Hallan más de 2.000 restos fetales en casa de médico abortista en EE.UU.

Hallan más de 2.000 restos fetales en la casa de un médico abortista en EE.UU.

Hallan más de 2.000 restos fetales en la casa de un médico abortista en EE.UU.

Foto: Agencias.

La policía del Condado de Will, al noreste de Illinois (EE.UU.) ha encontrado más de 2.000 restos fetales médicamente preservados en la casa de un médico, el doctor Ulrich Klopfer, que había trabajado durante muchos años en una clínica de abortos del estado vecino de Indiana y que murió la semana pasada.

La Oficina del Sheriff del Condado de Will ha explicado en un comunicado que un abogado de la familia de Klopfer contactó con la oficina forense explicando el hallazgo de posibles restos fetales en la casa del médico.

“No hay evidencias de que los procedimientos médicos se realizaran en la propiedad”, asegura el escrito, que añade que se ha abierto una investigación y que la familia está “cooperando plenamente”.

Klopfer, fallecido el pasado 3 de septiembre, era médico desde hacía mucho tiempo en una clínica de abortos en South Bend, Indiana, centro que fue clausurado después de que el estado revocara su licencia en 2015.

El Departamento de Salud del Estado de Indiana había emitido anteriormente avisos contra la clínica, acusándola de no tener un registro de pacientes, políticas sobre aborto con medicamentos y un órgano rector para determinar las políticas del centro.

La agencia también acusó a la clínica de no poder documentar si los pacientes recibían la información obligatoria al menos 18 horas antes de un aborto.

Se cree que Klopfer es el médico abortista más prolífico de Indiana, con miles de procedimientos realizados en varios condados del estado norteamericano durante varias décadas, según publica el South Bend Tribune.

Mike Fichter, presidente de Indiana Right to Life, ha explicado en un comunicado que están “horrorizados” por el descubrimiento de los restos fetales en la residencia de Klopfer.

La licencia de Klopfer fue suspendida por la Junta de Licencias Médicas de Indiana en noviembre de 2016 después de que se detectaran una serie de irregularidades, incluida la falta de personal calificado para monitorizar a los pacientes durante los procedimientos de aborto.

En su defensa, Klopfer argumentó que nunca había perdido a una paciente en 43 años de práctica abortiva. Anteriormente, había sido acusado de practicar un aborto a una menor de 13 años.

La Vanguardia

No olvides compartir en >>