Los ciclistas del Tour de Francia reciben una aclimatación express este lunes

Los ciclistas del Tour de Francia reciben una aclimatación express este lunes

Tour de Francia

El francés Julian Alaphilippe arranca la última semana y fase crucial del Tour de Francia como líder de la competencia. Foto: AFP

Cuarenta grados en las carreteras de Francia. El elevado calor que sufre el sur del país golpeará de lleno al pelotón del Tour de Francia, entre el martes y el jueves, que deberá buscar la manera de combatirlo, tras más de dos semanas al máximo esfuerzo.

La jornada de descanso, este lunes en Nimes, servirá a los ciclistas para una aclimatación ‘exprés’.

Entre la meta en la cima del Prat d’Albis, con niebla y lluvia el domingo por la noche, y el horno de Nimes, el termómetro ha subido 15 grados.

Obligado el entrenamiento matinal, algunos equipos como el Ineos han intentado salir temprano, tras cumplir sus obligaciones mediáticas.

Por el contrario, algunos miembros del Deceuninck-Quick Step, con una increíble expectación alrededor del líder Julian Alaphilippe en su hotel de concentración, salieron a rodar a las 12h00 locales (10h00 GMT), cuando el termométro se acercaba a los 40 grados.

«En una tercera semana del Tour de Francia, con este calor, creo que se pueden marcar diferencias», señaló su director deportivo Davide Bramati.

 

 

– ‘Un factor perturbante’ en el Tour de Francia

 

 

Si los ciclistas profesionales del Tour de Francia «tienen una fisiología y un entrenamiento fuera de serie», como precisa Jacky Maillot, médico del Groupama-FDJ, el calor «sigue siendo un factor perturbante para el rendimiento».

«En carrera se puede sudar un litro por hora y cuando se pierde un litro, solo se puede rehidratar con medio litro, solo se compensa la mitad de las pérdidas. Hay que tenerlo en cuenta», añadió este especialista.

¿Cómo remediarlo? «Anticipándose», señaló. «Organizar la aclimatación, un entrenamiento en calor por ejemplo, la tolerancia al calor se puede trabajar muy rápido», añadió.

«Y durante la carrera hay que intentar tener dos bidones en la bici», continuó Julien Bernard, corredor del equipo Trek.

Para la asistencia deportiva, se tratará de multiplicar los puntos de abastecimiento, distribuir más bidones – «hasta tres por hora y corredor», un litro y medio, estima Jacky Maillot-, preservando el hielo que guarda las bebidas frescas.

 

 

‘El agua no hidrata lo suficiente’

 

 

«Tenemos una máquina de hielo en el equipo, pero a veces tenemos que recuperar más de los hoteles», afirmó Konstantin Permiakov, asistente del equipo Astana, mientras preparaba los bidones para el entrenamiento.

A sus pies, tres enormes neveras llenas al máximo, con unos 70 bidons cada una. «El martes tendremos que utilizar más de lo habitual», subrayó.

Los corredores también tendrán a su disposición bolsas de hielo para los que quieran disminuir la temperatura de su cuerpo, que a veces alcanza los 39 grados, en los días de gran calor.

«Más allá de los 39 o 39,5 grados sabemos que es un factor que limita el rendimiento», dijo Maillot, recordando la importancia de tener «una estrategia de enfriamiento, paralela a la de hidratación».

«El agua no hidrata lo suficiente en este Tour de Francia, hay que enriquecerla con sales minerales y glúcidos», añadió.

AFP

No olvides compartir en >>