La brutal odisea que hacen los maracuchos para obtener la tarjeta

La brutal odisea que hacen los maracuchos para obtener la tarjeta de débito en las jornadas

Foto: David Moreno

Elizabeth Gutiérrez, no pierde las esperanzas de obtener por fin su tarjeta del débito del banco de Venezuela, lleva seis meses intentándola conseguir y sus esfuerzos terminan en vano.

Hoy parece que llegó su día.La institución financiera  anunció  en días pasados que realizaría a nivel nacional una jornada especial para que sus clientes pudieran retirar el tan anhelado plástico.

 La mujer se armó una vez más de paciencia, se llevó su botellita de agua, un trapito para cercar el sudor y un paragua que medio apacigua el sol, ese sol que tiene días sofocando a los zulianos.

Las afueras del banco, en la avenida 5 de julio de Maracaibo parece una feria mujeres, hombres, adultos mayores, embarazadas y hasta personas con discapacidad esperan ser atendidos. Confían en que sus esfuerzos valgan la pena para por fin, llevarse la tarjeta, hay quienes tienen meses y hasta años padeciendo por no tener el plástico para poder hacer sus compras a diario. “Conseguir dinero en efectivo es un calvario, una verdadera calamidad”, dijo Armando Castillo.

«Paciencia hay suficiente tarjetas»

Carlos Larrazábal, esperaba bajo las sombras, decidió guardan distancia al escuchar de la voz de uno de los encargados de la institución financiera decir; “calma hay suficiente tarjetas y trabajaremos hasta entregar las ultima hoy”.

“El funcionario salió y dijo a los presentes que tuviéramos paciencia debido a la cantidad de gente que espera para ser atendidos”, señaló.

Cuerpos policiales intenta mantener la calma, pero el desespero ya atormenta a más de uno cuando se acerca la hora del almuerzo. Están inquietos y atentos tal y como lo hace un león cuando está cazando a su presa. No permiten “colados”.

El cansancio venció

Las extensas filas que se generaron desde la noche del viernes, más el hambre y el sofocante calor, hicieron que más de uno se rindiera, dejando victorioso al cansancio.

Una ambulancia llegó en horas del mediodía a la jornada especial del BDV al banco de 5 de Julio, pues muchos (la mayoría de la tercera edad) se desvanecieron y tuvieron que recibir atención de primeros auxilios para continuar en la cola.

Usuarios se quejan que este tipo de jornadas se realice muy poco y en un solo día. Instan a la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) a tomar medidas para evitar este tipo de malestar a la colectividad.

A esto se le suma las fallas en el servicio eléctrico, que tiene a más de uno alterado por las inconsistencias. “Los bajones y las horas prolongadas sin luz, provoca retrasos, rezamos porque no se vaya la luz”, murmuran entre la cola que ya casi llega a la puerta.

 

Francys Medrano / Noticia al Día

Foto: David  Moreno 

No olvides compartir en >>