Nero el perrito que murió 15 minutos después que su dueño

Nero el perrito que murió 15 minutos después que su dueño también falleciera

Apenas 15 minutos después de que su dueño falleciera víctima de un cáncer, Nero también cerró los ojos para siempre y dejó de respirar.

Hacía ocho años que el joven escocés Stuart Hutchison había sido diagnosticado con un tumor cerebral. Durante ese tiempo, el joven de 25 años fue sometido a varias operaciones y algunas sesiones de quimioterapia. Sin embargo, el pronóstico no era para nada halagüeño.

Luego de un periodo de relativa mejora, los médicos cayeron en la cuenta de que el cáncer había iniciado su peligrosa expansión hacia la pelvis y el resto de los huesos de su organismo.

“Ingresó en el hospital para comenzar la quimioterapia a finales de 2018 y luego se realizaba exámenes cada tres meses —detalló Fiona Conagham, la madre de Stuart Hutchison—. Incluso en un escaneo llevado a cabo en marzo le dijeron que la quimioterapia estaba funcionando”.

Pero, como ella misma explicó, “en junio le comenzó a afectar a todo su brazo y fue cuando le hicieron un escaneo y vieron que el cáncer se había apoderado de todo su cerebro y se había extendido a los huesos y a la pelvis”.

Así de duro fue este último periodo para Stuart y para su familia. Hasta que el pasado 11 de agosto el joven se apagó en la sala de su casa, arropado por los suyos.

ara quienes estuvieron a su alrededor fue una pérdida muy dolorosa, si bien todos sabían que se les avecinaba lo peor. Sin embargo, para lo que sí no estaban preparados era para que, apenas 15 minutos después de la muerte del joven, su mascota también falleciera.

“Nero era el perro que siempre estaba con él”, declaró Conagham, adolorida y sorprendida a la vez, sobre el vínculo que compartían su hijo y su perro.

De acuerdo con su testimonio, su hijo murió alrededor de las 1:15 pm, y su bulldog francés negro hizo lo propio después a las 1:30 pm.

Ambas muertes se produjeron en la casa de Conagham en Clackmannanshire, Escocia, a donde el joven había decidido mudarse para pasar sus últimos días en familia. Junto a su esposa Danielle, de 22 años, también estaban sus tres perros, Nero, Amelia y Nala.

De estos, Nero era el más cercano al enfermo. Y este fue el que, por razones que nadie se explica, se apagó 15 poco después que su dueño, como si pretendiera acompañarlo en su largo camino hacia otra etapa.

“Danielle estaba desconsolada por haber perdido a los dos, pero ha sido muy fuerte”, explicó Conaghan sobre la mujer de su hijo.

Yahoo Noticias

Radio Santa Fe

 

No olvides compartir en >>