Crean en Chile un centro de atención especializada para la niñez venezolana

Crean en Chile un centro de atención especializada para la niñez venezolana

Crean en Chile un centro de atención especializada para la niñez venezolana

En la ciudad portuaria de Arica al norte de Chile, fue creado el Centro de Día Amigable, que busca brindar atención a los niños refugiados y migrantes provenientes de Venezuela.

Así lo dio a conocer la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) a través de su página web, donde explicaron que el centro “Esperanza sin fronteras”, atenderá a los niños venezolanos víctimas de la migración forzada, brindando atención psicológica, lúdica, orientadora y educativa. El único requisito para ser atendido es que los menores de edad cuenten con el apoyo de un adulto responsable que se su representante.

la ONG World Vision creó junto a la Acnur este espacio, que cuenta con sala de juegos, una zona exclusiva para la lactancia, una sala de estar familiar y un comedor, donde los venezolanos puedan buscar la atención que necesitan.

“Centro de Día Amigable es una casa que espera acoger a los niños, niñas y sus familias, para que allí puedan descansar de la travesía o las actividades demandantes de su proceso de integración en Chile. Con esta iniciativa buscamos evitar escenarios vulnerables para niños, niñas y adolescentes que se encuentren de paso por Arica, recién llegados a Chile o que aún no cuenten con las comodidades de un hogar en la ciudad”, enfatizó Natalia Cuello, coordinadora territorial en Arica de World Vision.

En tanto, Sandra Contreras, Directora Ejecutiva de la organización no gubernamental, sostuvo que el objetivo de esta iniciativa “es dar un espacio cómodo para que los niños, niñas y sus familias puedan estar. Queremos que los niños sigan siendo niños mientras se ajustan a su nueva condición de migrantes o refugiados en Chile”.

También esperan que prontamente el espacio cuente con profesionales de la educación, todo con el objetivo de fortalecer los procesos interrumpidos por el desplazamiento y favorecer así la inserción y adaptación a las escuelas chilenas.

“Nos encanta poder impulsar este tipo de iniciativas en donde el bienestar de niños y niñas es el foco central. Si bien sabemos que (ellos, los más pequeños de la casa) generalmente viven procesos de integración más rápidos, también es cierto que nunca será fácil dejar el país de origen, el calor de un hogar, las amistades del colegio o la familia con la que creciste. En este sentido, era importante generar un espacio integral en donde las familias, mayormente provenientes de Venezuela, puedan volver a sentirse seguras y acogidas, dejando atrás los duros momentos que han vivido durante el desplazamiento”, señaló Alexandra Krause, Representante  Regional  Adjunta  de  Acnur.

De acuerdo a los últimos datos de la Acnur, para julio de este año más de cuatro millones de personas habrían migrado de Venezuela, escapando de la emergencia humanitaria compleja, la crisis política y económica, que se vive bajo el régimen de Nicolás Maduro.

En reiteradas oportunidades el organismo internacional ha denunciado las condiciones de vulnerabilidad en la que se encuentras los migrantes venezolanos, quienes han optado por abandonar su país, muchas veces en condiciones riesgosas, todo anhelando conseguir mejor calidad de vida.

 

Noticiaaldia/Tal Cual

No olvides compartir en >>