LOS CHUPADOLARES: Esto cuesta el mantenimiento del "cacharrito"

LOS CHUPADÓLARES: Esto cuesta el mantenimiento del «cacharrito» en Venezuela

Composición: Anehilyt Gil

Chupadolares. La crisis en el país no ha perdonado ni a los propietarios de vehículos,  porque para comprar un repuesto hoy  necesitarás «un camión de reales».

La industria automotriz se ha visto afectada en la importación de autopartes, repuestos y  accesorios, por este motivo los vendedores explican que los precios se han “disparado” para poder competir contra el constante aumento del dólar paralelo; que rige el valor de venta al público en Venezuela.

En Maracaibo, resulta común observar carros «arrumados» en los garajes de las casas, pues los ciudadanos luchan día a día con el dilema de repararlos o comprar comida. También es normal ver en más de una oportunidad un carrito o bus quedado por un caucho espichado o recalentado.

Foto: José López

Esta es una situación cotidiana para los transportistas, pues sus “cacharritos” son su método de sustento y  están más propensos a presentar fallas por el desgaste de una larga jornada laboral. Cabe destacar que la mayoría de los vehículos utilizados en las líneas de transporte público son los populares Malibú, Maverick y Sefil; ediciones viejas que requieren más mantenimiento.

Por esta razón, la mayoría de los choferes suelen comprar  lo más económicos que consiguen para tenerlos andando; ya sea aceite de pipa, chivas o adaptaciones de otros modelos como alternativa. Les toca resolver para no parar sus carritos.

A raíz de la desincorporación por averías de los «por puesto» en existencia, han salido al ruedo las denominadas “chirrinqueras” que llevan a los usuario acorralados cual ganado por la sierra, mientras que algunos habitantes prestan sus autos como transporte de pasajeros para conseguir un poco de dinero en efectivo.

«Para reparar un carro viejo, mejor me compro uno nuevo» expresó Simón Gonzáles, trabajador de una importadora de repuestos en Los Robles, «Los repuestos están demasiado caros y ahora lo nuevo sale chimbo» añadió. Por otro lado, Rafael Perdomo; propietario  de una venta de repuestos usados en la parroquia Manuel Dagnino, explica que hay otras alternativas para pagar por los repuestos. Las partes usadas rondan los 150 mil bolívares por transferencia o se puede hacer un trueque; dos piezas malas por una reparada, o también dependiendo del tamaño se puede pagar por comida.

Foto: José López

Además de que el sueldo mínimo integral que percibe un venezolano no alcanza para comprar uno de los cuatro cauchos de un vehículo, los respuestos, autopartes y accesorios  son valorados en dólares, dejando con las manos atadas a los habitantes, sin embargo, algunos toman la decisión de reunir los dólares y viajar hacia la frontera buscando economía. Mientras una chiva (caucho usado) cuesta 15 dólares($) en Maracaibo, en Cúcuta un caucho nuevo oscila los 15$ y uno usado 5$.

Ilustración: Jairo García

 

Any Vargas/Pasante

Noticia Al Día

 

No olvides compartir en >>