Representantes del sector empresarial exigen decreto nacional de emergencia eléctrica

Representantes del sector empresarial exigen decreto nacional de emergencia eléctrica

Desde las 10:30 de la mañana representantes del sector empresarial se reunieron en las oficinas de la Cámara Inmobiliaria del estado Zulia para discutir la incidencia de los cortes eléctricos, el cierre de la frontera con las islas del Caribe y otros temas que aquejan al país, como un factor que afecta la operatividad de los empresarios en la entidad.

 

A la reunión asistieron el presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y producción Nacional (Fedecámaras), Ricardo Cusanno; su representante en los estados Zulia y Falcón, Franco Cafoncelli y Daniel Villa; la presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio) María Carolina Uzcátegui; el presidente de Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del Estado Zulia (Ucez), Elio Rivas; y el director de la Cámara Inmobiliaria, Carlos Alberto González.

Rivas detalló que desde su cámara han contabilizado “que hasta ayer apenas van 73 días del año  y se han presentado más de 365 cortes de luz o interrupciones del servicio, lo que en promedio equivale a cinco por día”. En este sentido, instó al presidente de la república, Nicolás Maduro, a decretar emergencia eléctrica nacional.

 

El representante de la Ucez se condolió con el pueblo ante la situación: “Un compresor para un aire acondicionado de 12btu cuesta aproximadamente 17 millones, eso equivale a 43.7 salarios mínimo, es decir que un trabajador tendría que estar 3.6 años laborando para reponer un compresor. El aparato nuevo de ventana que es lo más económico del mercado supone un inversión de 50 millones de bolívares, que equivalen a 107.40 salarios mínimos actuales. Lo que significa que tendríamos que trabajar 10.66 años para reponerlo”.

Por su parte, el presidente de Fedecámaras a nivel nacional, refirió que “las elecciones del 20 de mayo carecen de los recursos para garantizar la legitimidad. Lo que estamos oyendo en términos de propuestas electorales son muy similares a los que hoy no han impuesto”, por lo que la victoria del gobierno en la contienda electoral supondría la caída sostenida de la producción y calidad de vida del venezolano. “Si ganan estos pueden ser los tráilers de una película de terror que está por comenzar”

Justifico que “las consecuencias graves de los cierres de empresas que se inició en 2008 los vemos hoy en términos de productividad: Menos de un 50 por ciento del universo de empresas que habían en el 98, cuando teníamos cerca de 6.900.000”. Y agregó que la anarquía nacional obedece a la falta de lógica y coherencia en materia monetaria, fiscal y cambiaria.

 

Cusanno, para ilustrar la gravedad del panorama, añadió que “el nivel de productividad general en la empresa privada está en menos del 30 por ciento de su capacidad instalada”. Una de las soluciones, a su juicio es abrirse a la ayuda humanitaria de la comunidad internacional, aunque los gobernantes no muestren señales de procurar conexiones: “Venezuela no puede vivir aislada de procesos de integración. Hoy estamos fuera de la Comunidad Andina y somos relegados del Mercosur, lo que genera incomodidad para exportar e importar”.

Las consecuencias del cierre injustificado con las islas del Caribe

El presidente de Fedecámaras en Falcón, Daniel Villa, explicó que el cierre con las islas del caribe afecta a productores y  trabajadores. “El 70 por ciento del comercio de Punto Fijo está paralizado, hay 7 mil empleos que se pierden en el municipio Colina de La Vela de Coro”. También reseñó que 200 dos marinos, caleteros y trabajadores informales que tiene antecedes  ancestrales e histórico de negociación por más de 172 años pierden su sustento de vida.

“Según el gobierno cerraron el pasado cinco de enero porque mafias que trabajan con extracción de material estratégico llevaban su mercancía a estas islas. Pero tenemos información extraoficial de que esa situación está controlada y no vemos acciones para reaperturar”.

 

Al venezolano le cortan las alas, y esa es la creencia más ferviente del representante de Fedecámaras en el Zulia, Franco Cafoncelli. El enunciado lo evidencia al afirmar que «El cierre con Aruba, Curazao y Bonaire, en conjunto con el de la frontera con Colombia, representa el cierre de nuestras libertades ciudadanas. Nos cierran otra puerta para salir cuando queramos. El gobierno en vez de tomar medidas para solucionar, cada vez nos agrega más trabas».

Su exigencia madre radica en la necesidad de que el gobierno reconozca las fallas en sus políticas de gestión y se aboquen a mejorar la problemática del trasporte, el tema del efectivo, las fallas en el sistema de comunicación, los cierres fronterizos, los cortes eléctricos. Siendo este último el más crítico.

Cafoncelli  añadió que otro problema es el aumento de las alicuyas de los impuestos municipales. “Nos reuniremos por sectores para analizar la propuesta. En un contexto como este Venezuela no necesita un aumento, eso deberían bajarlo para que generen muchos más emprendimiento. Las empresas formales son las que pagan todos los impuestos, a diferencia de la informalidad que ronda el 70 por ciento”, puntualizó.

La fuga de capital humano

María carolina Uzcátegui aseveró que el país vive uno de sus momentos más oscuros, y reseñó que la diáspora representa uno de los mayores retos para el sector empresarial, incluso por encima de la falta de materia prima y capital. “Cualquier país al que se le vayan más de cuatro millones de venezolanos tiene que verse seriamente afectado porque la mano de obra calificada y joven que tanto tiempo y dinero nos ha costado formar está buscando otras oportunidades”.

En cuanto a la rama de las viviendas, el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, Carlos Alberto González, reseñó que su gremio trabaja con un 5 por ciento de producción. A lo que se suma los problemas de oferta y demanda, ya que los ciudadanos que se van, por la premura y necesidad, ponen en el mercado sus bienes a precios, que aunque son bajos para lo que significa el producto, no equivalen al precio real.

 

“No hay producción ni pública ni privada. De 80 mil viviendas que producía el sector privado en el año 2008, el pasado se lograron apenas 5 mil; y me atrevo a afirmar que no vamos a llegar a más de dos mil en un futuro cercano. Lo que es sumamente crítico si se toma en cuenta que tenemos un déficit estructural de al menos de millón y medio

Fotos: Carlos Robertson

Noticia al Día