Sacerdote que abusó de su monaguillo en Colombia esquiva la justicia

Sacerdote que abusó de su monaguillo en Colombia esquiva la justicia

Foto: La Opinión

Esquiva la justicia. Aún se desconoce el paradero del sacerdote José Alejo Gélvez Vega, señalado como presunto violador de un monaguillo de 16 años de la iglesia San Antonio de Padua, de El Zulia, al norte de Santander.Casi un mes después de ocurrir la agresión sexual, en la casa cural de la iglesia de la que Gélvez era el párroco, y además, rector del colegio Marco Fidel Suárez, también de El Zulia, donde estudia la víctima, todavía se desconoce su paradero.

En la madrugada del 28 de julio, se conoció sobre el abuso sexual del que fue víctima el adolescente. Al parecer el joven asistía a un acto de la iglesia. Al culminar el evento se dirigió hasta su casa a altas horas de la noche, al ver que no pudo entrar regresó a la casa parroquial, donde el muchacho, presuntamente fue abordado por el cura, quien le ofreció bebidas alcohólicas y luego lo agredió.

El hecho se supo gracias a un vecino que caminaba cerca de la casa cural y escuchó un grito, de inmediato lo reportó a las autoridades que estaban a unas cuadras de allí  y cuando estas llegaron al sitio consiguieron al joven pidiendo ayuda. Una vez los policías conocieron el hecho,ubicaron a la familia del adolescente y de inmediato lo trasladaron al hospital Erasmo Meozdonde fue sometido a exámenes de rigor que evidenciaron la violación.

A pesar de que el coronel José Luis Palomino López, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, ordenó conducir al sacerdote a la Fiscalía para que responda por los señalamientos en su contra, sus hombres no han podido encontrarlo, ni la Iglesia tiene idea de dónde se encuentra, “No tenemos noticias de él y como Diócesis respetamos el debido proceso por el que tiene que responder”, explicó el obispo de Cúcuta, monseñor Víctor Manuel Ochoa al diario colombiano La Opinión.

“Hay una orden para que el comandante del distrito a penas lo vea lo conduzca de inmediato a la Fiscalía, acudiendo al Código Nacional de Policía, en el artículo 168, donde se permite que por señalamiento se pueda llevar a una persona hasta la autoridad competente”, explicó Palomino.

También, la Fiscalía, a través del Centro de Atención Integral a las Víctimas de Abuso Sexual (Caivas), adelantó el proceso judicial en contra del religioso, a la espera de tramitar la orden de captura.  Sin embargo, se conoció que el sacerdote no tiene una orden de captura en su contra, hecho que rechazó la familia de la víctima  y su abogado.

“Al juez de garantías le correspondía emitir la orden de captura, pero como es una diligencia reservada no conocemos qué ocurrió. Lo que le pedimos a las autoridades es que adelanten lo correspondiente para que se pueda hacer justicia, verdad y reparación sobre los derechos del menor y su familia”, dijo Juan Prada, defensor de la familia.

Hasta los momentos continúan las investigaciones contra el sacerdote y la familia exige justicia a las autoridades.

Any Vargas/Pasante

Noticia al Día/ La Opinión.

No olvides compartir en >>