Siete tipos de orgasmos que toda mujer debe experimentar

Siete tipos de orgasmos que toda mujer debe experimentar

Siete tipo de orgasmos.

Siete tipos de orgasmos (Archivo referencial)

Hablar de orgasmos puede ser triste si tenemos en cuenta que las mujeres tenemos un porcentaje menor de ellos que los hombres. La buena noticia es que hay varias formas de experimentarlos y aquí te contaremos sobre siete tipos de orgasmos que toda mujer debe experimentar.

La clave está en que el tejido eréctil de la mujer ocupa un área mayor que en el caso de los hombres, esto quiere decir que contamos con más zonas erógenas, lo que ayuda a que podamos experimentar más placer.

El orgasmo es igual, simplemente la ruta es distinta. De esa manera explicó a Soy Carmn, Vanessa Marin, sexoterapeuta, quien dirige cursos en línea de orgasmos para mujeres. No hay diferentes tipos de clímax, pero sí diferentes formas de provovarle e incluso en diferentes partes del cuerpo.

Sheila Loanzon, gineco-obstetra compafrte su criterio. “En lugar de pensar en diferentes tipos de orgamos, hay diferentes formas de alcanzarlos» y son precisamente los que te compartiremos. Toma nota, practica y disfruta:

Orgasmo de clítoris

El único fin de esta parte de nuestro cuerpo es experimentar placer, se trata de una estructura rica en terminaciones nerviosas. Si no has experimentado orgasmos anteriormente, es una excelente forma de empezar.

Lo primero es descubrir su prefieres estimulación directa o indirecta, nos referimos a si prefieres que el clítoris te lo toquen o estimularle por medio de los labios vaginales. Tócalo con tus dedos, como si dibujaras un espiral alrededor de él. Analiza cómo responde tu cuerpo y prueba diferentes formas de tocarlo hasta definir cuál te gusta más.

Orgasmo del punto G

Es el equivalente femenino de la próstata, un área muy sensible que se encuentra por dentro de la pared vaginal, se le puede estimular con el pene de tu pareja en ciertas posiciones sexuales o con los dedos.

Este orgasmo puede provocarte ganas de orinar y eyaculaciones, por lo que se recomienda orinar antes de realizar la relación sexual. Puedes introducir tu dedo medio en la vagina y crear una especie de gancho con el dedo para tocar tu punto G, sentirás un área corrugada, como un pasa, ahí te detendrás y lo estimularás.

En el caso de que tu pareja realice la estimulación las expertas recomiendan posiciones donde tu pareja se acomoda por detrás como el perrito o la vaquera invertida. En cualquier caso, continúa la estimulación hasta llegar al clímax.

Orgasmo del punto C

En este caso se trata de aprovechar las terminaciones nerviosas del cérvix, alrededor del útero. Si te han practicado una histerectomía o tu pareja tiene un pene grueso, podrías tener dificultades para alcanzar este tipo de placer.

La clave para alcanzarle es la estimulación previa y retrasar el orgasmo hasta que sera inevitable, evita la penetración mientras te excitas más y más, cuando por fin llegue será deliciosa.

Orgasmo del ejercicio

Se desencadena a raíz de actividad física como el ejercicio, ocurre después de los movimientos. Desafortunadamente esto no se aprende con la práctica, simplemente algunas mujeres tienen esta facilidad por su organismo.

También puede darse después de correr, cuando tus muslos se rozan y estimulan el clítoris de forma indirecta o por ejercicios abdominales.

Orgasmo de fantasía

Es aquél clímax que se provoca con solo estimular nuestra mente, no importa el tipo de fantasía, simplemente nos enfocamos en ella y nuestra mente nos lleva al punto máximo del placer.

No se obtiene a la primera, debes practicarte y enfocarte en el momento o no se dará. Déjate llevar por la idea en tu mente y disfrútalo.

Orgasmo mixto

Ocurre cuando dominas el orgasmo de clítoris y lo combinas con algún otro. Permite que descubras qué otras zonas de tu cuerpo son erógenas, por ejemplo puedes probar uno orgasmo de clítoris con uno de pezones o del punto G.

Orgasmo de pezones

Sí, se puede llegar al orgasmo sólo con estimular esta parte de tu cuerpo. Ocurre porque al tocar los pezones, nuestro cerebro libera oxitocina, lo que provoca las mismas contracciones vaginales y uterinas que asociamos al orgasmo. Como aumenta el flujo sanguíneo en el área genital, se desencadena el clímax.

Para llegar a este tipo de clímax la clave está en enfocarte en el placer y no en buscar el orgasmo, simplemente déjate llevar. Prueba con el área que está en la parte superior de la areola, muchas mujeres han dicho que es la más sensible.

Noticia Al Día/Con información de Soy Carmín

No olvides compartir en >>