Los niños de las Torres de David desafían al Goliat del abandono

Los niños de las Torres de David desafían al Goliat del abandono

Foto: David Moreno

Torres de David. Muchos edificios en Maracaibo están en “obra negra” o inconclusos debido a los elevados costos para continuar la construcción de los mismos; lo que los convierte en el sitio «perfecto» para habitar de los indigentes o «sin techos».

Las edificaciones abandonadas se vuelven atractivas para cientos de familias de la calle e incluso también sirven de guarida para cometer fechorías. Es común ver a menores en el lugar, sin supervisión de adultos y hasta haciendo vida, al punto de procrear hijos entre estas ruinas.

Esta vez, el equipo de Noticia al Día se enfocó en una construcción abandonada ubicada en la calle 68 con avenida 11, en la zona norte de la capital zuliana, que iba a ser dispuesta para residencias; a la cual le llamó: Torres de David de Maracaibo.

Esta edificación representa un problema para los habitantes de las comunidades aledañas, por la gran cantidad de delincuentes que allí se concentran, quienes –siendo menores de edad en su mayoría- ingresan a los hogares de la zona a robar, atacan a los vecinos, lanzan bloques a los vehículos obligándolos a detenerse y asaltar a sus ocupantes para posteriormente ingresar hasta la guarida improvisada.

Gran parte de la construcción de más de quince pisos, está habitada por niños y adolescentes pertenecientes a bandas criminales que comercializan sustancias ilícitas, lideradas mayormente por adultos que se aprovechan de la vulnerabilidad de los mismos. Los niveles de la obra se encuentran divididos por sectores para el consumo de drogas.

Según reportan comerciantes del área, el sótano de la edificación es el lugar perfecto para extraer el «material estratégico» o cobre de objetos previamente robados, como cableado público por ejemplo.

Sin mencionar que los habitantes locales además temen que entre las constantes riñas que allí se forman lancen a uno de estos jóvenes al vacío.

Llama la atención que, los menores la mayor parte del tiempo se encuentran sin supervisión y están expuestos al peligro, no solo por las razones antes mencionadas, sino también por caminar en el borde del edificio.

Igualmente, se le añade que muchos son consumidores de sustancias psicotrópicas y bajo los efectos del mismo, en ocasiones han intentado lanzarse al abismo, según relatan los residentes cercanos al sitio.

Cabe destacar que, parte de la población de menores son padres de niños que, a juzgar por la situación en la que viven, están vulnerables antes las enfermedades por insalubridad considerando lo riesgoso de los efectos sociales que estp genera a futuro.

Vecinos ven de forma preocupante esta situación y han denunciado en múltiples ocasiones las irregularidades en el lugar y la poca atención a los infantes y adolescentes que hance vida en ese lugar, sin embargo, las autoridades han hecho caso omiso hasta ahora.

 

 

Fotos: David Moreno

L. Urbina Hernández

Noticia al Día

No olvides compartir en >>