Hace un mes se nos fue Eduardo Semprún

Hace un mes se nos fue Eduardo Semprún

De izquierda a derecha: Amético Torres, Cheo Nava y Eduardo Semprún.

 

Por ahí anda. A sus anchas. Se mete intrépido entre la voz de Facundo Cabral del CD que una vez me regaló. Canta con Neguito Borjas y Guaco. En la Plaza de Toros de La Trinidad agarra el capote y lleva el toro pegado al trapo, lo adorna en Verónicas, se luce con la muleta. ¡Oleee, oleee!, matador le grita la grada, los tendidos de sol, de sombra. Ayer estuvo sentado en la plaza Bolívar conversando con Ernest y Cortazar. A ambos los retrató con los ojos brillosos. Rieron y bajaron a la Calle Carabobo a tomar unas cervezas heladas. Por estas noches me pasó en la camionetica de Panorama con mucha prisa. Un suceso que siempre quiso cubrir: la muerte de El Monumental, Ricardo Aguirre.

Si, por ahí anda. Hace un mes se murió: así como le hubiese gustado que escribiera sin esas mariqueras de que “vuela alto” frase manida al igual que sembrado en la tierra. ¡Quién ha visto que se siembran los muertos, chico. Los muertos se entierran, se sepultan ¡y al coño!, así dice.

Bebiendo en la taguara me hace siempre la broma de hacerme creer que la botella se cae de mis manos. Ese es un recuerdo imborrable que su madre lo contó nítido el 21 de agosto cuando estuve en la misa de difuntos. Me da la taza de café, su madre me grita desde la cocina, “no me vais a romper la tacita que esa es la de José”, mis manos tiemblan, la taza cae y se hace añicos, entonces, se ríe, estruendoso, feliz.

Retomo la vaina, hace un mes se murió Eduardo Semprún, el mejor reporteros gráfico, especialista en sucesos, que haya parido el Zulia, pero, no se ha dado cuenta, aún tiene cosas, echarle vainas a un pocotón de gente.

Nada menos ayer “le dimos” a una botella de Gran Reserva “pecho cuadrao” escuchando a Camilo Sesto. Entre Eduardo Semprún y Ciro Contreras no hubo un detalle pasado por alto de la vida del baladista con piel de mujer.

“A ponernos las pantaletas” que va a cantar Rafel, se ríe con esa ironía super sexista, machista. “A verga, somos machistas”, dice.

En el taller de Aleiro rompió una silla. Nos emborrachamos. Mervin Fuenmayor le abrazó con el sentimiento de un hermano. Reía, rie, reirá siempre con borbotones de dicha, de plenitud.

Eduardo Semprún cumple el primer mes de fallecido más vivo que nunca en el corazón y el pensamiento de quienes le amamos a manos llenas y corazón partido.

Josué Carrillo

Con su hiji chiquita, Andreína en los días recientes.

«Soy un mangazo», diría

No olvides compartir en >>