Cúcuta, la ciudad fundada por una mujer celebra hoy sus 246 años

Cúcuta, la ciudad fundada por una mujer celebra hoy sus 246 años

Imagen de Las2orillas

El 17 de junio de 1773 en la actual Colombia, Juana Rangel de Cuéllar funda la ciudad de Cúcuta.

Cúcuta, oficialmente San José de Cúcuta, es un municipio colombiano, capital del departamento de Norte de Santander. Se encuentra situado en el nororiente del país, sobre la Cordillera Oriental de los Andes, cerca a la frontera con Venezuela. Cúcuta cuenta con una población aproximada de 750 mil habitantes 9​3​ tiene una longitud de 10 km de norte a sur y 11 de oriente a occidente. Está constituida por 10 comunas. Es el epicentro político, económico, industrial, artístico, cultural, deportivo y turístico de Norte de Santander.

Como capital del departamento, alberga los órganos gubernamentales del orden departamental como la Gobernación de Norte de Santander y la Asamblea de Norte de Santander. El municipio es cabecera del Distrito Judicial de Cúcuta, el cual tiene competencia sobre 27 municipios de Norte de Santander,10​ es sede del Tribunal Superior de Cúcuta que tiene administración en todo el departamento, además es asiento a nivel departamental para el Tribunal Administrativo, el Consejo Superior de la Judicatura y la seccional de la Fiscalía General de la Nación.

Juana Rangel de Cuellar (6 de octubre de 1649, Pamplona – 1736, Pamplona) fue la fundadora de la ciudad colombiana de Cúcuta.

A la edad de 23 años quedó huérfana de padre (1672), y se trasladó su vivienda a la Hacienda Tonchalá,(hoy corregimiento Carmen de Tonchalá) en compañía de Paula, su señora madre, quien falleció en 1694.

Fue poseedora de cuantiosos bienes, entre los cuales estaban el sitio de Tonchalá, que obtuvo por herencia de su tío, el sacerdote Alonso Rangel de Cuéllar; las Estancias El Rodeo, Cazadero, habida por bien hereditario paterno; Morantes, el Cerro de Magro, el sitio de Guaduas y el célebre sitio de Guasimal.

Fue, además, propietaria de numerosas cabezas de ganado y poseyó la casa solariega de Pamplona, donada por su hermano mayor.

La fundadora firmó escrituras de libertad de esclavos; entre ellas están otorgadas el 10 de noviembre de 1727, a favor de José, de 21 años; y en beneficio de los mulatos Teodora y José Prisio, y una última, en 1733, a favor de Inés Rafaela.

Emprendedora y dinámica, no se quedó a la zaga de sus vecinos terratenientes; el auge económico basado en la agricultura y la ganadería, y que se prolongó 40 años desde su llegada a Tonchalá, fue el principal motivo para que diferentes familias escogieran este lugar como el preferido para su vivienda.

Tonchalá y Guasimal lo tenían todo, menos lo más importante, Parroquia. Por el contrario, al otro lado del río Pamplonita, estaba el Pueblo Indio de Cúcuta, con parroquia, buena iglesia y cura doctrinero.

Pero allí los blancos no podían acceder con facilidad pues los indios del Pueblo de Cúcuta no lo permitían.

Por lo anterior y porque la parte ocupada por los blancos en su hacienda no es desmendro, a su patrimonio, Juana Rangel de Cuellar pensó en una donación legal y formal a los peticionarios de la parroquia.

A la avanzada edad de 84 años, se dirigió al Alcalde de Pamplona, para que junto con el escribano llegaran hasta su hacienda de Tonchalá para hacer ante ellos, representantes de la corona, donación de media estancia de ganado mayor, que sería de asiento a la parroquia y pueblo aledaño.

No estuvo el escribano y en su ausencia el alcalde Juan Antonio de Villamizar y Pinero, hizo sus veces. Así fue el sencillo nacimiento de la ciudad sin fronteras, el 17 de junio de 1733.

Siete vecinos aceptaron la escritura de donación, tres testigos y 17 personas notificadas como colindantes por las tierras donadas. El valor de la tierra donada fue 50 patacones, valor estipulado en el documento que con carácter de escritura pública firmó Juana Rangel de Cuellar.

Dos años después, -24 de junio de 1735-, asistió como madrina de un niño bautizado en la capilla de la naciente población, y un par de meses más tarde otorgó memoria testamentaria.

Acosada por los achaques de la edad, Juana Rangel de Cuellar fue llevada de nuevo a Pamplona, donde falleció en 1736.

Wikipedia

No olvides compartir en >>