“El Camino”: Sociedad espírita que responde los llamados del más allá

“El Camino”: Sociedad espírita que responde los llamados del más allá

Foto: Mysol Fuentes

Fundación Social Espírita “El Camino” es una institución sin fines de lucro donde se imparten clases de espiritismo como filosofía, doctrina y ciencia desde 1985

La tarea arriesgada de hacer espiritismo emana una apertura a las puertas del más allá que puede simbolizar la perdida de la llave para poder cerrar el portal.

Es ideal cuestionar ¿de qué se trata el espiritismo? El espiritismo responde a las cuestiones fundamentales de nuestra vida: ¿Quién soy? Antes de nacer, ¿qué era yo? Después de la muerte, ¿qué seré? ¿por qué estoy en este mundo?

El espiritismo es una doctrina revelada por los espíritus superiores a través de médiums y codificada por un educador francés conocido como Allan Kardec, en el año 1857. Surgió en Francia, hace más de un siglo.

Sin embargo, la misma tiene tres etapas: Religiosa, filosófica y científica. Al respecto, la vidente Alina Barboza expresó a Noticia al Día una documentada entrevista, donde nos mostró la ventana del mundo espiritual y las diferentes comunicaciones que se pueden tener con las aproximaciones reencarnadas. Asimismo, relató todas las actividades y estudios que se realizan en “El Camino”.

“Las personas que se acercan aquí es por situaciones en su hogar o afecciones de salud. Empiezan a padecer molestias, los médicos le realizan exámenes, chequeos rutinarios y no detectan qué tiene la persona. Cuando vienen aquí le damos una orientación de lo que somos, lo que hacemos, para que no nos confundan con tabaquismo, santería o brujería. Muchas veces estos entes llevan a causar molestias, perturbaciones entre los que estamos reencarnados”, dijo Aliana Barboza

Cuando una persona llega a la sede espirita «El Camino» siente que la energía cambia,  pueden transportarse a un ambiente tranquilo o pueden ser foco sensorial. Abres la puerta y caminas por el pasillo que lleva al salón de consultas, alrededor de cinco personas se sientan en semicírculo como punto intermedio al consultante. Con la luz tenue solo sientes un silencio que invade de expectativas tus sentidos, empieza a palpitar aceleradamente tú corazón. Al cerrar los ojos mientras hacen una oración puedes percibir la presencia de algo fuera de lo común, una energía que no es de este mundo y que debes aprender a identificar.

Siguiendo con los temas desarrollados por el autor Allan Kardec, se conoce que creó obras como El libro de los espíritus (1857), El libro de los médiums (1861), El evangelio según el espiritismo (1864, El cielo y el infierno (1865), La Génesis (1868), entre otras cadenas de obras de aprendizaje para los estudiosos de la doctrina espírita.

Existe diversidad de filosofías espirituales, pero el espiritismo como tal es uno solo. “El espiritismo no es fumar tabaco o montar altares, eso se llama espiritualismo, porque tienen contacto con seres espirituales. Aquí no hay altares, no hacemos rezos, aquí no damos ramazos, ni bañamos con agua de ningún tipo”, aseveró la vidente.

El espiritismo se concibe como una filosofía porque, a partir de los fenómenos espíritas, ofrece una interpretación de la vida, respondiendo a cuestionamientos como “de dónde hemos venido”, “qué hacemos en el mundo. Toda doctrina que da una interpretación de la vida, una concepción propia del mundo, es una filosofía.

Las salas y su significado

En consecuencia, hay tres salas de trabajo en el instituto espirita: La primera es la sala donde Antonio Boscán, doctor en filosofía, dicta charlas que orientan sobre el espiritismo.

La segunda es la sala de “Sanación”, donde se tratan a personas que vienen con problemas físicos. La persona da cuenta de la enfermedad no sólo desde el aspecto del padecimiento orgánico, sino principalmente, de todo aquello que el individuo siente y experimenta (como padecimiento existencial) desde lo psíquico y lo espiritual.

La tercera sala es de “Desobsesión” porque se tratan a personas que han sido afectadas por acercamientos espirituales. Se dedican en reuniones específicas dentro del centro espírita, al delicado problema de la obsesión, creciente problema de las manifestaciones. “Estas entidades espirituales son capaces de no hacerse sentir o de hacerse sentir, causando problemas, discusiones, y continuos eventos extraños en las casas, trabajos y llevando a la persona a una obsesión”, comentó.

En todas estas salas hay un director que ayuda a coordinar los médiums que están trabajando. Si está permitido que el espíritu se comunique a través de un médiums, se escucha al dialogador preguntando: ¿Por qué está cerca? ¿Por qué lo está haciendo? Muchas veces estos espíritus no saben que están muertos y ya no pertenecen a este mundo, siguen entre la familia y conocidos quedando esas energías que sienten que no pueden dejar.

“Uno confirma estás facultades cuando se desarrolla la media unidad, lo que uno siente, escucha y observa. Cuando se determina que la persona ya no está siendo perturbada pasa a la sala de sanación”, expresa Barboza.

Por otro lado, en esta sala también se da la incorporación. La materia se prepara para recibir a los espíritus buenos o malos que expresarán comunicaciones, indicando posibles soluciones para sanar la afección encadenada que tiene la persona, o responder interrogantes según el caso. También se hacen operaciones espirituales a través de la energía, sin ningún tipo de material quirúrgico. “El médium que está incorporado trabaja a través del magnetismo, sin ningún tipo de tocamiento y va explicando lo que va haciendo”.

En el lugar se coloca una jarra de agua con unos vasos para recibir “fludificación” cuando se termina la sesión, ayudando al organismo a purificar.

Las personas que se han atendido o los que desean conocer un poco más la doctrina acuden a las conferencias o charlas, otros se inscriben en los cursos básicos de espiritismo que se realizan los días sábado, que pueden durar hasta más de un año.
“En el básico hablamos del libro de los espíritus, la doctrina y filosofía porque hay más de 800 preguntas que se le hacen a los espíritus y las respuestas. En ese planteamiento se habla desde la creación de la vida encarnada, y ellos dan respuesta. Seguido del libro de médiums que es canalizado para las personas que tiene facultades y los que tengan sensaciones para luego pasar al estudio del evangelio según el espiritismo”, indicó.

La base doctrinaria que tiene esta escuela es de evangelizar con valores y principios dictados por Jesucristo, no como religión sino como estudio de la ciencia. “Acá no hay adoración de imágenes, aquí aceptamos a todas las personas con diferentes niveles de creencia, siguiendo la moral de Jesús”.

El Desdoblamiento

La facultad de desdoblamiento se da según la práctica o desarrollo, la persona puede tener un desdoble consiente e inconsciente, visualizándose en un lugar o espacio. “Esto es por causa de tú espíritu, puedes estar en un lugar y transportarte hasta en tiempos diferentes, según el crecimiento espiritual de la persona o materia”, según Alina.

La Psicografía

La psicografía es transmisión del pensamiento de los espíritus por medio de la escritura trazada por la mano de un médium sobre una hoja. La mano es el instrumento; pero su alma, o el espíritu encarnado en la materia es el intermedio para dar mensajes importantes.

La mediúmnidad de la psicografía es perfectamente aceptada como un don de Dios, y que todos los espíritus encarnados pueden desarrollar, no es un privilegio de unos pocos. Allan Kardec la utilizó para recibir mensajes de los espíritus en la Tercera Revelación Espirita dictada por los espíritus.

El Hilo de Plata

Mientras estás vivo se mantiene el hilo de plata. Una vez que el cuerpo fallece y hay desprendimiento completo, el hilo se va difuminando de 24 a 48 horas, quedando en el mundo del plano espiritual.

El plano espiritual es infinito, dependiendo del nivel de evolución espiritual de cada ser. “Cuando uno desencarna, pasa por algo que se llama umbral, en ese sentido de desencarnación se pasa por una etapa de turbación. Dependiendo de la evolución espiritual, la turbación será más larga o más corta, más superable, menos superable”.

En este orden de ideas, Alina Barboza explica que dependiendo de la vida que las personas han tenido y las conductas, el umbral será más dramático o más pasable. “Estos espíritus que quedan penando pueden pasar años en poder entrar a la clínica o hospital espiritual”. Mientras el espíritu se da cuenta de sus errores y se pueda arrepentir, “No es igual el umbral de un asesino, al de una persona que ha tenido otro tipo de pecados”.

“En el mundo espiritual no se descansa”

Las almas que no han superado las etapas, deben seguir aprendiendo ayudando a otras almas y de esta manera evolucionando, preparándose para la siguiente reencarnación. “Mientras no se supere la etapa espiritual verdadera hay que seguir reencarnando para superar los errores del pasado. Si tú no sufres no hay aprendizaje, se debe sufrir para alcanzar los propósitos espirituales para limpiar vidas pasadas”, argumenta la médium.

El mundo espiritual se maneja por energías. “A veces vamos a lugares en donde la energía es consumida por espíritus malignos, al igual que algunas personas. Todos tenemos un aura magnética que es la energía que una persona exterioriza”.
Del mismo modo, hay espíritus que hacen daño y afectan, debilitando los sentidos y haciendo sentir diferentes malestares.

Las obsesiones espirituales te pueden llevar hasta la muerte

En el caso de las obsesiones, si no se tratan a tiempo, las personas pueden morir llevándola a un posible suicidio o a una esquizofrenia. “Es un martirio que le hacen los espíritus a la persona. El ejemplo de estos casos son las veces que me decían tómate esto, mata a aquella persona”. Esto también es resumido como deudas de otras reencarnaciones y estas aproximaciones se ensañan en la persona para llevarla a la locura.

Los casos de obsesiones violentas han elevado la tasa de suicidio que al final se convierten en subyugaciones cuando el espíritu maneja el cuerpo del reencarnado, “lo va arropando tanto que toma gran poder, generando fluidos de manejo”.
Las personas tienen facultades y deben aprender cómo defenderse acercándose a Dios. Todos nacemos con un ángel protector o un guía protector al que le debemos hacer caso. Los seres humanos dejamos de un lado la intuición, es esas voces que nos están diciendo lo que está bien y lo que está mal.

La Sociedad Espirita “El Camino” desde el 16 de febrero de 1985, ayuda a las personas para que puedan deshacerse de esos yugos con la parte de sanación. Las personas que visitan esta institución deben haber ido previamente al médico para poder realizar una entrevista siguiendo al mismo tiempo el tratamiento médico o indicaciones, según el diagnóstico. Está ubicada en el sector Valle Frío, calle 80, número 3- F35. Teléfonos: (0261) 793.01.95 y (0426) 236.33.32.

Existe la comunicación con las almas y la transportación mental o espiritual a los diferentes tiempos y espacios de la vida, a través de esta comunicación se le permite al ser físico detectar lo que en su vida a quedado incógnito o sin manifestarse o conocerse, con interrogantes suspensivas de qué? quién? y por qué está conmigo?

Johsué Morales
Fotografías: Mysol Fuentes
Noticia al Día