Lago de Maracaibo, icono de la zulianidad, cumple 520 años

Lago de Maracaibo, icono de la zulianidad, cumple 520 años

Ilustración: Jairo García

Fue un 24 de agosto de 1499 cuando Alonso de Ojeda, acompañado de Juan de la Costa y Américo Vespucio, descubrió el Lago de Maracaibo en un primer viaje, donde recorrió la costa desde Paria hasta el Cabo de La Vela, cruzando frente a la barra de Maracaibo. Siguió por la costa del golfo, al cual llamó Coquivacoa, y descubrió el inmenso lago, al cual dio el nombre de San Bartolomé, en honor al santo, cuyo onomástico se celebra cada 24 de agosto.

Sin embargo el 8 de septiembre de 1529, el alemán Ambrosio Alfinger rebautizó al lago de San Bartolomé con el nombre de Nuestra Señora, y en esa misma fecha fundó la ciudad que daría nombre al lago.

Alfinger desembarcó en un pobladito de indígenas de la punta de los “Haticos”, que ahora es punta “Santa Lucía”; y habiendo hecho buena vecindad con los naturales de ese pueblo, hizo levantar una ranchería, con el propósito de fundar allí mismo una ciudad, según el compromiso firmado con el monarca español, de fundar ciudades y fortalezas (…) el adelantado Alfinger, al averiguar con los indígenas el nombre del pobladito, le dijeron Maracaibo. Y, desde entonces, este nombre persiste hasta hoy.

Desde su descubrimiento, el lago de Maracaibo se convirtió en ícono de la zulianidad. Sus aguas han sido escenario de importantes hechos que han marcado la historia de Venezuela, como la Batalla Naval del Lago, que selló la independencia de nuestro país.

El Lago de Maracaibo cubre una superficie de 13.280 kilómetros cuadrados y sus costas se extienden por 728 kilómetros, alcanzando una profundidad máxima de 50 metros. Es un fenómeno excepcional en la geografía del mundo: es el único lago relacionado con el mar; y de hecho en su parte más norte se registran mareas marítimas en aguas particularmente salobres a pesar de las descargas de agua dulce provenientes de los ríos Catatumbo, Chama, Escalante, Motatán, Santa Ana, Apón y Palmar, entre otros.

No olvides compartir en >>