Ever Aguas: el varón que "larga la chicha" para sustentar su hogar

Ever Aguas: el varón que «larga la chicha» para sustentar su hogar

El Chichero Ever Aguas, conocido popularmente como “el varón”, siempre está en su puesto de trabajo en las afueras de la Universidad Santiago Mariño, en la calle 79 de Maracaibo, y es muy querido por sus clientes, quienes recomiendan su rica chicha.

Aguas, nacido en Sincelejo, Colombia, está aquí con cédula de residente, comenta que llegó hasta aquí buscando la manera de escapar de su país ya que atravesaba por una grave crisis económica donde también se dedicaba a lo mismo desde pequeño.

A raíz de la grave crisis en su país, era imposible que sus padres le brindaran la posibilidad de seguir en la escuela, lo que llevó a abandonar sus estudios en la primaria y trabajar desde chamo junto a sus hermanos.

Reside en la ciudad desde hace 18 años, de los cuales lleva 17, ganándose dignamente la vida con su chicha. “El varón” dice ser un hombre lleno de optimismo, alegría y humor pues así lo refleja su cara y su manera de hablar. Son cualidades propias de un Sincelejano.

A raíz de la mala vida que llevó en su infancia dice que no quiere volver a su tierra natal, y que a pesar de las dificultades por la que atraviesa Venezuela, aquí quiere quedarse. “viví momentos de hambre y miseria, por eso me quedo aquí, donde poco a poco he sacado mi familia adelante”.

Lea también: La barbería más escondida del mundo y una casa con nombre de hombre: En Maracaibo

Una especie de vagón en la parte delantera de su bicicleta para poder cargar sus filtros de chicha y una sombrilla para cubrirse del sol,  son el carrito de Aguas, quien recientemente lo elaboró con ayuda de sus familiares, es notorio el cuidado que él le ha brindado. Ya que es la única fuente de trabajo para sustentar su hogar.

Desde tempranas horas empieza su jornada diaria de trabajo en el referido lugar, comenta que las ventas no están como él desea pero siempre logra llevar algo a su casa, conformando a su esposa y sus tres hijos: “las ventas están un poco duras por la falta de efectivo, pocas veces acepto transferencias por problemas que a veces presenta el banco”.

Su labor termina a la 1:00 de la tarde. Esta manera de ganarse la vida viene de generación en generación, pues su padre, tíos y primos también se dedicaban a lo mismo, eran ellos quienes le preparaban la chicha y a medida del tiempo, con dedicación y disposición, Ever aprendió, y hoy en día, la hace.

Su puesto anterior de trabajo era afuera del supermercado Nasa sur, por 15 años es allí donde ganó clientes y de donde recomiendan degustar su deliciosa chicha. Lo buscan desde varias partes de la cuidad: “siempre llegan los carros preguntando, ¿vos sois es el varón, el chichero de nasa?, vienen del gaitero de la circunvalación 3 de distintas partes”.

Ever Aguas, acompañado de su hija Miriam

En temporada de vacaciones, solo lleva a su puesto medio filtro, ya que no están asistiendo los estudiantes y baja un poco la venta, acompañado por su hija mayor, Miriam Aguas, de 16 años, quien aprovecha la temporada para ayudar a su padre. También tiene a la venta panela con limón para aquellos que la prefieran.

“El varón”, asegura que los ingredientes que utiliza son harina de trigo, leche, canela, vainilla, hielo y chocolate en polvo, “antes le añadía leche condensada pero con esta situación no se puede”, afirma que además está acompañada de tiempo y amor. “Esos son mis ingredientes claves”.

El precio de la chicha varía según el tamaño del vaso, las hay de 7, 9, 13 y 18 mil Bs., hasta el momento en el que se realizó este trabajo.

 

Angélica Hernández/Pasante

Noticia al Día 

No olvides compartir en >>