Suspensión del diálogo amenaza con agravar "crisis" en Nicaragua

Suspensión del diálogo amenaza con agravar «crisis» en Nicaragua

La suspensión del diálogo entre el gobierno de Daniel Ortega y la oposición, sin consenso sobre la democratización ni el adelanto de las elecciones de 2021, amenaza con agravar la «crisis» que vive Nicaragua desde que estallaron las protestas hace un año, estimaron este jueves analistas.

La insistencia del gobierno de “mantenernos en esta camisa de fuerza (crisis) hasta las elecciones del 2021, nos va a llevar al despeñadero económico”, advirtió el analista y exdiplomático Mauricio Díaz.

Las conversaciones cerraron el miércoles con acuerdos parciales, en los que el gobierno se comprometió a liberar a todos los opositores presos con el apoyo del Comité de la Cruz Roja Internacional (CCRI).

También prometió restituir las garantías constitucionales que fueron suprimidas durante la «crisis», como el derecho a la protesta, la libertad de prensa y cesar las detenciones ilegales.

Sin embargo, “el gobierno no aceptó el adelanto de las elecciones y ningún punto de los que nosotros planteamos” sobre democratización y justicia para las víctimas de la represión, explicó el economista Juan Sebastián Chamorro, de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), que participó en las negociaciones.

Esos temas eran clave para evitar las sanciones internacionales que pesan sobre la administración de Ortega, un exguerrillero de 73 años que gobierna desde hace 12 años bajo acusaciones de «nepotismo, corrupción y totalitarismo por parte de la oposición».

La situación estalló en abril del 2018 cuando una protesta contra una reforma al seguro social devino en una demanda de salida del Ortega por la represión que ejerció contra los manifestantes.

La represión dejó al menos 325 muertos, cientos de detenidos, más de 50.000 exiliados y el cierre de una docena ONG y medios críticos al gobierno.

EFE

No olvides compartir en >>