¿Cómo se come la moringa? Aquí las recetas que no te esperabas

¿Cómo se come la moringa? Aquí las recetas que no te esperabas

Su nombre de origen; Moringa oleifera, es un árbol originario en determinadas regiones de Asia y África, con capacidad de adaptación a territorios de climas calurosos. Las diferentes estructuras de la planta (hoja, raíz, corteza, flores, vainas…) se consumen. Muchas personas lo hacen por sus propiedades nutritivas y en la mayoría de los casos; como un simple complemento, la forma más conocida para consumirla es en té, pero lo que no saben es que la Moringa también puede ser un ingrediente del cual no puede faltar en sus comidas.

Las hojas tienen más betacarotene que las zanahorias, más proteínas que las arvejas, más vitamina C que las naranjas, más hierro que la espinaca, y tanto potasio como las bananas. Las semillas se pueden comer como maní o pueden ser utilizadas para hacer aceite. Con todas estas propiedades, moringa es un medio para combatir la malnutrición y la pobreza en los países en desarrollo, por ejemplo en  la India, el zumo de la hoja de moringa se consume como bebida suplementaria o dietética para controlar y luchar contra la desnutrición.

La moringa es perfecta como guarnición de platillos de queso, carne, pescado o también con dos huevos estrellados para un desayuno nutritivo, sus hojas se comen como verduras crudas y frescas, bien sea en ensalada o cocidas, de forma muy similar a las espinacas y sus raíces se emplean como especia picante. Además da fruto en forma de vainas que, estando verdes, se pueden cocer y tienen gusto parecido a las judías o chauchas, cuando están maduras se hierven con un poco de sal, se abren y se extraen las semillas ya listas para consumir, de sabor parecido al garbanzo y también se pueden tostar.

 

Modo de preparación de sus vainas o ejotes verdes

Recoge varias vainas que estén verdes y suaves al tacto, corta la punta de ambas partes. La vaina tiene forma triangular y al cortar las esquinas con un tenedor de papas, se divide en tres partes. No hay que separar la pulpa de la cascara porque es muy frágil, una vez que se hayan separado las tres partes, procede a quitar las semillas que son amargas. Coloca las tiras de la vaina (con la cascara está bien) a hervir en agua con sal por algunos minutos. Cuando observes que están un poco transparentes por la cocción es cuando ya las debes sacar. Espera a que se enfríen, y con un cuchillo de manera sutil separar la pulpa de la cascara,  sofreír la pulpa en mantequilla hasta que queden doradas, saltearlas con ajo, polvorear con perejil, agregar queso al gusto y a degustar.

Con sus hojas puedes hacer un Omelet de moringa

Ingredientes

– 1 taza de hojas de moringa

– 2 huevos

– ½ cebolla

– ½ tomate

– 2 dientes de ajo

– Sal al gusto

Preparación

Lava las hojas de moringa y fríelas por cinco minutos con la cebolla rebanada, el ajo y la sal. Retira del fuego y reserva en un recipiente. Aparte, fríe los tomates y añádelos a la moringa frita. Revuelve la mezcla junto con los huevos y ponlos a cocinar.  Sirve caliente.

El papel de la  Moringa no se basa solo para fines medicinales, sino que es un ingrediente muy nutritivo del que puedes disfrutar en tus desayunos, almuerzos, meriendas y cenas.

Selene Ocanto Luna/ Pasante

 

Noticia al Día