Tal día como hoy nació Omar Vizquel: "Manos de Seda" cumple 51 años

Tal día como hoy nació Omar Vizquel: «Manos de seda» cumple 52 años

«Manos de Seda» podría convertise en el segundo venezolano en llegar al Salón de la Fama de las Grandes Ligas. Foto: Agencias

Venezuela se ha caracterizado por exportar peloteros a las Grandes Ligas, en especial en la posición del campo corto, tal es el caso de Omar Enrique Vizquel González, quien hoy cumple 52 años de edad. El caraqueño jugó durante 24 temporadas en el mejor béisbol del mundo, donde resaltó con su impecable defensiva, y podría convertirse en el segundo venezolano en ingresar al Salón de la Fama de Cooperstown.

Vizquel, conocido también como el ”Manos de Seda», deslumbró desde muy temprana edad (10 años) sus cualidades con el guante en las paradas cortas, al punto de que algunos peloteros profesionales retirados iban al estadio de Los Chaguaramos para verlo. Tal es el caso de Teodoro Obregón, ex campocorto del Valencia Industriales y de los Leones.

A los 16 años de edad Vizquel fue firmado por el buscador de talentos Manny Martínez. Acompañado de su padre fue hasta las antiguas oficinas de los Leones, ubicadas en la avenida Victoria, para estampar la firma. El muchacho se mostraba feliz por lograr su meta de ser profesional e intentar algún día convertirse en modelo para los niños, tal como lo fue para él David Concepción, personaje que a juicio del padre influyó de manera especial en su crecimiento como beisbolista.

El torpedero desconocido saltó a la grama corta en un repleto estadio “José Bernardo Pérez” de Valencia, el 31 de octubre de 1984, siendo el debut profesional con los Leones del Caracas del joven caraqueño, que se fue en blanco en tres turnos. Su primer juego en el Estadio Universitario lo disputó el 1 de noviembre del mismo año 84 ante las Águilas del Zulia. Tampoco tuvo suerte en dos visitas al plato. Vizquel utilizó el número 4 en su camiseta.

El novato nacido en 1967, era tan ignorado en la pelota criolla, que en algunos medios impresos escribían con errores su apellido (“Bisquel” o “Vasquel”). Al poco tiempo, ya los periódicos mencionaban en sus titulares las actuaciones del muchacho que practicaba en su infancia en el Parque del Este.

El 8 de noviembre de 2007 fue el último partido con los melenudos de Vizquel, tras 12 años de ausencia para despedirse de la fanaticada Venezolana. El dorsal 23 de los capitalinos ligó par de imparables y una anotada. En su último turno en nuestro circuito conectó un sencillo, en la victoria 4-3 de los Leones sobre las Águilas del Zulia. Luis Aparicio, Andrés Galarraga fueron algunos de los expeloteros que estuvieron presente en el Universitario en su partido de despedida.

Su debut en Las Mayores

El 3 de abril de 1989 hizo su gran estreno en la Gran Carpa con los Marineros de Seattle, donde jugó por cinco campañas dejando un promedio de bateo 220, .247, .230 y .294 (1992 y 1993). Vizquel pasó a los Indios, donde hizo dupla con el segunda base Roberto Alomar, llegando a ser una de las más efectivas combinaciones defensivas de todos los tiempos (1999-2001).

«Manos de Seda» tuvo que ser operado de la rodilla en 2002 para reparar un cartílago. Sólo jugó 64 juegos en 2003 y debió ser nuevamente operado. En 2004 tuvo una temporada ofensiva exitosa con .291 de promedio en 148 Juegos. El 31 de agosto de ese año, bateó 6 hits en siete oportunidades, empatando el récord de la Liga Americana de más hits en nueve entradas, participando en la derrota 22 a cero de los Yankees.

En la temporada siguiente firmó con los Gigantes de San Francisco. El 13 de mayo del 2007, Vizquel realizó el doble play número 1.591 batiendo el récord de por vida en la mayores que estaba en poder de Ozzie Smith.

El 3 de julio de 2007 Omar Vizquel participó en su juego No. 2500 de las Grandes Ligas, convirtiéndose en uno de los tres jugadores en toda la historia en superar esta marca de juegos jugados. El domingo 25 de Mayo de 2008 a sus 41 años, Omar Vizquel se dio el lujo de jugar una doble cartelera para romper el récord de la máxima leyenda beisbolística de su país Venezuela, Luis Aparicio, al cumplir la cantidad de 2585 partidos como campo corto.

Vizquel vistió por dos temporadas (2010-2011) la camisa de los Medias Blancas de Chicago, donde lució el número de Luis Aparicio en su espalda, tras recibir el consentimiento del zuliano para usar el 11. El nacido en Caracas usó el dorsal 13 en la MLB, debido a la admiración que sentía por David Concepción. El 3 de octubre de 2012, Omar a sus 45 años se retira de la Gran Carpa con los Azulejos de Toronto, siendo el último jugador de posición nacido en la década de los 60 y el último debutante en la década de los 80.

Durante su carrera obtuvo 11 Guantes de Oro, nueve de manera consecutiva (1993-2001). En ambas ligas ganó este galardón. Bateó 2.877 hits, dejando un promedio de .277, con 80 jonrones, viendo acción en 2968 partidos. El criollo fue electo a tres Juegos de Estrellas (1998-99 y 2002).

Vizquel jugó béisbol durante 28 años (Venezuela y Estados Unidos), sin embargo en las Grandes Ligas nunca pudo ganar un anillo a pesar de haber llegado a disputar dos Series Mundiales con la «Tribu»(1995 y 1997). Es uno de los tantos peloteros que tuvo una brillante carrera individual en Las Mayores, pero que no logró ser campeón. En la pelota rentada alcanzó par de títulos (1989-1990 y 1994-1995).El 21 de junio de 2014, es incluido en el Salón de la Fama de los Indios de Cleveland.



Fue primero magallanero que caraquista
El grandeliga confesó que desde pequeño era magallanero porque su familia era de Valencia, pero que pasó a ser caraquista luego de que un primo lo llevara a una práctica del Caracas, y se colocara por primera vez el uniforme del equipo capitalino. «No era caraquista. Todos mis tíos eran magallaneros, y también mis primos. Cuando me llevaron por primera vez a la práctica de los Leones, allí comenzó a gustarme ser caraquista”, admitió Vizquel.

Su vida amorosa
Vizquel reveló haber sido infiel en su primer matrimonio. «Fui infiel, por eso se produjeron cambios bruscos en mi vida. Por ahí se vinieron muchos problemas de mi separación. No soy un santo, pero he aprendido a manejar las tentaciones».

El venezolano, padre de dos hijos, relató que tuvo problemas para ser padre por segunda vez, por lo que hace nueve años decidió, junto a su ex esposa, adoptar a su segunda hija quien ocupa parte muy importante de su vida. A sus 47 años se vuelve a lanzarse a las aguas, esta vez con la zuliana Blanca García. A la boda asistieron Miguel Cabrera, Carlos González, Aníbal Sánchez, entre otros.

Sus otras pasiones
El eterno bigleaguer es un apasionado por la música, el arte y la cocina. A Vizquel le encanta la salsa, que compartió escenario con Oscar D´ León. El caraqueño también ha pintado varios cuadros que han sido expuestos en algunas galerías, además de ser un excelente cocinero.

Él mismo ha confesado que nunca estudio artes y ha aprendido gracias a la práctica. Pero la forma como maneja los trazos y los tonos en sus cuadros ha llamado la atención no sólo de Vizquel, sino de muchas personas que piden sus obras. Además ha desarrollado con mucho empeño, el arte de esculpir, obteniendo también reconocimientos por parte de varios críticos.

En su casa tiene su habitación particular donde en sus ratos libres se sienta a divagar y a crear sueños que se convierten en grandes obras.

Se mantiene ligado al béisbol
“Manos de Seda” se desempeña como coach de primera base de los Tigres de Detroit desde el 2014, tuvo este año la oportunidad de estrenarse como mánager, al dirigir a la selección nacional en el Clásico Mundial, donde llegó hasta la segunda ronda del evento. Vizquel jugó los primeros tres clásicos, y en este cuarto fue parte del cuerpo técnico, siendo el estratega.

El campocorto con más apariciones en Grandes Ligas (2.709) obtuvo encabezó 156 votos (37%) en su primera año en la boleta para ingresar de la Fama de  Cooperstown.  Omar Vizquel es actualmente el mánager de  la filial de Clase-A de los Medias Blancas de Chicago en Winston-Salem.

Alberth Piña

Noticia al Día

No olvides compartir en >>