Arepitas de maíz tampoco se puede: El grano se dispara

Arepitas de maíz tampoco se puede: El grano se dispara y casi alcanza a la harina precocida

Foto: David Moreno

La hiperinflación y el aumento exagerado del dólar negro dejó a los maracaiberos con pocas alternativas para variar sus comidas. Hasta para hacer las tradicionales arepas se necesita al menos medio sueldo mínimo. Ya sea en concha o pilado, en Maracaibo, el precio del kilo de maíz en grano roza el de la harina precocida. Ciudadanos se quedan sin alternativas para comer.

Las famosas arepas son un ícono de tradición en el país, y es que con el pasar de los años, se han convertido en alimento infaltable en la mesa del venezolano. A raíz de la crisis, la arepa ha sido el salvavidas de muchos zulianos, por ser fácil de hacer, rápida y rendidora. Además, era excesivamente económica. «Cuando la situación comenzó a apretar, en la casa sustituimos muchos alimentos por arepa, la comíamos con mantequilla o hasta sola con café para el desayuno», comentó Pedro Salazar en la cola de un minimarket.

Tras el aumento constante de los productos de la canasta básica; siendo la harina precocida uno de los rubros más comprados, muchos ciudadanos decidieron reemplazarla por masa de maíz procesada que vendían en las charcuterías lista para hacer, o en alguna que otra casa de familia, donde utilizaron la tradición como negocio, por otro lado, quienes tenían experiencia en la fabricación artesanal,  compraban el maíz en grano por kilo, lo cocinaban y lo molían, salía mucho más barato que comprarla ya hecha.

Aunque la masa molida fue por un tiempo la solución más demandada, el precio del kilo de maíz en grano se situó por encima del de la harina precocida y esto provocó que la demanda bajara. Pero, en cuestión de semanas, los costos se igualaron y las habitantes preferían ahorrarse el proceso de hacer la masa y regresaron a la harina precocida. El valor de los dos productos se mantienen en un vaivén, por este motivo, el negocio de la masa lista dejó de ser rentable.

Sin embargo, muchas familias se quedaron con la compra del grano por cuestión de economía. Lo que era la alternativa, ahora es un sacrificio, pues junto al aumento del dolar paralelo también se fue el precio de la harina precocida. La semana pasada, un paquete de harina  subió de 12 mil bolívares a 25 mil, en solo 3 días. En consecuencia, el maíz en grano tampoco se quedó atrás, mientras que en las distribuidoras que venden al mayor se puede conseguir el saco entre los 340 mil bolívares, al detal el kilo tiene un costo de 15 mil.

En los mercados municipales, la venta de maíz en grano ha desaparecido, un comerciante de Santa Rosalía explicó a NAD que ya no es rentable vender maíz, pues los sacos están muy caros y no perciben buenas ganancias. Aún existen vendedores en los mercados populares que distribuyen el grano, pero a un precio casi igual que la harina precocida. Un kilo de maíz en grano, en concha o pilado puede conseguirse hoy en 20 mil bolívares en efectivo o 25 mil pagando por punto de vente.

El aumento exagerado de los alimentos en la ciudad ha afectado no solo el bolsillo de sus habitantes, sino su dieta diaria y sumado al vaivén de los precios del maíz en todas sus presentaciones, los maracaiberos se quedaron sin alternativa para variar su comida.

 

Any Vargas/ Pasante

Noticia al Día   

No olvides compartir en >>