Grand Slam por: Enrique Peña Díaz (Llega el robo de la primera base al béisbol)

Grand Slam por: Enrique Peña Díaz (Llega el robo de la primera base al béisbol)

Llegará para quedarse el robo de la primera base? Foto: Agencias

En 1973 se dio el primer gran cambio en el béisbol, y fue en las Grandes Ligas, cuando el nuevo circuito o Liga Americana, decidió poner a batear a un beisbolista en lugar del lanzador.

En aquella oportunidad se dijo que el cambio se introducía con la finalidad de darle más tiempo a los lanzadores para que se recuperaran después de cada inning trabajado y además también se le dará mayor posibilidad a los jugadores de posición de alargar sus carreras, porque al llegar a una determinada edad pierden facultades con el guante, pero mantienen el ritmo en el swing y la calidad al pararse en el cajón de los bateadores.

En 2016 se produjo o introdujo otro cambio al béisbol, cuando se decidió limitar las visitas al pitching-box o lugar donde hacen sus trabajos los monticulistas.

En esa ocasión se redujo a dos las visitas por lanzador o por entrada, todo esto con el objetivo de bajarle el tiempo de duración a los partidos, una queja puesta en la mesa por los anunciantes o patrocinantes, liderados por la televisión, de este deporte y por una buena cantidad de aficionados, quienes querían pasar menos tiempo en los estadios.

Estos han sido los dos grandes cambios en el béisbol de Grandes Ligas en más de cien años que tiene este deporte o de cinco mil como dice Juan Vené en su libro.

Un tercero y que se extenderá en los próximos años es el Reto o la revisión en la televisión o lo que el fútbol se llama VAR.

 

Llegan dos cambios en 2019

 

Este año se han dado o introducido dos cambios o por lo menos están en práctica en una Liga Independiente, que de verdad le seguirán quitando la esencia a la pelota y quizás hasta muchos aficionados se retirarán a sus casas, porque ya hablan de fraude.

Este año en la Liga de Atlántico comenzaron con la Regla Panamericana, que es, si el partido llega empatado al noveno inning y se tienen que ir a entradas extras se comienza cada capítulo con un corredor en segunda base.

Y la otra es que ahora un bateador-corredor se puede robar la primera base. Es decir si está bateando y el catcher o receptor pierde la pelota, el bateador puede intentar llegar a la primera base.

Imagínense ustedes cómo recibirán los puristas del béisbol la introducción de estas dos nuevas reglas o cambios a las reglas?

Realmente se perderá la esencia del principal pasatiempo de los estadounidenses, dominicanos, puertorriqueños, cubanos y venezolanos?

El debate apenas comienza, pero las Grandes ligas, comandada por su comisionado Rob Manfred, ya echó el agua al río y ésta está corriendo. Hay que esperar para saber si ese cauce está listo para recibir todo ese líquido que se llama dinero y que los que pagan el espectáculo, los aficionados, están preparados para asimilar estas reformas realmente revolucionarias.

Todo eso está allí por la ambición, el afán de que entre más dinero a las arcas de los dueños de los equipos, como ya ocurrió en los años de los cientos y cientos de jonrones y cientos y cientos de esteroides y de sustancias para mejorar el rendimiento.

Veremos si es más importante y productivo el amor por este deporte que el amor por el dinero.

Porque no es uno plenamente consciente de la codicia que se esconde en nuestros corazones, hasta que oímos el dulce tintineo, de la plata, del dinero, de los cobres, en nuestros bolsillos.

No olvides compartir en >>