¡Volví en el tiempo! Una mezcla de eventos afortunados en Maracaibo

¡Volví en el tiempo! Una mezcla perfecta de eventos afortunados en Maracaibo

Maracaibo

Volver al futuro, un trozo de Maracaibo como era y como es / Fotomontaje: Jairo García

Domingo por la mañana, después de una noche de tertulia bien merecida me reto a caminar un poco por las calles de Maracaibo. Tan pronto doy los primeros pasos el aire parece distinto. Pongo mis percepciones a causa de la noche anterior y sus excesos. No, hay algo diferente. Parece que un salto en el tiempo, cómo en la famosa película «Volver al futuro», me llevo unos 10 años atrás. La gente camina normal por las calles sin esquivar montones de basura, la electricidad es constante y las señoras tempraneras riegan las matas sin el peligro latente de la falta del agua.

Unas cuadras más adelante un desayuno popular me apetece. La máquina del tiempo aún está conectada. No pagué de más por la salsa para mis pastelitos, las tazas de diferentes aderezos a disposición del comensal y la comida, abundante y deliciosa. Un frescor de cambio inunda el ambiente. El olor a putrefacción no está. La esperanza parece fuerte. Tengo dudas. Quizás es el velo tonto de la mañana relajada.

El bucle del pasado se desvanece brutalmente pasadas dos calles más. Una cola interminable para surtir de combustible me trae de vuelta y sin aviso al presente. El caos emerge. Los gritos de los que exigen sus derechos se deja oír. Las caras demacradas de los que llevan más de 24 horas a la espera de «tanquear» se evidencia. La esperanza ya no está. El velo me lo arrebató la realidad.

Fueron solo cuatro cuadras de felicidad, flotando en una nube de realidad desvirtuada. Una mezcla perfecta de eventos afortunados en Maracaibo.

Jairo García / Diseñador que escribe
Noticia al día

No olvides compartir en >>