Edging: La técnica que te ayudará a intensificar los orgasmos

Edging: La técnica que te ayudará a intensificar los orgasmos

Es una técnica que implica el mantenimiento de un alto nivel de excitación sexual durante un período prolongado de tiempo sin llegar al orgasmo. El objetivo es mantener esta situación durante el mayor tiempo posible hasta llegar a dicho culmen.

Lo has buscado por internet. Se lo has preguntado a tus amigas más cercanas, es una duda que ronda tu cabeza con cierta frecuencia: ¿existe un truco o alguna posición para lograr sentir el orgasmo más fuerte de tu vida? Sí, existe una manera y nosotras hoy te vamos a contar cómo lograrlo, vamos el paso a paso.

El movimiento se llama edging, y digamos que en este contexto lo podríamos traducir al castellano «borde» o «límite».

«El edging es ir hacia atrás cuando parece que vas a llegar al orgasmo y después volver a aproximarte», explica la sexóloga Uchenna Ossai a ‘Redbookmag’. Esta técnica del control implica el mantenimiento de un alto nivel de excitación sexual durante un período prolongado de tiempo sin llegar al éxtasis. Sirve para conseguir el culmen cuando finalmente se da el clímax.

Es parecido a estar en una montaña rusa, en la que el orgasmo es el punto final del viaje. Para controlarlo tienes que identificar muy bien el momento de antes, por lo que practicar en solitario es buena idea. En el caso de lo hombres deben concentrarse bien en las sensaciones que experimenta tu cuerpo. «Aunque baje la erección y te centres más en complacer a tu pareja no te preocupes, casi siempre viene otra justo detrás y el orgasmo será mucho más potente. No solo aumentará la cantidad de semen, sino que también lo harán las contracciones que se dan con la liberación y producen un océano de placer», agrega la experta.

El edging «es como negarte a comerte esa galletita hasta el momento en que termines un trabajo, como una recompensa bien merecida»; y sigue: «No solo es algo psicológico, sino también físico. Hay un aumento en el flujo de la sangre hacia el área pélvica cuando se detiene el orgasmo y se continúa la estimulación».

El caso de las mujeres es muy parecido al de los hombres. «Las mujeres también tienen erecciones del clítoris, por lo tanto se trata de combinar movimientos lentos y rápidos, circulares (o con un juguete sexual de diferentes velocidades) es la clave», añade Ossai.

«Hay un aumento en el flujo de sangre hacia el área pélvica cuando se detiene el orgasmo y se continúa la estimulación», dice por su parte la sexóloga Courtney Cleman. “Cuando pensamos en el flujo de sangre, generalmente pensamos en una erección masculina. Pero las mujeres tienen «erecciones» de su órgano del clítoris, y los edging crean una erección más fuerte tanto para hombres como para mujeres».

«Antes de nada, sé sincero con tu pareja porque puede sorprenderle bastante que no llegues en el momento en el que, se supone, has de hacerlo. Además, todo dependerá de las preferencias, pero Ossai recomienda: «Piensa en una luz verde y una roja. Cuando te acercas al orgasmo (la luz roja) deja de hacerlo por completo y deja que la energía sexual se calme un poco antes de comenzar de nuevo (luz verde). Si no quieres ser tan extremo puedes continuar tocando lentamente otras partes del cuerpo, lo que mantiene la energía sexual pero no tan fuerte, listo para volver al campo de batalla».

No existe un tiempo estimado de cuánto de tardarás en volver a tener el siguiente orgasmo. A veces pues ser que te tardes 45 minutos o dos. Esto es solo un juego de exploración más, indicado para experimentar placer.

Agencias

No olvides compartir en >>