Anabel recobró su libertad al bajar de las montañas

Anabel recobró su libertad al bajar de las montañas caminando, montando a caballo y en un vehículo rústico: Habría estado en manos de la guerrilla

Anabel

Anabel Quevedo

El mismo 22 de junio cuando se llevaron a Anabel Quevedo y a su pareja, el empresario Henry Pérez, los trasladaron hacia las montañas, presuntamente, en los límites del municipio Mara con tierra Colombiana.

De la misma forma en que llegaron a ese lugar, tras horas de recorrido, llegó anoche a Maracaibo Anabel Quevedo, luego de ser liberada el domingo por la mañana. Casi un día de trayecto a pie, en caballo y, finalmente, en vehículo, le costó movilizarse hasta el sector Los Tres Locos.

La comunicadora social habría estado en manos de un grupo irregular colombiano, y trascendió que sería del ELN. Su libertad estaría condicionada por sus captores, quienes aún mantienen secuestrado a Henry Pérez. La habrían liberado para enviarles un mensaje a familiares de Pérez  con algunas exigencias para su liberación.

 

Anabel llegó a eso de las diez de la noche de ayer al sector Los Tres Locos de Maracaibo, a bordo de un vehículo. Allí la dejaron y caminó unos cinco minutos hasta que halló a unas personas. Al primero que llamó fue al hijo de Henry Pérez y este fue en su búsqueda con funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Penales Científicas y Criminalísticas. Seguidamente, fue llevada a la delegación estadal de la policía científica.

Vestía un jean y una franela que los secuestradores le proporcionaron. Quienes la conocen, al verla notaron que había perdido peso. Su piel estaba tatuada por cientos de picadas de zancudos. Funcionarios del CICPC le hicieron una pequeña entrevista considerando el estado en que esta se encontraba. Aún presa de los nervios, pero tranquila. De allí la remitieron a una clínica de la ciudad para que la evaluaran, arrojando un estado físico normal. Los investigadores la esperaban hoy en la sede del CICPC para que declarara pero hasta esta tarde no se había presentado allí.

Una fuente confiable le reveló a NAD que Anabel Quevedo y Henry Pérez, estuvieron juntos hasta el jueves pasado. Permanecían en una especie de “cambuche” vigilados por no menos de cinco hombres que portaban armas largas. Nunca estuvieron atados y comían tres veces al día. La locutora habría comentado que todos sus captores en esas montañas hablaban con acento colombiano y escuchaban emisoras radiales de ese país.

Dijo que fue cerca del distribuidor La Chinita donde los sometieron en una alcabala. Días después, se descubrió que lo hicieron funcionarios de la PNB, uno de ellos detenido y otros con órdenes de aprehensión. Estos fueron contratados para aprehender a la pareja.

La recién liberada manifestó que cuando se los llevaron supo que iban hacia La Concepción porque pasaron por el cementerio El Edén. De allí en adelante perdió la orientación.

Por ahora Anabel y su familia no han querido establecer contacto con los medios de comunicación para revelar al menos las condiciones en que esta se encuentra. De igual manera, el jefe del CICPC-Zulia no ha querido informar, a través de una rueda de prensa, si la liberación de Quevedo forma parte de la estrategia de los secuestradores para cobrar rescate por la liberación de Henry Pérez, u ocurrió por la presión de los cuerpos de seguridad del estado.

Se espera que para este martes se rompa tanto hermetismo y el CICPC le informe a la opinión pública los detalles de lo que ha sido este secuestro.

 

Noticia al Día

No olvides compartir en >>