Granjas de cadáveres: nueva práctica de medicina Forense

Granjas de cadáveres: nueva práctica de medicina Forense

Foto: Agencia

Comúnmente catalogados como «granja de cadáveres», cementerio forense o laboratorio de tafonomía, son lugares donde los cadáveres se dejan a la intemperie durante semanas o meses utilizados como campos de pruebas científicas para estudiar lo que ocurre con un organismo luego de su muerte.

Ubicado en una zona campestre, a un costado de la cárcel del condado de Pasco , a 25 minutos de la ciudad de Tampa. se encuentra el laboratorio de antropología forense a campo abierto de la Universidad del Sur de la Florida (USF), que opera desde 2017,  es una de las siete que hay en Estados Unidos. También hay en Australia, y en países como Canadá y Reino Unido hay planes de abrir sus primeras granjas este año.

Desde su apertura en octubre de 2017, el cementerio forense ha recibido 50 cuerpos de donantes y tiene una lista 180 pre-donantes, es decir, personas vivas que ya decidieron que al morir quieren entregarse, literalmente, a la ciencia. en su mayoría los donantes son personas ancianas que ya comenzaron a planear sus últimos años de vida.

Los cadáveres que hay en la granja de la USF fueron personas que antes de morir decidieron donar voluntariamente su cuerpo a la ciencia. En otros casos, son los familiares del difunto quienes deciden entregarle el cuerpo a los forenses.

En este terreno de poco más de una hectárea hay 15 cuerpos humanos desperdigados. Están todos desnudos, algunos encerrados en jaulas metálicas, otros cubiertos con un plástico azul, otros enterrados y otros directamente a la intemperie.

Foto : Agencia

Cada cuerpo forma una silueta de hierba muerta, pero luego, en esa misma porción de terreno, crecerá un arbusto vigoroso, más alto que los demás, porque el pedazo de tierra en el que crecen se alimenta de las sustancias que liberaron cadáveres humanos que se pudrieron ahí durante varias semanas.

El principal objetivo de estos lugares es entender cómo se descompone el cuerpo humano y qué ocurre en el ambiente que lo rodea durante ese proceso y de esta manera los datos que recolectan los investigadores de tafonomía son útiles para investigaciones forenses y de medicina legal.

La forma en la que se descompone un cuerpo sirve para refinar la estimación de cuánto tiempo lleva una persona muerta o si el cuerpo fue movido o enterrado. Las sustancias que libera y el estado del cadáver también dan pistas sobre el origen de la persona. Eso, sumado a otros datos genéticos y el análisis de los huesos, brinda información que puede aplicarse en casos criminales que han quedado sin resolver.

Erin Kimmerle, directora del Instituto de Antropología Forense de la USF. expresó a la BBC MUNDO que su labor tiene sentido en la medida que ayude a esclarecer alguno de los cerca de 250.000 crímenes sin resolver que hay en Estados Unidos desde 1980.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-48538093

Any Vargas/ Pasante

BBC/  Noticia al Día

No olvides compartir en >>