"Sombrasnadamás” realidad de Humanidades y Educación de LUZ

«Sombrasnadamás” realidad de Humanidades y Educación de LUZ

En la Facultad de Humanidades y Educación (FHE) de la Universidad de Zulia (LUZ), dice presente la soledad a cualquier hora del día, no sólo las aulas con pocos estudiantes, también los pasillos, cantinas, bancas, biblioteca entre otros.  Ya no resuenan el bullicio y la algarabía en la facultad.

La mayoría de los estudiantes han emigrado  y la razón es la situación que atraviesa el país, que los afecta a todos. Los bachilleres han dejado sus estudios para trabajar en horarios corridos y poder ganar un poco más del salario mínimo y poder sobrevivir, mientras que otros se han ido a trabajar fuera del país.

En cada una de las clases se ven pocos alumnos, aproximadamente de 6 a 10 a diferencia de 3 o 4 años que eran unos 30 0 40, algunos quedaban sin pupitres y optaban por escuchar la clase sentados en el piso.

La profesora de la Escuela de comunicación Social, Rosa Piña, en sus inicios tenía a cargo hasta 14 secciones de una materia del primer semestre, desde hace tres semestres sólo tiene una, con nuevos ingresos incluyendo a los repitientes.

El horario en el que se ven más poblados los bloques es el de 7:30 de la mañana hasta 10:30.

La ausencia no sólo es de estudiantes, lamentablemente, también de profesores, obreros y personal de seguridad, que por las mismas razones han abandonado la universidad.

Antes podían escoger en el horario maestro, las secciones con diferentes profesores que ofertaban a la hora de realizar su inscripción, para comodidad y disposición de cada alumno. Hoy en día, un profesor dicta más de tres materias, como el caso de la profesora Jenni Farías, quien comentó que da clases de cuatro materias porque a los profesores no les perece atractivo el sueldo universitario. «Hemos tenido que cubrir materias del área para solventar la falta. Antes tenía horario convencional (12 horas) y ahora completo», sentenció la docente universitaria.

A estas dificultades se le suman las malas condiciones en las que se encuentran las instalaciones de la FHE: Los baños sin agua, con pocetas y lavamos deteriorados, las aulas sin aire, (sólo hay en las oficinas), ni electricidad como en algunos pasillos, y las rutas para los foráneos han desaparecido.

 La falta de seguridad no escapa de todas estas calamidades, hay poco personal en la Dirección de Seguridad Integral (DSI).

Jesús Jiménez  de  la DSI, aseguró: «No se ha podido ingresar nuevo personal, debido a que no es muy bueno el presupuesto que ofrece el gobierno nacional, solo contamos con dos de 10 motocicletas para el recorrido en todo el núcleo humanístico». Sin embargo, añadió  que han disminuido los robos en la facultad.

Existe desmotivación por parte de los estudiantes y consideran que estudiar es perder el tiempo, ya que muchos asisten a clases y ‘pierden el viaje’ y el pasaje por no tener profesor o por problemas eléctricos.

La profesora de Química, de la Escuela de Educación, Rosa Ferrer, expresó que todo se debe a la situación del país que es multifactorial pero que la universidad debería asumir su responsabilidad para aportar las mínimas condiciones  de trabajo. «El profesor debe tener responsabilidad, ya que el alumno llega y él a veces no».

Es lamentable qué la crisis haya sumergido a estas condiciones a la principal casa de estudios de la región, considerada una de las mas importante del país, lo que pone a muchos estudiantes a pensar y preocuparse por su futuro.

 

Redacción y fotos:

Angélica Hernández/Pasante

Noticia al Día

No olvides compartir en >>