Dr. Dilmo Hinestroza: El zuliano detrás de la separación de las hermanas Alarcón y Pertuz y el primero en trasplantar un hígado en Venezuela

Dr. Dilmo Hinestroza: El zuliano detrás de la separación de las hermanas Alarcón y Pertuz y el primero en trasplantar un hígado en Venezuela

Foto:  Miguel Petrace / Noticia al Día

Dos de sus hijos también médicos, Dilmo Antonio y Dioverys, participaron junto a él en estas grandes cirugías, y además han presentado trabajos en exposiciones científicas

Dilmo Antonio Hinestroza Valbuena se hizo médico porque nació con ese sentimiento. Pero la razón que lo motivó, recuerda que cuando niño les dio sarampión a casi todos en la familia. “En ese momento nos trató un doctor de apellido Pérez que se portó muy bien con nosotros en lo humano, humilde y de forma desinteresada nos iba a ver en casa”.

Además en su familia resaltan dos figuras importantes de la medicina: El doctor Romero Cardozo y el exrector de la Universidad del Zulia (LUZ), Antonio Borjas Romero.

Hinestroza nació el 1 de junio de 1949 en el municipio Santa Rita, estado Zulia, de una madre educadora, Ana Graciela Valbuena, y un padre gestor, Rigoberto Hinestroza. El mayor de 12 hermanos. En su pueblo hizo el bachillerato en el liceo Jesús Enrique Lossada, cuando este estuvo ubicado en la vía Pomona en Maracaibo y culminó en el liceo Hermagoras Chávez en Cabimas. Tiempo después concursó y le fue otorgada una beca en la Universidad del Zulia (LUZ), para estudiar Medicina, obteniendo su título el 19 de octubre de 1967.

Actualmente es Miembro Rural de la Sociedad Venezolana de Cirugía, Doctor en Ciencias Médicas y Doctor Honoris Causa de LUZ en donde se desempeña como profesor en el área de investigación.

Primer trasplante de hígado

Siendo un joven estudiante, Hinestroza vivió una experiencia dolorosa, a su mamá la operaron de vesícula y le lesionaron la vía biliar. En esa operación, el cirujano a cargo no le participó a la familia sobre lo sucedido.  “Eso le produjo a mi madre mucho sufrimiento y le originó una cirrosis y murió”, relata. Un año después murió su padre también a causa de una cirrosis.

Este momento tan triste motivó al doctor a investigar más sobre el caso, ya que para ese momento tenía conocimiento que para curarse de cirrosis existía trasplante de hígado.  Por lo que continuó con su formación y realizó su postgrado en el programa de Cirugía General en el Hospital General del Sur (HGS).

Posteriormente hizo un Fellow en la Universidad de Pittsburgh, gracias a su gran amigo y anestesiólogo, Víctor Aranda que lo ayudó a ingresar para estudiar en el área de Cirugía Hepatobilopancreatica y trasplante de hígado con el doctor Tomas Starzl, fue el primero que hizo un trasplante de hígado en el Hospital de Veteranos de Denver Colorado.

Tiempo después Hinestroza regresó al HGS, donde había realizado el internado y la residencia universitaria. Cuenta que era un día lunes y lo recibieron con mucha indiferencia. “Para aquella época había mucho desconocimientos de lo que era un trasplante de hígado y la cirugía hepática”.

No fue hasta el 28 de septiembre de 1989 cuando Hinestroza logró una nueva hazaña en las ciencias médicas al realizar el primer trasplante de hígado cadavérico, en Venezuela en el SAHUM; y fue esa la razón por la cual se fundó en el 2012 la unidad que se encarga de las cirugías hepáticas, biliares, pancreáticas y trasplantes de hígado. Esta es la única unidad en el país, que engloba todas las patologías correspondientes a estos órganos.

Doctor Dioverys Hinestroza Finol junto a su padre el Doctor Dilmo Hinestroza Valbueba Foto: Miguel Petrace / Noticia al Día

Cirugías de eminencia: Separación de las siamesas Alarcón y las Pertuz

En su haber como médico ha realizado operaciones en diversas recesiones hepáticas. Whipple o pancreato duodenostomia, estenosis biliares benignas, derivaciones entre venas, recepción de páncreas digitales por temores lo que le ha otorgado a él como a su equipo médico reconocimientos con diversos premios a nivel nacional, por las técnicas quirúrgicas que utilizan.

En el año 2007, participó en un nuevo retó científico: la separación las siamesas María Fernanda y María Victoria Alarcón Arroyo en el SAHUM y 12 años después, en el mismo recinto hospitalario, repitió la hazaña con las hermanas Ana Saray y Ana Ruth Pertuz.

“Una operación muy compleja, pero que requirió meses de investigaciones y exámenes junto a un equipo de médicos de cada especialidad que el caso ameritaba para lograr lo planteado”, asegura.

Pasión heredada

La separación de las hermanas Alarcón y las Pertuz han marcado la historia médica en el Zulia, y el doctor Hinestroza tuvo la oportunidad de participar por separado junto a dos de sus seis hijos, también médicos Dilmo Antonio y Dioverys, con quienes además ha presentado trabajos en exposiciones científicas.

“Es una satisfacción que me ha dado Dios, la vida y mi profesión de haber compartido con mis hijos estas experiencias, ellos trabajan conmigo a diario (…) ellos están en capacidad de sustituirme en el futuro”, afirmó.

El amor por la medicina, la ciencia y lo ingenioso por innovar, es lo que une a estos colegas que en tiempo de trabajo aprovecha estudian y canalizan nuevos casos para dejar abierto el camino a futuras generaciones.

“Yo no tengo programado retirarme del quirófano este es mi hobby y me lo tomó muy en serio (…) lo que me gusta es estar en pabellón, me gusta lo científico y disfrutar de mis operaciones por muy sencillas que sean”, culminó.

 Lea tambiénDr. Juan Felipe Lauretta Boscán: La separación de Las Pertuz marcó un antes y un después en mi carrera

 

Francys Medrano

Noticia al Día 

No olvides compartir en >>