Dianela Parra: En 40% se ubica la fuga de médicos en el Zulia

Dianela Parra, (presidenta del Comezu): En 40% se ubica la fuga de médicos de la plantilla hospitalaria en Zulia

La presidenta del Colegio de Médicos del estado Zulia (Comezu) Dianela Parra denunció que hay una fuga de al menos 40% de la plantilla de médicos en los hospitales zulianos. Parra dejó ver su preocupación por la situación de inmunización de los menores de cinco años.

En visita a Noticiaaldia la también diputada de la Asamblea Nacional, -miembro de la comisión de salud-, precisó que desde esa instancia desde el año 2016 declararon la crisis humanitaria, luego se transformó en emergencia humanitaria, y después hablaron de emergencia humanitaria compleja y hoy día califican como una hecatombe lo que ocurre en los nosocomios.

«Es la destrucción de las instituciones, ya no solamente es la falta de dotación, que siempre hemos reclamado y que cada día se agrava y aunado a ello la obsolescencia de la infraestructura y el daño de los equipos. Por supuesto los servicios básicos, no tenemos en las instituciones ni agua ni energía eléctrica continua», apuntó.

Para el 20 de este mes, el Comezu, convocó una asamblea a fin de evaluar las estrategias que llevarán adelante para exigir aumento salarial, mejorar condiciones de trabajo que han sido desconocidas hasta el momento.

-¿Cuáles serían las consecuencias de esa situación en el sector salud?

Incremento de la mortalidad y morbilidad. Morbilidad por enfermedades hídricas, la mortalidad por tensión arterial, afecciones cerebrovasculares, cáncer, sida, emergencias quirúrgicas que no se solventan oportunamente. A esto sumale los accidentes de tránsito, los servicios de traumatología están inoperativos. Todos los pabellones están cerrados, apenas si hay uno para emergencias obstetricias.

-¿Cuál es el que está operativo?

El Hospital Central funciona para emergencia de obstetricia, es decir una mujer con un parto expulsivo, de resto no hay cirugías electivas, no se están haciendo procesos cardiovasculares. Un caso reciente es el de las siamesas que vienen de Coro al Hospital Universitario de Maracaibo y no las pueden atender aquí tampoco, una de ellas tiene una malformación congénita cardíaca, que no tiene aurícula, depende de la de la hermana y no la pueden operar allí y tampoco en el Instituto Cardiológico Infantil de Caracas que es la meca de la cirugía cardiovascular en niños, pero no tiene nada para atenderlas.
De la misma manera las clínicas privadas están suprimiendo los estudios cardiovaculares y la aplicación de stent porque no hay, no tienen los insumos.

-¿Y el IECTAS que es especializado en esas áreas está abierto o cerrado?

Esta abierto pero tiene las mismas limitaciones. Y eso es un instituto mixto, la persona tiene que pagar una parte y ya me dirás con un sueldo de 40 mil bolívares un ciudadano común cómo busca atención médica.

-¿Cuál es el salario de un médico del sector público?

Por ejemplo quincenalmente ganan 63 mil bolívares, un seguro de HCM es de cien bolívares, un seguro funerario está en cien bolívares y no son millones.

¿Cómo están los indicadores de salud entonces bajo ese escenario?

Deteriorados. Estamos en franco retroceso volviendo a la medicina de los años 60. No hay con qué atender a los pacientes. Nuestros indicadores de salud son las tasas de mortalidad infantil, neonatal, materna, general, todo eso está incrementado. Esas tasas se calculan por cien mil pacientes, así se va llevando la media que nos indica.

Nosotros tenemos esas cifras por parte de los médicos que informan, porque no tenemos el boletín epidemiológico que debe publicarse semanalmente, para que nos ayude a tomar previsiones, buscar insumos, hacer las dotaciones, buscar los equipos para diagnostico, nada de eso se está haciendo. El último boletín que recibimos fue emitido en el 2016. En consecuencia estamos trabajando a ciegas y no estamos preparados para ningún tipo de contingencia.

La Cruz Roja y la Organización Mundial de la Salud a través de la Organización Panamericana de la Salud, están desarrollando unos talleres para adiestrar al personal en esta materia tan delicada de una contingencia. Por ejemplo en este momento si se descarrila un vagón del Metro, y se rompen los huesos  varias personas y hay un poco de heridos, no podemos atenderlos, porque no hay como atender ningún tipo de emergencia.

Le enviamos un a carta al doctor Walter Cote, jefe de la Federación Internacional de la Cruz Roja, y dejamos ver la preocupación por la forma como se está manejando la ayuda humanitaria, recuerda que esa fue una solicitud de la Asamblea Nacional a los países aliados, en concordancia con la grave emergencia humanitaria compleja.

-¿Qué ha pasado con el ingreso y distribución de esa ayuda humanitara?

Esa la tiene que manejar el gobierno porque son los criterios de la Cruz Roja y además porque allí hay cierta relación política de entendimiento entre el gobierno y los negocios que tienen algunos miembros de la Cruz Roja, que incluso a algunos los citan de testaferros de la gente que gobierna.

En consecuencia esas ayudas que conseguimos nosotros el 50% las distribuyen ellos, en las comunas ante personas que no tienen criterios ni concepto para poder distribuir quién sabe si hasta los estarán vendiendo. El otro 50% se distribuye en los estados.

Uno de los más sensibles es el Zulia y esto es lo que le hacemos llegar al jefe de la Federación Internacional de la Cruz Roja y al doctor Hernán Bongiobani, que es el jefe de operaciones de la ayuda humanitaria de la Cruz Roja Venezolana, porque son quienes manejan el 50% de ese material.

En la última ayuda humanitaria que llegó se recibieron 50 pares de guantes, osea cien guantes, para 50 casos. Y sabes que cada caso amerita un guante de repuesto, por si te pinchas se rompen, bueno puedes contaminarte. Eso no alcanza ni para una hora en el Hospital Universitario de Maracaibo tres casos en podrían atenderse. Por eso reclamamos para que procedan a redimensionar y aumentar la forma en que se distribuye los recursos para el Zulia, porque según el análisis situacional epidemiológico es el que está en peores condiciones y además sometido a un irracional y prolongado racionamiento eléctrico aunado a suministro de agua potable.

-Cómo valoran las jornadas de vacunación nacional del Gobierno?

También nos preocupa el caso de los menores de 5 años. No hay control de inmunizaciones, las vacunaciones que se deben realizar cuando nace el niño, en la primera dosis de BCG para la tuberculosis, no se están cumpliendo. esas jornadas deberían llegar al menos al 90% de la población susceptible pero no llegan ni al 30%.

– ¿Cuántos médicos zulianos han emigrado?

Hasta el mes de junio, habían emigrado 2.563 médicos. Me imagino que de acá para allá, hay otro margen de 60-70 médicos aproximadamente que se van por mes. Entonces, esto está trayendo como consecuencia que hay una merma en cuanto a los especialistas, a los residentes y a los internos de cada uno de los hospitales. Hay una fuga de hospitales como de un 30-40%.

Esto ocurre, primero, porque no tienen con qué trabajar, pero también porque los sueldos son precarios. Aunado a esto, el gobierno regional ha venido excluyendo una cantidad de beneficios que tenían los médicos de acuerdo al contrato colectivo suscrito con la Gobernación, el cual no se ha actualizo desde el año 2000.

– ¿Cuáles beneficios les han quitado?

Los médicos tenían derecho a la comida en las guardias, y no se les está dando el alimento en las guardias; tenían derecho a una habitación digna, y no la tienen; los baños no tienen agua potable, no tienen materiales para limpiar los sanitarios; no tienen agua en los pabellones ni en los laboratorios. Tampoco tienen el beneficio del HCM, ese lo tenían los médicos adscritos al ejecutivo. Solamente les han dejado como beneficio la prima de servicio de salud pública, la prima de responsabilidad profesional y la prima de antigüedad. Todo lo demás (como uniformes), nada de eso se les está dando.

Tampoco se ha cumplido la respectiva revisión salarial de cada año. En este momento, el sueldo de los médicos, ronda los 1,85 dólares al mes, que vienen siendo cerca de 70-80 mil bolívares; e de especialistas, es de unos 5 dólares.

El Gobierno eliminó las contrataciones por la llamada normativa laboral, que se hizo con los sindicalistas amigas del gobierno que decidieron cuanto les iban a pagar.

¿Es un riesgo ejercer en este momento en los centros de salud?

Es un riesgo porque las condiciones no están dadas, están inhabilitadas todas las emergencias, hay hacinamiento, no hay condiciones de iluminación ventilación temperatura para ejecutar una acto médico. Irrespetan la condición de los pacientes, los mezclan todos en una misma sala hombres, mujeres y niños, no hay privacidad a la hora de realizar los exámenes. A las autoridades no le ha importado la situación, nuestros hospitales deberían ser ejemplo de lo que significa la sanidad, con ambientes óptimos, temperatura adecuada y garantía de privacidad para los pacientes.

Los médicos están sometidos a ese riesgo a diario.La bioseguridad, es decir la protección de guantes, gorros, vestimenta para el acto médico, eso que es desechable, ya no existe, eso se le exige ahora a los pacientes, hasta los monos de los doctores.

Noticia Al Día
Maira Cecilia Perozo/Fotos Francisco Tejedor

No olvides compartir en >>