Intensas lluvias e inundaciones en Perú dejan 62 fallecidos

Intensas lluvias e inundaciones en Perú dejan 62 fallecidos

Perú sufre uno de los desastres naturales más devastadores de las últimas décadas. Las lluvias e inundaciones afectan a 20 de los 25 departamento. Al menos 51 personas han muerto, 72 resultaron heridas, 11 permanecen desaparecidas y más de 56.000 damnificadas, informaron las autoridades de ese país suramericano.

El Instituto Nacional de Defensa Civil informó que el fenómeno climático ha afectado a más de 546.000 personas, ha destruido casas y escuelas en todo el país. El Gobierno peruano decretó este jueves el cese de las clases en la capital Lima.

Según la Dirección de Salud de la región norteña de Piura, la cifra de personas afectadas por el dengue llegó a más de 1.200. Sin embargo, esto no incluye otros casos registrados en el interior del país, por lo que el número podría ser superior.

La población de Piura exige la atención por parte de las autoridades en cada una de sus regiones, ya que los niños son los principales afectados.

El mal tiempo en la región norte y centro del Perú provocado por el fenómeno climatológico El Niño volvió al país andino tendencia mundial en la red social Twitter, con la etiqueta #PrayForPeru, con más de 40.000 mensajes.

Debido a la falta de atención inmediata por parte del Gobierno peruano en las zonas afectadas, las inundaciones han provocado enfermedades en la población, así como el deterioro constante de las viviendas en esas localidades.

La emergencia climática que durante esta semana ha asolado varias regiones del norte del Perú se ha extendido al resto del país. Desde el miércoles, las abundantes lluvias y huaicos —riadas de agua, piedras y barro— también golpean zonas del sur y del centro, incluida Lima. El número de muertos llega a 62, 12 de los cuales han fallecido en los últimos tres días, según fuentes oficiales. El volumen de agua de mar que se evapora por las elevadas temperaturas (con picos de 29 grados centígrados desde enero) es altísimo y al condensarse en la sierra desata los temporales que sobrealimentan las cuencas de agua.

El temporal afecta las 24 regiones del país y ha causado más de 62.000 damnificados (14.000 de ellos en la norteña Piura), según informes oficiales. Hay 7.974 viviendas colapsadas, 1.231 kilómetros de carreteras destruidas, así como numerosos puentes inservibles y grandes extensiones de tierras agrícolas perjudicadas.

El río Rímac, que desemboca en el Pacífico luego de cruzar Lima y Callao, se desbordó en pleno centro de la capital e inundó monumentos como el Parque de la Muralla o la Alameda Chabuca Granda. También obligó a desalojar de emergencia el Palacio de Gobierno, donde estaba el presidente, Pedro Pablo Kuczynski.

El personal militar intervino los sótanos de la Casa de la Literatura —antigua estación de trenes de Desamparados, contigua al Palacio de Gobierno— y ayudó en el rescate de los libros en peligro. El caudal del Rímac ha puesto en peligro varios puentes y algunas avenidas se han vuelto intransitables por las inundaciones.

El río Huaycoloro, uno de los afluentes del Rímac, también se salió de su cauce, inundando la carretera Ramiro Prialé, vital para conectar Lima con el centro del país. Para no captar aguas con una elevada concentración de lodo, las autoridades decidieron cerrar las bocatomas de la cercana planta de tratamiento La Atarjea, que abastece de agua potable a la ciudad, y anunciaron la suspensión del servicio en 27 distritos de la capital, que se normalizará a medida que los residuos bajen.

Telesur/El País