Padres al límite: Don Adalberto Peñaranda, el forjador de una revelación Vinotinto

Padres al límite: Don Adalberto Peñaranda, el forjador de una revelación Vinotinto

Adalberto Peñaranda es el padre del jugador más joven en marcar un doblete en la Liga BBVA, récord impuesto Lionel Messi. Foto: Cortesía

En mayo del 97 y con un embarazo a medio camino, alguien le preguntó qué sería ese bebé que llevaba en su vientre. Con una firme declaración llena de fe aseguró: “Futbolista”. Adalberto y su esposa Sandra hoy observan el fruto de su deseo y esfuerzo al convertirse en padres de Adalberto Peñaranda, el joven que recién pasó su mayoría de edad y ya lleva el 18 de Arango, quien fue el mejor jugador venezolano de todos los tiempos, en su camisa vinotinto.

Don Adalberto Peñaranda habría entendido el compromiso que asumía al recibir en casa a un varón luego de haber estado rodeado de ropa rosada y muñecas gracias a sus dos primeras hijas, Shirleys Edith y Sandy Paola Peñaranda.

“A sus ocho meses, Adalberto comenzó a caminar y desde que tiene uso de razón está pateando un balón”, contó el padre del futbolista a Noticia al Día, quien además entre risas confesó que también estuvo atraído por este deporte y de hecho lo había practicado ‘en sus años dorados’, pero de forma amateur.

Sin duda, otra pasión mayor se convirtió luego en prioridad: Sus hijos. “Cuando me convertí en padre, siempre quise darle a mis hijos lo que no pude tener, tanto material como moralmente”. Desde entonces, la crianza para Don Peñaranda es, más que una responsabilidad, un reto que disfruta a diario.

La formación de un campeón

Inició el entrenamiento de su pequeño llevándolo a parques, canchas y estadios de El Vigía, en Mérida, donde creció. En su primer equipo infantil, sobresalió en las categorías menores. De hecho, según comenta el orgulloso padre, a la edad de 6 años admitió que no le gustaba jugar con niños de su edad, sino que preferiría hacerlo con más grandes.

“Su competitividad, disciplina y perseverancia lo han llevado hasta donde está (…) es esta la receta del éxito”, relata el papá de la revelación del fútbol nacional que comenzó sus primeros pasos como profesional gracias a un director técnico en su ciudad natal, llamado José Luis González.

Su familia sigue cumpliendo un rol esencial en su desarrollo como deportista. Lo que ha caracterizado la joven carrera de Adalberto Peñaranda es su conducta y humildad.

“Es mi orgullo y el de toda la familia, desde siempre lo apoyo y apoyaré en su anhelo de triunfar en el fútbol”, asevera su padre dejando entrever cómo se hincha su pecho al mencionarlo.

Con respecto a su preparación y entrenamiento diario, asegura haberlo acompañado siempre que pudo, y cuando no, su esposa Sandra Maestre era quien lo animaba desde las gradas. Además, en el caso de que ambos estuviesen en sus trabajos, era su abuelo materno, Don Ugenio Rafael Maestre, quien lo llevaba a las prácticas.

Doña Sandra, Adalberto (19), Shirleys (22), Sandy (21) y Don Adalberto. Foto: Cortesía

Profesionalismo nato

Don Adalberto se dio cuenta que su hijo se estaba convirtiendo en profesional cuando a sus 14 años lo acompañó a un intenso entrenamiento de una semana para entrar al Campamento del Real Madrid, patrocinado por Polar. El primer día, ‘los españoles estaban encantados con él’. Demostró su rapidez y destreza con el balón, pese a su corta edad, pero, por motivos que atribuyó a la voluntad de su destino, se lesionó.

“Le dije que nos fuéramos porque así no podría jugar, tenía el tobillo hinchado. Le pedí que se quedara tranquilo porque seguramente eso habría pasado por alguna razón”, detalla. Sin embargo, Adalberto ignoró las circunstancias y, luego de llevar un yeso y suficiente hielo para la inflamación, continuó jugando hasta clasificar en San Joaquín, estado Carabobo.

Su afinación futbolística y su planteamiento técnico lo llevaron en primera instancia con el Deportivo La Guaira, donde jugó dos temporadas, tiempo en el que disputó 32 partidos y marcó cuatro goles. Su padre veló por sus estudios y, entre arduos adiestramientos y prácticas, logró culminarlos con buenas calificaciones en Vargas y Valencia. Aun así, su camino ya estaba trazado y tenía como destino los campos de fútbol profesional.

Formó parte de la selección sub-17 que quedó subcampeona del Sudamericano de la categoría en 2013, aparte de disputar los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz (México) en 2014.

Adalberto Peñaranda en el Granada CF

Adalberto Peñaranda en el Granada CF

La ilusión del niño que nació en El Vigía y que, seguramente, en sus primeros años viendo la Liga Española por televisión, visualizaba su futuro compartiendo cancha con sus ídolos, se hizo realidad.

Adalberto Peñaranda llegó al Granada, club de fútbol de Primera división española y, al ganar la confianza de su técnico José Ramón Sandoval, debutó como titular ante el Athletic.

Indetenible pasión

En abril de 2015, un difícil episodio marcó su carrera. Su hijo había sido herido de bala junto a su compañero de cancha del Deportivo La Guaira, Charlis Ortíz, mientras se encontraban en una reunión. Y aunque admite incomodarle el tema, el padre del delantero reveló a NAD que significó un momento agobiante tanto para él, como para su familia.

“Cuando recibí la noticia, me decían que no me preocupara, que había sido superficial. Yo sólo quise salir de donde estaba y caminar lejos de ahí”, manifiesta con nostalgia.

Afortunadamente, así fue. La bala entró y salió por el muslo izquierdo, por lo que la recuperación fue rápida. Luego de un mes, academias internacionales interesados en él le realizaron pruebas físicas y resonancia completa donde tuvo el impacto. Todo salió bien.

Siete meses después de este incidente, el 12 de diciembre de 2015, con el Granada, se convirtió en el jugador extranjero más joven (con 18 años y medio) en lograr dos goles en un mismo partido de Primera, superando por 24 días la marca que hasta ese momento ostentaba Lionel Messi.

Adalberto lleva el 18 en su camisa, número que perteneció durante años a Arango, el mejor jugador venezolano de todos los tiempos

Finalmente, fue convocado a la selección nacional de mayores, luego de marcar sus primeros goles en la Liga BBVA, y se destacó representando al país en los recientes partidos de la Copa América Centenario que se disputa en los Estados Unidos.

La joven pero fructífera trayectoria de Adalberto Peñaranda es, sin titubeos, reflejo de lo que Don Adalberto deseó para su vida.

“De corazón, mi consejo a los padres de familia es que sigan adelante, con disciplina y apoyo incondicional sin reparo de las situaciones que pueda estar atravesando el país. Lo importante es ser humilde y esmerarse para ver los resultados”, sentencia el orgulloso forjador de una revelación vinotinto.

 

Familia Peñaranda Maestre

Los momentos en familia son primordiales para este padre orgulloso

Lea también: Padres al Límite: Para Ramón Jones, ningún título se compara con el de ser papá

Padres al Límite: Carlos González, un verdadero All Star como papá

Laura Matos Brache
Fotos: Cortesía
Noticia al Día

No olvides compartir en >>