El atleta estadounidense Jesse Owens cumpliría hoy 104 años

Tal día como hoy nació Jesse Owens, el atleta estadounidense que enfureció a Hitler

Jesse Owens a quien califican de haber hecho que el dictador alemán Adolfo Hitler le estrechara su mano por sus actuaciones en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, estaría hoy de cumpleaños y festejando 106 años.

James Cleveland «Jesse» Owens nombre completó del atleta fue apodado el héroe de Berlín tras su éxitos en esos Juegos Olímpicos.  Lo que pareció un enfrentamiento entre la raza negra y la raza aria en el mismo estadio de Berlín en 1936 con la presencia del astro estadounidense, no parece que alcanzó la envergadura que durante años trascendió. La leyenda decía que Hitler no quiso saludar a Owens por ser negro. Lo cierto es que el führer no saludó a ningún campeón, como él mismo decidió previamente. El mismo Owens, en su biografía, señaló años después que Hitler le levantó la mano a modo de saludo/reconocimiento cuando pasó cerca de él

Owens nació el 12 de septiembre de 1913, en Danville, Alabama. Fue nieto de esclavos, y el décimo de once hermanos.
A los siete años estuvo al borde de la muerte por una neumonía. Como trabajador recogió algodón con sus padres y hermanos allí en Danville.

Posteriormente la familia se trasladó a Cleveland. Trabajó como dependiente, cargador de camiones y ayudante de zapatero.

 

 

Su inicios en el atletismo

 

Se inició en el atletismo con quince años de edad a raíz de una visita que hiciera a su colegio el campeón olímpico de 100 metros en Amberes 20, Charles Paddock. El entrenador Charlie Riley se ofreció a entrenarle por las mañanas para que pudiera seguir trabajando en las tardes.

Por entonces destacó en el salto de longitud, la carrera de cien metros y la de 220 yardas. En tan sólo 45 minutos batía cuatro records mundiales durante una competición estatal celebrada en Michigan. Y lo hacía descansando sólo entre nueve y 15 minutos entre prueba y prueba: 100 metros lisos (9,4 segundos), salto de longitud (8,13 metros), 220 yardas (20,3 segundos) y 220 yardas vallas (22,6 segundos), convirtiéndose en la primera persona que bajaba de los 23 segundos en esta última prueba.

La figura de los JJOO de Berlín 

En 1936 en los Juegos Olímpicos de Berlín consiguió cuatro medallas de oro, batiendo tres nuevos récords olímpicos en 200 m, salto de longitud (8,05 m) y 4 × 100 relevos (39,8 s), 2 mundiales (200 m y 4 × 100 relevos) e igualó el récord olímpico anterior de los 100 m (10,3 s).

 

Adolf Hitler se negó a reconocer sus victorias olímpicas debido al color de su piel. El führer no aplaudía las medallas de Owens y sí las de los atletas blancos. Cuando un miembro del comité le advirtió de que sería conveniente de que aplaudiera a todos por igual o a ningún atleta, Hitler optó por no aplaudir a nadie.

“Cuando volví a mi país natal, después de todas las historias sobre Hitler, no pude viajar en la parte delantera del autobús. Volví a la puerta de atrás. No podía vivir donde quería. No fui invitado a estrechar la mano de Hitler, pero tampoco fui invitado a la Casa Blanca a dar la mano al Presidente”, aseguró sin embargo Jesse Owens años después.

Después de los juegos, tuvo además que volver a su trabajo de botones en el hotel Waldorf-Astoria, organizar espectáculos en los que corría contra caballos o a montar una lavandería con un socio que terminó estafándole para seguir sacando a su familia adelante.

Owens participó de forma muy activa en programas de atletismo para la juventud. Tras su retirada, fundó su propia empresa de relaciones públicas.

En 1970 se publicó su autobiografía, The Jesse Owens Story. Casado con Ruth Solomon, con la que tuvo tres hijas, Gloria, Beverly y Marlene.

Fumador empedernido, Jesse Owens murió en Tucson el 31 de marzo de 1980 víctima de un cáncer de pulmón. Fue enterrado en el cementerio Oak Woods de Chicago.

Noticia al Día

No olvides compartir en >>