglar través de reformas legales y acción democrática, en general estos grupos difieren vez de tratar de subvertir el estado en una revolución, pudiendo ser calificados en realidad de reformistas más que revolucionarios.
En comparación el chavismo, continuando la tradición de Latinoamérica influenciada por militares o personas con trasfondo militar(El efecto del militarismo en el chavismo es indudable), usualmente esgrimen la idea de una revolución como un acto de fuerza y creen en el estatismo(el uso del estado como herramienta legitimadora) como medio principal para llevar política sociales de arriba abajo y el “el pueblo”(usando un termino narrativo nacionalista que la ideologías duras de izquierdas usan a menudo) vive agradecido de sus “guardianes”(pues en estas ideologías raramente sus actores políticos raramente son eso sino piezas en una lucha mas grande) y demuestra devoción al ideal socialista o comunista, esto los lleva eventualmente a tomar el poder y usar todo el aparato del estado y poder militar logran crear programas de igualdad “a la fuerza”, uno puede ver todas esas características en el chavismo y los resultados que a traído: más centralizado que cualquier otro periodo de Venezuela(aun en contra del espíritu de la constataron que habla de descentralizar el poder) estratificado y jerarquizado como toda organización militar(y en efecto, los militares tienen un desproporcionado poder y representación en el país) permanentemente vinculado a la voluntad de un líder para bien y para mal, incluso se marca en el lenguaje del partido, usando palabras como “ataque”, “sabotaje”, catalogando todo como una afronta o un ataque hacia ellos, sus intentos de igualdad como todos en países comunistas-nacionalistas terminan convirtiéndose en una simple y llama estandarización y este paradójicamente se vuelve un explotador o en términos del chavismo, un “capitalista salvaje”
Evolución Política Divergente:
Si uno mira los partidos más progresistas de izquierda en estados unidos o Europa con detenimiento lo compara con el chavismo y sus asociados uno quizás pueda ver lo que denominó “evolución política divergente”: Como la composición de los partidos, de las personas y su historia terminan modificando la ideologías hasta el punto en donde están emparentadas pero no son totalmente iguales, un partido de obreros en Londres no es parecido al partido comunista chino asi como un partido conservador de un pais europeo relativamente tiene algo parecido a un conservador latinoamericano, entonces, que taras tiene latinoamerica?.
El primero es el militarismo y estatismo resultados en parte de la guerra fría en donde latinoamerica fue victima tanto de la izquierda con Fidel castro como de la derecha con Pinochet y videla, en una época en donde la ideología como identidad esta mas fuerte y dudar era traición se encuentra eco en básicamente la única petición que tiene el chavismo a la gente de serles fiel hasta el final, independientemente de lo que han hecho e independientemente de lo que quieren o piensen, la otra fuente es básicamente la historia entera del continente siendo dominada por militares de una estirpe u otra repetida veces, en efecto se podría ser al chavismo como la reindivicacion del caudillismo sobre el periodo democrático como tal, amparado en lucha de clases marxista aun en una década cuando la caída del aunion soviética debería haber probado más allá de duda la ineficiencia del comunismo básico y razón por la cual los movimientos sociales estado unidenses y europeos la han desechado en su mayoría, ellos evolucionaron en el panorama político y Venezuela desgraciadamente no.
Las Pajas mentales del Chavismo.
Pero las narrativas existen a lo tanto haya ansiedades consientes e inconscientes de donde anclazarse, de aquello que llamo “Paja mentales”, que podría considerarse como el equivalente político a las fantasías sexuales: muchas no son saludables, algunas no son actas para ser públicas y aun así no nos detienen de intentarlo, indiferentemente de las consecuencias, entre ellas está la necesidad de revanchismo latino, de demostrar de una vez por todas al escenario mundial que podemos ser tomados en serios, la otra es el ser un “pais potencia”, entendiendo “Potencia” menos como un pais desarrollado que grantiza derechos y libertades a sus iguales sino en realidad una imitación de los países poderosos en su capacidad de desplegar poder unilateralmente y tener y generar mucha riquezas y demostrarlo, o dicho de modo mas sencillo: de tener mucha plata y hacer lo que se te pegue la gana.
Se podría decir que en cierta medida en nuestro resentimiento contra los países que nos explotaron y toda la injusticias que nos han hecho(y en cierta manera, aun hacen) aun tenemos el deseo de ser como ellos porque vemos en ellos la única medida posible de ser respetado y ser iguales, de vivir “el sueño americano” aun cuando reconocemos la deficiencia de este último, todas esas taras se manifestaron con Chavez en Venezuela, cuando se creyo por un tiempo que realmente eramos conocidos internacionalmente, que gracias al petróleo por fin “reclamado” éramos rico y podíamos obstentar la vida de lujos que siempre había visto pero denegado como un niño en la repisa de una tienda, que podíamos burlarnos del neo liberalismo y las pretensiones de que un modelo “latino” era viable porque lo anunciábamos asi a los cuatro vientos, esto fue lo que la izquierda venezolana en su afán de ser viable apoyo y creyo durante todo este tiempo y como no podía ser de otra manera, esta apología del poder como medio de respeto, como medio único de hacer las cosas inevitablemente derivo en la apología de la dictadura como única solución posible, pues en esta se concentra el poder y el poder es lo único que te da respeto, tal siempre a sido la constante con las autocracia y seguirá siéndola mientras el mundo gire.

Al final eso responde la pregunta: Ser de izquierda en latinoamerica y mas en venezuela es observar posiblemente la contradicion y paradoja mas garrafal de todas, de como el pais que dio a luz al libertador se ha vuelto en ejemplo típico de una autocracia saqueadora mientras los siempre vilipendiados “países imperalistas” están o tratan de mejorar, o para resumirlo: los jodidos países explotadores nos han ganado de nuevo, esta vez en ser mas humanitarios que nosotros.

Diego Ernesto Varela Parra

No olvides compartir en >>