Jesús Terán 'Chavín': "La gaita la defino como un terremoto que del suelo va al cuerpo"

Jesús Terán ‘Chavín’: «La gaita la defino como un terremoto que del suelo va hasta el cuerpo»

Jesús Terán Chavín

Es imposible poner la lupa sobre los nombres más icónicos de la gaita zuliana sin que entre la lista resalte el gran Jesús Terán ‘Chavín’, a quien no le bastó con ser la voz entonada de una generación de gaiteros de importante trayectoria, sino que también logra ser un ejemplo de lucha y superación ante las complicaciones, luego de aquel trágico 20 de septiembre de 1995.

Ese día su vida dio un giro cuando sufrió un Accidente Cerebro Vascular (ACV) que por un buen rato le arrebató su principal instrumento: la voz. Hoy ‘Chavín’ se encuentra más feliz y recuperado que incluso antes de aquel septiembre.

¿Cuándo y cómo nació tu pasión por la gaita?

Surgió hace ya casi 50 años, justamente cumplo ese número de trayectoria el próximo 2018. Aunque en realidad por profesión soy técnico electricista, me nació esa vena musical y gaitera; fue así como llegué al primer grupo que yo tuve: Los Azulejos. Después ingresé a la agrupación de Rincón Morales, pasé por Universidad de la Gaita unos tres años… hasta llegar a ser director de Cardenales del Éxito, algo que me honra mucho porque fueron 20 años con ellos. Hoy en día mi pasión por la gaita la defino como lo dice Luis Ferrer: “es un terremoto que del suelo va al cuerpo…”.

¿Cuál momento de tu carrera musical atesora más?

Una historia que pasó durante esa trayectoria, que es el haber sufrido el Accidente Cerebro Vascular (ACV), donde perdí mi voz por tres años, algo por lo que casi me suicido si no fuera por mi familia y amigos. Hoy en día agradezco a Dios porque debido a ese evento mi vida cambió dando un giro de 360 grados. Hoy las siglas A.C.V para mí significan “Amar, Cantar y Vivir”.

Así como también, atesoro numerosos viajes tanto nacionales como internacionales que hice gracias a la gaita.

¿Cómo cambió la vida luego del Accidente Cerebro Vascular (ACV)?

Ahora soy una persona muy humilde y sencilla, antes no tanto.

¿En qué te inspiras a la hora de componer una buena gaita?

Venezuela es mi principal inspiración. Musicalmente, no políticamente, para mí la política es para los políticos.

¿Qué otro género te llamó la atención además de la gaita?

La música venezolana en general, todo nuestro folklore, desde las danzas hasta el joropo.

¿Con qué instrumento de la gaita te identificas más?

Definitivamente el cuatro venezolano, pero ya no puedo tocarlo por problemas en la mano derecha que me dejó el ACV.

¿Qué es lo que más agradece de haber entrado al mundo de la gaita?

Siempre agradezco por la gaita misma y por los gaiteros, además de por todas las personas que gracias a que soy gaitero me reconocen y se acercan a mí para saber si estoy bien, mal, recuperado…

En varias oportunidades se ha mostrado muy agradecido con su familia, ¿qué peso han tenido ellos en este camino?

Mi familia es maravillosa, generosa, es todo. Sin mi familia ya yo hubiese desaparecido. Agradezco estar con “Chela”, mi esposa, mi ángel, mi compañera, quien siempre está pendiente de mí, me llama, me visita y pasamos largo rato en casa hablando. Por supuesto, también doy gracias a mi hijo Diego Luis y a mis excelentes cuatro hijas. Como dicen en inglés, “forever” (risas), la familia es “forever”. Son una de las razones por las cuales estoy recuperado, además de Dios y la Virgen María.

¿Cómo ha cambiado la dinámica para hacer gaita en estos tiempos de crisis?

En los años 80, 90 y hasta antes recuerdo que yo viajaba con Cardenales del Éxito y con Rincón Morales gaiteando todo el mes de diciembre, ahora no, los pasajes, la comida y el hospedaje son muy costosos. Además, quedan muy pocos empresarios; se han ido porque no les quedaban suficientes ganancias.

¿Qué le hace falta a la gaita actualmente?

Creo que le falta posicionarse más en estos días que quedan de la temporada 2017, tanto en las redes sociales como en los medios tradicionales; que se escuche más la gaita nueva, pero la vieja también (risas). Además, no solo la gaita en sí necesita mayor promoción, sino también los programas gaiteros como el de León Magno Montiel o los de Metrópolis 103.9.

Mencionaste que muchos de sus amigos gaiteros se han ido, ¿a qué personalidades de la gaita extraña más?

A todos mis amigos gaiteros que se fueron de este mundo, pero también a los vivos, como lo son Ricardo Portillo y Nelson Romero, que son mis amigos personales y me llaman todos los días, pero en verdad los extraño a todos.

¿Alguna vez ejerciste tu profesión como técnico electricista o siempre tuviste el foco en la gaita?

Me formalicé como técnico electricista, pero solo duré un año en ese trabajo, pues no me convenía, veía cómo el trabajo con electricidad acababa con tantos hombres y me retiré.

¿Qué mensaje les deja a los nuevos gaiteros basado en su experiencia dentro de esta larga trayectoria musical?

A los nuevos gaiteros les suplico que le pongan disciplina, constancia y perseverancia para enfrentar todo lo que los viejos gaiteros han hecho, de tal manera que la nueva generación pueda continuar con buen pie en este mundo de la gaita.

 

 

 

Gabriela Nava (Pasante)

Noticia al Día

No olvides compartir en >>