Cuando se nos muere el Brayan la muerte tiene ritmo de perreo

Cuando se nos muere el Brayan la muerte tiene ritmo de perreo

La muerte es una despedida, para algunos eterna, para otros momentánea, pero es un adiós al fin. Sin duda el adiós más triste que podamos experimentar en la vida. Hay luto, se guarda silencio, la bulla molesta y las risas también. Pero ¿qué pasa cuando se nos muere el Brayan?

El video de una marcha fúnebre se ha hecho viral y no porque el muerto en fin haya sido un personaje de interés público, sino por lo peculiar de su despedida. Se murió el Brayan y esto no es motivo de tristeza, a menos no de la tristeza como la conocemos la mayoría de los mortales. Cuando se nos muere el Brayan las lágrimas se reemplazan por aguardiente y los abrazos por “perreo”.

La filmación muestra un féretro en el medio de la calle, sostenido por dos motocicletas y con encima un par de jóvenes a las que le tiran agua y bebidas mientras «perrean» vistosamente y exhiben hasta su ropa interior al ritmo de la canción ‘Tumba la casa’.
El peculiar video del rito fúnebre -subido en internet con el título «cuando se nos muere el Brayan»- se cree que fue filmado en Caracas, en las inmediaciones del Cementerio del Este, ubicado en La Guairita.

Es un tipo de práctica usual en las zonas periféricas de Medellín o Caracas, donde a los muertos se les «baila». Si el fallecido era conocido por sus acrobacias armadas, se le despide con ráfagas de tiros al cielo; si era un muchacho sin mácula judicial, el ritual puede incluir una parada en una cancha para jugar una partida con la urna.

La muerte tiene ritmo, la mayoría de las veces es el sonido del silencio, pero cuando es la de El Brayan su ritmo es el perreo.

Maidolis Ramones Servet

Foto archivo

Noticia al Día