Zulianos llevan 20 años sin ver salir agua del grifo en algunos sectores

Como camellos: zulianos llevan hasta 20 años sin ver salir agua del grifo en algunos sectores

Foto: NAD

Al igual que la crisis eléctrica, el suministro de agua en el Zulia ha estado intermitente o incluso nulo en varias comunidades del área metropolitana. Los Maracaiberos llevan hasta 20 años sin ver salir agua por el grifo.

Los habitantes de la región zuliana, además de soportar las condiciones climatológicas, la falta de gas doméstico y las constantes fluctuaciones de carga eléctrica durante prolongadas horas, deben batallar con la intermitencia del suministro de agua por tubería. Echarse un baño para aguantar el calor no es una opción, cuando de ahorrar agua se trata.

Tener agua por tubería diariamente en los hogares y poder bañarse bajo el «chorro», quedó en el recuerdo de algunos privilegiados. En Maracaibo, ya es común observar las colas para llenar botellones, baldes, pimpinitas y pipas en alguna toma de agua pública. Carretear agua se ha vuelto una actividad obligatoria para los ciudadanos en tiempo de crisis y aunque parezca fácil, el traslado de los «peroles» es un calvario. Algunos deciden madrugar para salir rápido, pero hay veces en las que el sol gana la batalla y el esfuerzo de mover los recipientes a varias cuadras, incluso kilómetros de distancia de sus casas es la principal alternativa, para no pagarle a los camiones cisternas.

Foto: NAD

Aunque no son todas las parroquias de la ciudad las que se encuentran afectadas, ciudadanos denuncian que en algunos sectores llevan muchos años que en sus hogares no llega el vital líquido. Como es el caso del sector Piedra Azul en el barrio El Manzanillo, donde se puede escuchar el vacío de las tuberías secas. Con casi veinte años sin el servicio de agua, los camiones cisternas son la salvación para los vecinos, aunque representa un gasto muy grande para su presupuesto, utilizar sus servicios para poder abastecerse.

«El que no tiene efectivo, no tiene agua», esta es la premisa de los vecinos del sector, pues, los camiones cisternas solo aceptan dinero en efectivo para poder surtir. cada pipa de agua a precio de cisterna puede costar unos 10 mil bolívares, dependiendo de la zona, lo que llenar un tanque de 8 pipas representa una cantidad mayor al sueldo mínimo. Aunque se esté resolviendo con los camiones, los residentes se quejan de ver cómo son solo algunas calles las más afectadas, estre ellas se encuentran la principal 25C, 25D, 18, 17, 13, 15 A y B. Los habitantes han denunciado a las autoridades competentes sin obtener respuestas, se han reunido  en una mesa técnica comunal y no lograron encontrar solución.

Foto: NAD

La problemática de la intermitencia del suministro de agua por tubería se agudizó luego del 7 de marzo (el apagón nacional), para los sectores que percibían el cronograma de agua por tubería. Como es el caso de los barrios ubicados al oeste de Maracaibo, en el barrio Cuatricentenario I y II etapa, El Despertar, San Miguel, y las adyacencias de la Circunvalación 3. Luego de ese día, los habitantes tenían que movilizarse en camionetas, y carretillas a buscar agua el las tomas de la vía pública, o hacer filas de carros con tanques y pipas en las estaciones de bombeo de la ciudad, la espera en los llenaderos casi se iguala a las colas en las estaciones de servicio. Algunas personas que tenían la posibilidad de surtirse el llenadero  comercializaban el agua en sus comunidades, o prestaban el servicio de la camioneta para llevar a sus vecinos a buscar el agua.

Al norte de la ciudad, la situación no es muy distinta, hay sectores como la avenida principal de Valle Frío que lleva dos años sin una gota de agua en las tuberías, y en ese sector los camiones cisternas oscilan entre los 380 y 400 mil bolívares, dependiendo del dueño del camión; otros cobran hasta 30 dólares. Algunos habitantes presumen que la Hidrológica del Lago (Hidrolago) solo tiene la posibilidad de trabajar por gravedad, porque a los sectores que se encuentran a mayor altura mayormente no les llega el servicio.

Foto: NAD

Los pobladores del sector denuncian que algunos vecinos les ha tocado abrir huevos en las calles buscando las válvulas y el tubo madre, y otros han decidido romper las aceras para instalar nuevas tuberías que lleguen directo a sus hogares, pues los tubos existentes están en males condiciones.  Algunos ciudadanos compararon las tuberías con la arteriosclerosis por el estado de corrosión y obstrucción que encontraron en ellas.

 

Any Vargas

Noticia al Día

No olvides compartir en >>