Padres al límite: Para Ramón Jones, ningún título se compara con el de ser papá

Padres al límite: Para Ramón Jones, ningún título se compara con el de ser papá

cintillo

Ramón Jones, junto a sus hijos Jack y Allen y su esposa Gelen. Foto: Cortesía Ramón Jones

Ramón Jones, junto a sus hijos Jack y Allen y su esposa Gelen. Foto: Cortesía Ramón Jones

No hay título, medalla ni premio que se compare con ser padre. De esta manera, Ramón Jones, lanzador y pieza fundamental de la selección nacional de softbol, deja a un lado su brillante palmarés a lo largo de su carrera deportiva para anteponer a sus hijos como los frutos más importantes de su vida.

Desde muy temprana edad, el “Hijo de Cabimas”, como se le conoce a Jones, fue un apasionado al deporte. A pesar de que al principio practicó beisbol y baloncesto, no fue sino hasta los 17 años cuando inició su camino en el softbol, disciplina que le ha dado grandes satisfacciones y lo ha llevado a la élite del deporte venezolano e internacional.

Ramón Jones saltó del anonimato al estrellato de la mano de Ender Chaparro, su principal mentor y quien lo convirtió en todo un fenómeno desde el montículo.

“Él me ayudó mucho en la parte de la mecánica de lanzamiento. Era como un padre para mí porque siempre me estaba regañando cuando lo hacía mal. Siempre me decía que yo no podía permitir que me hicieran carreras porque yo era el mejor pitcher del mundo y que en cualquier momento eso se iba a conocer”, expresó Jones a Noticia al Día.

Actualmente, Jones se encuentra en el segundo peldaño del ranking mundial de lanzadores de softbol, posición que ocupa gracias a sus actuaciones en Juegos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos, Mundiales y diferentes eventos internacionales, lanzando además varios partidos sin hit ni carrera.

La alegría de ser papá
Aunque Ramón Jones destacó desde muy joven como lanzador, no fue sino hasta 2010 cuando comenzaron a hacerse costumbre sus llamados para vestir la camiseta nacional. Un año antes, el cabimense vivió la gran alegría de convertirse en papá,

“En primer lugar yo quería hijos que también fueran peloteros y gracias a Dios tengo dos hijos varones. El mayor, Jack James, desde que tiene dos años se la mantiene lanzando y ha agarrado las mismas mañas que yo hacía al jugar”, expresó entre risas Jones, antes de añadir que si su hijo lo desea buscarán que juegue béisbol.

5bbbb09d-baaf-4627-af87-5dcd60c8a0aa

“El menor, Allen James, de tan solo un añito, tiene un gusto por el básquet. Yo juego también y él se emociona mucho cuando me ve jugar. Siempre está pendiente de un balón de básquet y ahorita con las finales de la NBA se queda tranquilito viendo (los partidos) un rato”.

Para Jones, uno de sus mayores sueños es que sus hijos continúen con su legado deportivo, pero aclara que no es una obligación y que si algún día Jack y Allen deciden no dedicarse al deporte, los apoyará en lo que decidan hacer.

Al ser preguntado por si alguno de sus logros deportivos puede ser comparado con la dicha de ser padre, Jones fue enfático: “Nada se compara con ser padre, todos mis logros no se comparan ni a la mitad”.

Tiempo familiar
La carrera de un deportista suele ser un poco difícil de llevar para el jugador y su familia. Los constantes viajes y concentraciones restan tiempo y momentos de compartir entre sus integrantes.

e9ff719a-36e3-44ba-8710-e102e48665a9

Ramón Jones no escapa de esta situación, pero desde que su primer hijo nació siempre ha tratado de llevar a su familia consigo y en sus momentos libres le dedica todo el tiempo posible a los consentidos de la casa.

“Ellos están conmigo para arriba y para abajo; incluso cuando tengo mis viajes ellos están conmigo. Cuando tengo tiempo los voy a buscar al colegio y siempre estoy jugando con ellos. (Cuando no puedo estar con ellos) me hacen falta, pero me mantengo comunicado y le envío notas de voz al mayor”.

Sobre si hay preferencia de los pequeños entre su esposa Gelen Oquendo y él, Jones señala que lo hacen “cuando les conviene”. También agregó que no le mete mucho a la cocina, pero “gracias a Dios ellos comen de todo”, así que cuando cocina se destaca con unos ‘perros calientes’.

Por último, el astro zuliano quiso mandar un mensaje a todos los padres, que como él, están celebrando hoy su día.

“Tenemos que enseñarles a nuestros hijos la responsabilidad. Estar siempre pendiente de todas sus cosas y darles el bienestar. A mis hijos trato de inculcarles la humildad, que no se enfrasquen en lo material”, finalizó el subcampeón mundial en el 2013.

0b09bd5f-09eb-41ea-b86c-19bcd05c531c

04a6779a-90a1-47fa-922a-48585ba3338e

06108b1b-179d-4dc6-8387-dc68874026f4

6259453b-c051-4626-92fc-ffb9c5ef0e9e

fcbd1aa6-fac2-45ec-acfa-1c99e75282f0

1ef12668-c86d-4046-a9ca-0bddb0527816

ad40f3c2-c74b-4567-93d3-b0f2c1643f10

Lea también: Padres al Límite: Carlos González, un verdadero All Star como papá
Padres al Límite: Don Adalberto Peñaranda, el forjador de una revelación vinotinto

Ely Ramones

Noticia al Día

No olvides compartir en >>