Cada 9 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Agricultura

Hoy se celebra el Día Mundial de la Agricultura

Diseño Gráfico: Jairo García

Cada 9 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Agricultura, como un tributo a las personas que dedican su vida a labrar la tierra  con la finalidad producir alimentos de la mejor calidad para abastecer a las poblaciones.

La producción de alimentos es la actividad humana más antigua y esencial de todas.

Las primeras personas del mundo sabían que tenían que cazar o escoger para sobrevivir y pronto aprendieron a plantar cultivos y corrales para garantizar un buen suministro de alimentos durante todo el año, lo que finalmente les permitió construir ciudades y viajar a través de los mares.

En el Día Mundial de la Agricultura se exponen las dificultades a las que se  enfrentan día a día los productores, y las consecuencias que la misma provoca en el medio ambiente; la sobreexplotación de los campos y la contaminación de los suelos y el agua, afectando seriamente la biodiversidad.

Las primeras plantas cultivadas por el hombre fueron los cereales, como el trigo y la cebada, en el cercano oriente.

El encuentro de dos mundos permitió el intercambio de cultivos: el trigo, la caña de azúcar, el algodón y el café fueron introducidos con éxito en América; mientras que productos americanos como el maíz, la papa, el tomate, el ají y el tabaco ampliaron la variedad agrícola europea y del resto de los continentes.

El futuro de la Agricultura en Venezuela

Antes de la aparición del petróleo en Venezuela, la economía del país se basaba en la agricultura para asegurar la alimentación de sus habitantes. En esa época previa al petróleo la mayoría del territorio era rural y apenas existían infraestructuras para repartir entre la población elementos básicos para la alimentación.

Los cultivos que lideraban la producción nacional eran los siguientes: caña de azúcar, el café, el cacao, el tabaco, maíz y el arroz. Pero todo eso cambió con la llegada del socialismo del siglo XXI. Se abocaron a aplicar políticas que eran diametralmente opuestas a lo que se necesitaba. Primero vino la fiebre confiscatoria con la idea de reasignar las tierras a cooperativas de inexistentes campesinos.

Después de expropiar más de cuatro millones de hectárea, esas tierras productivas, ahora están sumidas en el abandono. Luego a alguien se le ocurrió estatizar la empresa distribuidora de insumos, vacunas, semillas, maquinaria, etc., que era el soporte de los pequeños agricultores, Agro isleña.

En menos de dos años de manejo estatal se esfumaron USD $400 millones de capital de trabajo con que contaba esa empresa, para terminar en una parodia, Agropatria, que no es capaz de proveer ni el 10 % de los insumos y servicios de la antigua empresa privada.

El Día Mundial de la Agricultura, lejos de ser celebrado en Venezuela es un recordatorio para sus habitantes del gran potencial que poseen estas tierras.

Agencias / Noticia al Día / Karelis Hernández, pasante.

No olvides compartir en >>