Fiscalía del Ministerio Público reconstruyó la muerte de la estudiante Ana Sofía en el liceo Martín Lutero

Fiscalía del Ministerio Público reconstruyó la muerte de la estudiante Ana Sofía en el liceo Martín Lutero

Funcionarios del Cpbez custodiaron la entrada del plantel educativo.

Funcionarios del Cpbez custodiaron la entrada del plantel educativo.

Este miércoles la Fiscalía del Ministerio Público realizó la reconstrucción del caso sobre la muerte de la joven estudiante Ana Sofía Rincón Boscán, de 16 años, asesinada la mañana del pasado jueves de un balazo en el tórax en el aula del 5to año “B”, de la unidad educativa Martín Lutero en la avenida Pomona.

Acompañados por funcionarios del Cuerpo de Policías Bolivariana del Estado Zulia (Cpbez) y del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), la fiscal que lleva el caso, en compañía del adolescente de 15 años, acusado de accionar el revólver calibre 32, acudieron a la unidad educativa a reconstruir el hecho.

Fueron alrededor de tres horas de trabajo que realizaron en la unidad educativa, que desde ese día mantiene cerradas sus puertas al estudiantado, tras el crimen. Cerca de las 2.00 de la tarde salieron del plantel.

Este es el adolescente responsable por la muerte de Ana Sofía.

Este es el adolescente responsable por la muerte de Ana Sofía.

Cabe recordar que el adolescente sacó el arma para mostrársela a uno de sus amigos y fue entonces cuando presuntamente se le accionó. Una mezcla de llanto, gritos, pánico y desespero, se apoderó de todo el estudiantado, profesores y a los pocos minutos, de familiares de los alumnos que a través de llamadas telefónicas de sus representados se enteraron de lo ocurrido y acudieron al Martín Lutero.

La agonizante víctima fue auxiliada y uno de los vigilantes de la unidad educativa la llevó hasta el seguro social donde lamentablemente murió.

Los primeros al llegar al sitio fueron funcionarios de la PNB y luego del CPBEZ. Trataron de calmar a los representantes y a los propios alumnos desconcertados. Detectives del CICPC al mando del propio jefe de la División de Homicidios acudieron al sitio de la desgracia más pronto de lo esperado.

Para ese entonces, los uniformados habían hecho una requisa a los estudiantes y a uno de estos le encontraron dentro de su bolso otro revólver. Inmediatamente fue detenido y llevado al interior de una unidad policial. El asombro fue aún mayor cuando a otro adolescente le hallaron un chaleco de uso policial pero este no era blindado.

El centro educativo donde se había escenificado la muerte de Ana Sofía era considerado uno de los más estrictos pero quedó demostrado que la inseguridad rondaba pues nunca se les ocurrió a los dueños del plantel revisar los bolsos como suelen hacer en liceos públicos. Nadie imaginó que uno de los estudiantes llevase un arma, pero dos lo hicieron. El revólver de donde salió la bala que le quitó la vida a Ana Sofía es presuntamente del padre del estudiante que la portaba, un trabajador del Instituto de Transporte Urbano Colectivo de la Alcaldía de Maracaibo.

Protestas

Desde tempranas horas de esta mañana un grupo de familiares de la joven estudiante Ana Sofía protestaron para que sean cerradas las puertas del plantel por este caso que conmocionó al Zulia, además de otras irregularidades que ya venían presentándose.

Familiares de Ana Sofía y representantes protestaron frente al liceo Martín Lutero en Pomona.

Familiares de Ana Sofía y representantes protestaron frente al liceo Martín Lutero en Pomona.

A ellos, se sumaron varios representantes de la unidad educativa quienes manifiestan que hace un tiempo hubo un caso en el que intentaron envenenar a una profesora así como el hallazgo de una escopeta recortada que fue decomisada y a su juicio “todo lo han callado”.

Representantes recriminan el silencio de parte de las autoridades de dicho plantel, que hasta ahora no han dado la cara para explicar los diferentes casos que son señalados.

Asimismo denunciaron que cancelan una cuota muy alta por el seguro estudiantil, y recriminan que la joven fue llevada al seguro social y no a una clínica privada.

Foto: David Moreno

Noticia al Día