Todo sobre el clítoris: guía definitiva del punto del placer femenino

Todo sobre el clítoris: guía definitiva del punto del placer femenino

A estas alturas sabrás de sobra que el clítoris cuenta con nada más y nada menos que 8.000 terminaciones nerviosas y que, además, se encuentra compuesto por 18 tipos de tejidos diferentes: músculos, nervios o tejido eréctil. En otras palabras, es como una bomba de relojería tremendamente sensible cuya única función es el placer, dado que no tiene ninguna otra utilidad reproductiva.

Tiene historia para varios libros. Freud, por ejemplo, explicó que aquellas que  solo conseguían llegar al clímax gracias a la estimulación del clítoris eran inmaduras y tenían problemas procedentes de traumas infantiles.

Históricamente ha sido condenado al ostracismo. Solo sirve para dar placer, y por tanto, estos trucos de estimulación harán que se vuelva loca

Como el porno tampoco es especialmente imaginativo, solemos pensar que con la penetración ellas llegarán rápidamente al orgasmo (vaginal), pero lo cierto es que las investigaciones sexuales respaldan otra cosa: un estudio de ‘Journal of Sex of Marital Therapy’ de 2017 descubrió que solo el 18% de las mujeres dijeron llegar al orgasmo gracias a la penetración, para el resto era necesaria la estimulación del órgano protagonista de este artículo.

La lengua está para algo

Según Ian Kerner, sexólogo: «Toda la vulva se compone de fibras nerviosas sensibles, por lo que chupar la cabeza o glande del clítoris y mordisquear ligeramente sus labios internos o externos las estimulará». La lengua está para usarla, ¿no? Pero no te centres únicamente en lamerla, acércate un poco más, sin miedo. La succión conduce a un aumento de la vasocongestión, y eso la hará enloquecer.

Una sugerencia

Elige un lado. Según una encuesta, cuando se trata de la estimulación del clítoris, cuatro de cada diez mujeres tienen uno preferido. Si ella no está segura de la respuesta, experimenta con ambos. «También puedes usar un dedo que se mueva alrededor de todo el clítoris pero no directamente sobre él», indica el sexólogo. «Eso llevará a tu pareja al orgasmo, pero no pares una vez que está en la cima del placer querrá más, de una manera constante».

Toca la armónica

No hace falta ser Bob Dylan. Una vez que tu pareja esté experimentando el orgasmo (los clitorianos suelen durar unos 13 segundos) agrega un poco de vibración a la experiencia. Pon tus labios en forma de O y coge el clítoris con tu boca. Luego haz un zumbido mientras lo chupas, igual que si fueras un virtuoso de la armónica, ella sentirá las vibraciones cálidas y húmedas.

Usa tu pene

Masajea su clítoris con tu miembro. Es especialmente bueno si estáis tumbados el uno frente al otro o incluso si te encuentras de rodillas frente a ella. Puedes usarlo como un juguete sexual. Hablando de eso, puedes probar también con lubricantes, que proporcionarán una sensación de hormigueo o efecto calor, aunque ve despacio al probarlo, pues algunas chicas son demasiado sensibles y la sensación es muy intensa. El agua también es una buena opción.

La mejor posición

Haz que se siente sobre una encimera, una mesa resistente o una lavadora en su defecto. Si te arrodillas en el suelo frente a ella, podrás tocar tus labios, lengua y manos todo lo que quieras. Además, podrás ver bien entre sus piernas, así que a la carga.

 

El Confidencial

No olvides compartir en >>