Chile demanda a Bolivia ante La Haya por aguas del río Silala

Chile demanda a Bolivia ante La Haya por aguas del río Silala

Herald Muñoz, ministro de Relaciones Exteriores de Chile anunció la decisión este lunes.

Heraldo Muñoz, ministro de Relaciones Exteriores de Chile anunció la decisión este lunes.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, anunció este lunes que Chile ha decidido demandar a Bolivia ante la Corte Internacional de La Haya para que el río Silala sea declarado un recurso internacional y Chile pueda así usar sus aguas, dijo Muñoz a través de un comunicado de la Cancillería.

El río Silala ha sido motivo de controversia entre los dos países, que también tienen una disputa ante la Corte Internacional por la salida al mar que Bolivia le reclama a Chile.

Según afirma el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, Bolivia ha afirmado que el cuerpo de agua no es transfronterizo y que debido a eso sólo Bolivia puede usar sus aguas.

El presidente de Bolivia Evo Morales reaccionó al anuncio de Chile a través de su cuenta de Twitter:

El pasado 9 de mayo el presidente de Bolivia Evo Morales acusó a Chile de instalar bases militares a 15 kilómetros de la frontera entre los dos países, reforzando la seguridad con misiles y tanques blindados, según informó la Agencia Boliviana de Información.

Según Morales, la instalación de las bases militares por cuenta del gobierno de Chile “viola convenios internacionales» pues de acuerdo con la legislación internacional estas deben estar como mínimo a 50 kilómetros de la zona de frontera.

“La buena vecindad, la buena hermandad no se construye ni con misiles ni con tanques de guerra, ni con bases militares, para nosotros sigue importante el diálogo abierto, sincero porque queremos ser buenos hermanos, buenos vecinos, queremos construir una amistad para compartir lo poco que tenemos», dijo Morales. «Los países vecinos nos necesitamos y debemos trabajar de manera conjunta, y lamento mucho cuando decidimos defender un recurso natural, viene esta agresión con una base militar en Cariquimba”.

La Cancillería de Chile desmintió en ese entonces la información dada por el mandatario y aseguró que en vez de bases militares lo que pasa en la frontera es que se ha aumentado el patrullaje militar en el lado chileno de la frontera “para impedir los ataques contra civiles, robos, contrabando y narcotráfico provenientes de Bolivia, lo cual ha tenido el efecto de disminuir notoriamente esos actos delictivos”.

Morales también anunció públicamente que presentaría una demanda a Chile ante la corte acusándoles de «robar» las aguas del río, afirma la Cancillería chilena.

Además, el Gobierno de Bolivia formó recientemente una Dirección de Defensa del Silala, según informa la Agencia Boliviana de Información, para preparar la demanda internacional por las aguas del río.

El Ministerio de Exteriores cita la formación de esta dirección como un motivo para la demanda y afirma que ha hecho «múltiples y serios esfuerzos que ha hecho Chile para resolver amistosamente la diferencia, todos los cuales se han visto frustrados por la insistencia de Bolivia en negar los derechos de Chile».

El pasado 9 de mayo el presidente de Bolivia Evo Morales acusó a Chile de instalar bases militares a 15 kilómetros de la frontera entre los dos países, reforzando la seguridad con misiles y tanques blindados, según informó la Agencia Boliviana de Información.

Según Morales, la instalación de las bases militares por cuenta del gobierno de Chile “viola convenios internacionales» pues de acuerdo con la legislación internacional estas deben estar como mínimo a 50 kilómetros de la zona de frontera.

“La buena vecindad, la buena hermandad no se construye ni con misiles ni con tanques de guerra, ni con bases militares, para nosotros sigue importante el diálogo abierto, sincero porque queremos ser buenos hermanos, buenos vecinos, queremos construir una amistad para compartir lo poco que tenemos», dijo Morales. «Los países vecinos nos necesitamos y debemos trabajar de manera conjunta, y lamento mucho cuando decidimos defender un recurso natural, viene esta agresión con una base militar en Cariquimba”.

La Cancillería de Chile desmintió en ese entonces la información dada por el mandatario y aseguró que en vez de bases militares lo que pasa en la frontera es que se ha aumentado el patrullaje militar en el lado chileno de la frontera “para impedir los ataques contra civiles, robos, contrabando y narcotráfico provenientes de Bolivia, lo cual ha tenido el efecto de disminuir notoriamente esos actos delictivos”.

Morales también anunció públicamente que presentaría una demanda a Chile ante la corte acusándoles de «robar» las aguas del río, afirma la Cancillería chilena.

Además, el Gobierno de Bolivia formó recientemente una Dirección de Defensa del Silala, según informa la Agencia Boliviana de Información, para preparar la demanda internacional por las aguas del río.

El Ministerio de Exteriores cita la formación de esta dirección como un motivo para la demanda y afirma que ha hecho «múltiples y serios esfuerzos que ha hecho Chile para resolver amistosamente la diferencia, todos los cuales se han visto frustrados por la insistencia de Bolivia en negar los derechos de Chile».

El canciller manifestó que el gobierno tomaba esta decisión para proteger los derechos de Chile.

 

CNNE Español