Música para la vida: El Ultimo Galardón (Oscar Valencia, Educador y Músico)

Música para la vida: El Ultimo Galardón (Oscar Valencia, Educador y Músico)

Saludos Filósofos! Es por demás interesante la historia de muchos grandes cantantes latinoamericanos como Carlos Gardel, Lucho Gatica, Alfredo Sadel, Carlos Julio Ramírez, Javier Solís, Héctor Cabrera, Don Mario Suarez y tantos otros que son ejemplo de constancia, profesionalismo y dedicación. Es bien sabido lo difícil que fue el camino hacia la fama de la mayoría de estas grandes luminarias que si bien conocieron el éxito, sufrieron los sinsabores y dificultades al cultivar tan interesante actividad profesional. Y me refiero a los artistas de los años 20 al 50 pues indudablemente para la época, había que tener un talento a toda prueba en función de que no existía el tecnicismo actual. El cantante grababa junto con la orquesta en vivo de “arriba abajo” o sea, todos los participantes tenían que ir más que ensayados para que quedara registrado un producto de alta calidad artística y sonora.

Era una sana competencia entre los músicos y el cantante, cada quien hacía un gran esfuerzo por no equivocarse y lograr el objetivo: una bella grabación que gustara a los exigentes públicos de la época y a la postre, cuando los temas se hacían famosos estos grandes intérpretes lo tenían que hacer también “en vivo” en las potentes emisoras de radio pues era el trampolín para consolidar la ansiada fama y la consecuente venta de las grabaciones.

Todas estas maravillosas historias le fueron aportadas con lujo de detalles y en amenas tertulias a quien aquí escribe personalmente por Alfredo Sadel, Héctor Cabrera, Agustín Irusta y Don Mario Suarez, todas unas leyendas del canto latinoamericano y más, que sin duda, se impusieron ante las adversidades y lograron en grande el estrellato con dignidad, disciplina y gran fundamento . Coinciden estas grandes figuras en la preparación musical que obligatoriamente debieron tener para lograr un óptimo desempeño vocal y artístico: estudiar a fondo el funcionamiento del aparato fonador y cultivar con los ejercicios apropiados el sentido melódico y rítmico.
Suarez insistía en la correcta respiración que debe tener un buen cantante y para ello, se debe ejercitar con algún deporte o actividad física. Un día nos comentó: …” de jovencito yo caminaba muchísimo y alzaba mucho peso por cuanto vivía en un hato en las afueras de Maracaibo y cargaba agua y leña a grandes distancias. De esta manera se fortaleció mi respiración y gracias a Dios no afectó mi voz. Soñaba con ser un buen cantante y creo lo logré con muchísimo esfuerzo”

Y por supuesto que lo logró pues si escuchamos con detenimiento algunas de sus grabaciones, son una verdadera clase de canto. Un día el Maestro Billo dijo: … “Mario Suarez es el cantante más afinado de este País. Primero desafina un piano que Mario”. Y Alfredo Sadel (grande entre los grandes) públicamente comentó: …Mario es para la música venezolana lo que fue Carlos Gardel para el tango. Por eso yo les doy el “Don” a Carlos Gardel y a Mario Suarez.

Don Mario logró lo que ningún cantante en todo el mundo: cantó 70 años seguidos, lo que significa un verdadero record, alcanzando ser premiado en su carrera con los más importantes reconocimientos de la américa latina. Sin embargo soñaba como un niño con un Doctorado Honoris Causa que increíblemente nunca le fue otorgado ( incluso el dia de una entrevista para solicitar tal reconocimiento, lo dejaron esperando). Unos días antes de partir de este plano el 14 de noviembre de 2018, a Suarez le fue notificado que un productor y locutor radial llamado Víctor Ávila le quería imponer una insignia que lleva por nombre SILUETA DEL ZULIA. El Tenor criollo se sintió muy feliz y tomado en cuenta y cuando en un sencillo acto en su apartamento el Locutor Víctor Ávila colocó el bello Botón en la solapa de su pijama , el Gran Cantor lloró y exclamo con una profunda humildad: … bueno vale, estoy emocionado seguramente este es mi “último galardón”. Hasta el próximo jueves!

No olvides compartir en >>