Gleyber Torres y Didi Gregorius comandaron con jonrones la paliza de los Yankees a los Dodgers 10-2

Gleyber Torres y Didi Gregorius comandaron con jonrones la paliza de los Yankees a los Dodgers 10-2

Gleyber Torres

Con sus kilométricos batazos Gleyber Torres está convertido en una de las superestrellas de las Mayores. Foto: AFP

Con una anémica ofensiva después de tres derrotas consecutivas en Oakland, los Yanquis de Nueva York viajaron con una misión a Los Ángeles y Didi Gregorius y el venezolano Gleyber Torres conrtibuyeron a las buenas noticias, con sus batazos fuera del parque.

Sacaron sus frustraciones ante los Dodgers, que tuvieron una velada inusualmente improductiva.

Didi Gregorius conectó un grand slam ante el estelar Hyun-Jin Ryu y añadió otro tablazo solitario para ayudar a los Yankees a imponer un récord de la franquicia de más vuelacercas en un mes, y Nueva York apaleó el viernes 10-2 a los Dodgers en un duelo entre los dos equipos con los mejores registros de Grandes Ligas.

“Necesitábamos un juego para recuperarnos”, dijo el toletero Aaron Judge. “Estábamos esperando esto”.

Judge, el dominicano Gary Sánchez y el venezolano Gleyber Torres también se volaron la barda para ayudar a los Yankees a romper una racha de cuatro derrotas. Encabezan las Grandes Ligas con 57 cuadrangulares en agosto, su mayor cantidad en cualquier mes.

Gleyber Torres aumenta por montones sus jonrones

Gleyber Torres suma 32 cuadrangulares en la temporada, cinco en los últimos siete días y tiene además siete oportunidades con con más de un jonrón por juego. Cifras que lo convierten en una de las superestrellas, no solo de los Yankees, sino de las Grandes Ligas.

Con cinco días de descanso, James Paxton (10-6) admitió dos anotaciones y cinco hits en seis innings y dos tercios para ganar su quinta apertura en fila. Ponchó a 11 y no dio base por bolas.

“Siento que estaba a punto de tener esta salida desde hace tiempo”, dijo el mánager de los Yanquis, Aaron Boone.

El primer enfrentamiento entre ambos equipos en tres años tuvo atmósfera de postemporada, aunque ninguno de ellos iba vestido para la ocasión. Los uniformes clásicos, a rayas de los Yankees, y azul y blanco de los Dodgers, permanecieron guardados durante el Fin de Semana de Jugadores. Los Yankees vistieron completamente de negro y los Dodgers salieron de blanco y con sobrenombres elegidos por los peloteros en los dorsales.

“Podías sentir la energía desde el primer lanzamiento”, reconoció el mánager de los Dodgers, Dave Roberts.

La multitud de 53.775 aficionados vio un posible adelanto de octubre entre dos franquicias que solían disputarse los derechos de Nueva York antes de que los Dodgers emigraran al oeste previo a la temporada de 1958. Se han encontrado 11 veces en la Serie Mundial, en las que los Yankees se han quedado con ocho gallardetes.

“Venir a jugar una importante serie interligas a Dodger Stadium, creo que nuestros muchachos apreciaron el momento”, dijo Boone. “Tener esos turnos de impacto y conectarle a un tipo como Ryu fue algo muy bueno”.

Después de anotar apenas nueve carreras durante sus tres derrotas consecutivas en Oakland, la ofensiva de los Yankees despertó temprano. Tomaron ventaja de 2-0 en el tercer inning con los cuadrangulares de Judge y Sánchez.

Ryu (12-4) inició la quinta entrada permitiendo sencillos consecutivos de DJ LeMahieu y Judge. Después de un rodado de Torres, el coreano dio base intencional a Sánchez para llenar las almohadillas.

Eso abrió las puertas para Gregorius, quien depositó una recta detrás de la barda de jardín derecho para el quinto grand slam de su carrera.

Por los Yanquis, el dominicano Gary Sánchez de 4-2 con una impulsada y una anotada. El venezolano Gleyber Torres de 5-1 con una producida y una anotada. El colombiano Gio Urshela de 5-2 con una anotada.

Por los Dodgers, el puertorriqueño Enrique Hernández de 3-2 con una producida y una anotada.

AP / Noticia al Día

No olvides compartir en >>