Hace 197 años Antonio José de Sucre libró la Batalla de Pichincha

Hace 197 años Antonio José de Sucre libró la Batalla de Pichincha

El 24 de mayo de 1822, en las faldas del Pichincha, Antonio José de Sucre libra la hermosa batalla que dio libertad a Quito. Mientras los realistas se refugian en Quito, abandonando sus posiciones anteriores, el Ejército Libertador ha tenido que ascender hasta las alturas del volcán Cotopaxi y dormir recostado a sus paredes, cubiertas de nieves perpetuas.

Como la posición de los realistas en defensa de Quito los hacía muy difíciles de batir, el general Sucre tomó una determinación insólita: ordenó atravesar la ciudad de sur a norte, en horas de la noche, pero escalando los quebraderos del volcán Pichincha, a 4.600 metros de altura. A las nueve de la noche comenzó el ascenso, y a las ocho de la mañana estaban los audaces aventureros en la cima del Pichincha. Abajo estaba Quito; y sus pobladores, unos 60.000, iban a ser testigos de la batalla que les daría la libertad.

Este enfrentamiento armado que tuvo lugar, el 24 de mayo de 1822, en las cercanías de Pichincha (en la actualidad, en la provincia homónima de Ecuador), y que supuso el principal avance en la liberación de Ecuador del dominio español. Fue el resultado del fracaso de las conversaciones de paz con el nuevo gobierno constitucional español, de signo liberal, que se negó a aceptar la emancipación, al igual que antes lo habían hecho los absolutistas. Tras la caída de Venezuela en poder de Simón Bolívar, el mariscal Antonio José de Sucre, fiel lugarteniente del Libertador, acudió en ayuda de los sublevados contra los realistas del puerto de Guayaquil, a los que venció en Yahuachí (1821). Al año siguiente, en Pichincha, se produjo el combate entre las tropas independentistas del mariscal Sucre y las tropas del jefe realista José Aymerich, a las cuales vencieron. Con esta victoria, se completó la independencia del territorio que constituía la República de la Gran Colombia, se abrieron las puertas de Quito y se hizo posible la liberación del Perú.

Designado Sucre, para mandar el ejército que debía libertar el Departamento de Quito de la dominación española, desplegó allí singulares dotes de administrador, de político y de capitán, y por una de las más bellas campañas que registra la historia militar del Nuevo Mundo completó la independencia de Colombia con la victoria de Pichincha, obtenida en las faldas del volcán de este nombre, no lejos del campo de batalla donde el último de los Pizarros venció y dió muerte al primero de los Virreyes españoles, que intentó proteger los derechos de una raza infeliz víctima de la conquista. Después de dominar, no sin grandes esfuerzos, la brava resistencia de los Pastusos obstinadamente adversos a la causa de la República, Sucre se trasladó a Lima en desempeño de una misión diplomática, que, en verdad no pudo ser confiada a persona más competente, como lo probaron luego los resultados obtenidos. Nada menos que su tino y discreción, su entereza de carácter y su independencia de juicio fueron necesarias en aquellas circunstancias para sacar avantes los intereses de la causa independiente, comprometida y aún puesta en último lugar por las intrigas, las ambiciones desapoderadas y las rivalidades de círculo en que a la sazón hervía la capital del antiguo virreinato. De allí marchó al Sur a cooperar, al frente de una división colombiana, á las operaciones de la campaña de Intermedios dirigida por el general Santacruz, y aunque previó en tiempo el vergonzoso desastre que necesariamente debían producir las numerosas faltas y errores cometidos por este jefe, sólo le fue posible salvar las tropas de su inmediato mando, con lo cual prestó al Perú y a la América entera un gran servicio, pues esas tropas fueron la base del nuevo ejército que debía reparar más tarde tanta ineptitud y desconcierto. Encargado luego del mando de ese mismo ejército por la ausencia del Libertador, que después de la victoria de Junín se trasladó a Lima, maniobró por largos meses al frente del ejército español, hasta llevarlo al memorable campo de batalla donde aquel terminó su carrera.

El escenario será el Fuerte Militar Calderón, en donde se ejecutarán tres actos. El primero será condecorar a quienes han cumplido con un destacado trabajo en la institución, el segundo será la imposición de la insignia La generación de la victoria y el tercero es una evocación de la batalla a cargo de un estudiante del colegio militar Abdón Calderón.

Víctor López, del departamento de comunicación de la Tercera División de Ejército Tarqui, detalló que la insignia La generación de la victoria será un homenaje a los héroes que brindaron su contingente para la Guerra del Cenepa ocurrida en 1995. Aquí quienes recibirán el homenaje serán los representantes de cada uno de los cargos, desde soldado hasta general. Esto como una manera de rendir tributo a quienes ofrendaron su vida por la patria.

El 24 de Mayo es considerada una fecha cívica nacional con feriado en todo el país. Este año el feriado pasa al viernes 27 para tener un puente vacacional que no será recuperado otro día por parte de los trabajadores del sector público. (JGJ) (I).

El Tiempo Ecuador/Agencias

 

24 de mayo de 1822: batalla de Pichincha. Este combate calificado de definitivo en la gesta emancipadora suramericana; en particular, de Quito, tiene en el general de Brigada, reconocido por el Libertador Simón Bolívar como Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, su máximo líder político, militar y estratégico.

Su ejército libertario después de atravesar  abruptos caminos llegan a las 8.00 de la mañana del día 24 a las alturas del Pichincha;  a las 9.30 de la mañana la compañía de cazadores del batallón Paya, que se hallaba en reconocimiento tomó contacto con la división realista, que marchaba por la derecha de los patriotas, a ocupar las posiciones que éstos tenían en su poder. Se inició el combate, y poco después llegó el batallón Trujillo, seguido de dos compañías del batallón Yaguanchi, lo que auguraba la victoria.

En horas del mediodía ya el general Sucre obtenía la victoria. Con esta victoria del general Sucre toma posesión de todo el departamento y capturó a 1.100 prisioneros de tropa, 160 oficiales, 14 piezas de artillería, 1.700 fusiles y abundante material de guerra de todos los tipos. Los realistas tuvieron 400 muertos y los patriotas 200.

Con la liberación de Quito en Pichincha se aseguraba la independencia de todas las provincias adscritas a la Real Audiencia de Quito

No olvides compartir en >>