Un ruido inmenso y una humareda pavorosa estremecieron a la ciudad del sol amada hace 50 años: Especial de Wolfgang R. Vicent Vielma

Un ruido inmenso y una humareda pavorosa estremecieron a la ciudad del sol amada hace 50 años: Especial de Wolfgang R. Vicent Vielma

En el año 1929 los hidroaviones que cubrían las rutas aéreas desde el terminal del Buen Maestro en Maracaibo dejaron de surcar las aguas del lago y los cielos marabinos para dar paso al aterrizaje y despegue de aviones desde el nuevo aeropuerto de Grano de Oro. Esta infraestructura aeroportuaria contaba con una pista de aterrizaje principal, más dos pistas adicionales que no llegaron a utilizarse; incluso se contaba con el despeje de esas dos vías. Este dato es muy importante al considerar el trágico evento que cuarenta años después ocurriese en ese aeropuerto.
La población maracaibera al mediodía del 16 de marzo de 1969 es sorprendida por la gran explosión y la gigantesca humareda que se presentan al noroeste de la ciudad; las emisoras de radio transmiten las primeras informaciones: se trata de un terrible accidente aéreo que se ha producido en las inmediaciones del aeropuerto de Grano de Oro: el avión de Viasa un DC-9-30, siglas YV-C-AVD vuelo 742 a las 12:20 pm. en dirección a Miami, a su despegue del aeropuerto no logra elevarse lo suficiente, golpea a unos postes de electricidad, se rasga el tanque de combustible, se incendia y se precipita a tierra. En su fatal caída perecen los 84 ocupantes del avión y 71 habitantes de Ziruma y El Naranjal. Además de ello el accidente dejó más de cien heridos.
Informaciones posteriores que trataron de explicar las causas del accidente, mencionan ciertas circunstancias, principalmente sobrepeso del avión y la poca extensión de la pista. Otro es el presunto despegue de la nave que no se hizo desde la cabecera de la pista, lo que restó espacio para que el avión pudiese alzarse en vuelo. Modestamente queremos introducir una hipótesis desde el punto de vista de la Meteorología Aeronáutica, como causal del desastre. Los vientos de Maracaibo son predominantemente de dirección nortesur, la pista por donde despegó el avión es dirección noreste. Para que un avión despegue sin mucha dificultad y con ayuda del viento debe hacerlo de frente a la dirección del viento (viento en cara o de cara al viento), lo contrario es “viento en cola” que es negativo para el despegue. El viento cruzado desvía el despegue.
Como se indicó al principio, inicialmente el aeropuerto contaría con tres pistas de aterrizaje y despegue. Una de esas pistas era de mayor longitud y prácticamente en dirección de despegue norte franco. De haber estado operativa esta pista y en consideración a la dirección predominante de los vientos (viento en cara hacia el despegue), ello hubiese facilitado enormemente el proceso de despegue de los aviones en ese aeropuerto y tal accidente no hubiese ocurrido. Un ejemplo sencillo del vuelo con viento en cara es el vuelo del papagayo (petaca se le llama en Zulia).
A la fecha del desastre de Grano de Oro, eran pocos los que recordaban la tragedia de la noche del 8 de agosto de 1937 cuando zozobró la piragua Ana Cecilia en el Lago de Maracaibo en vía hacia Cabimas, en la que era considerada la peor tragedia del Zulia con más de 100 fallecidos. Otro accidente más terrible, aunque no afectó a la familia venezolana, fue el del avión de matrícula colombiana de la West Caribbean un MD-82 la madrugada del 16 de agosto de 2005 que al perder sustentación se precipita a tierra en la zona de Machiques al suroeste de Maracaibo, con un saldo de 160 personas fallecidas. Son situaciones que deben ser atendidas y comprendidas dentro del campo de la prevención y la educación en emergencias y desastres, puesto que las amenazas o eventos adversos, tanto de carácter natural como tecnológico estarán siempre presentes y que la vulnerabilidad es una construcción humana y es factible su control.
(*) Wolfgang R. Vicent Vielma
Trabajador de la Casa de Nuestra América José Martí y Profesor de la UNEFA en el área de Administración de Desastres.

 

No olvides compartir en >>