Cuando el órgano de un pez se convirtió en tabú

Cuando el órgano de un pez se convirtió en tabú

El buche de pescado (o vejiga natatoria) es un saco membranoso que se encuentra debajo de la columna vertebral de la corvina

El buche de pescado, un tabú sobre el que corren amenazas y sangre

En algunos lugares, la palabra “buche” no se pronuncia en voz alta. Se susurra con miedo y mirando a los lados. Por este órgano que reposa en las entrañas del pez corvina ha corrido sangre y se han vociferado amenazas. Algunas se han cumplido, otras se han desvanecido con el tiempo. El buche es un tabú y casi nadie se atreve a hablar de ello.

Uno de los pocos que ha hecho un esfuerzo por desmitificar los usos de la vejiga natatoria (o buche de pescado) es Pancho Wong, presidente del Grupo Pesquero Zeng, quien lleva tres años dedicado al procesamiento y exportación de este producto. Su negocio, que en otro contexto podría resultar muy simple y productivo, se ha convertido en la iniciativa más riesgosa que ha asumido el empresario venezolano de ascendencia china.

Durante el primer año, Wong asegura que comenzaron una serie de extorsiones por parte de mafiosos liderados por “El Churry”, uno de los homicidas más buscados por las autoridades policiales en la Costa Oriental del Lago.

En Los Puertos de Altagracia, las mafias mantenían asediados a todos los pescadores y comercializadores de buche que vendían sus productos a los exportadores como Wong. De hecho, durante un año, fueron asesinados tres hombres que vendían regularmente buches al Grupo Pesquero Zeng.

Ante esta escalada de violencia, Wong decidió cortar toda relación comercial con cualquier pescador o vendedor de buche procedente de Los Puertos de Altagracia. Con esta decisión y con la muerte de “El Churry”, ocurrida el 21 de septiembre de 2015 en un enfrentamiento con el Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (Cpbez), se acabaron las extorsiones de los mafiosos al Grupo Pesquero Zeng.

Pancho Wong, presidente del Grupo Pesquero Zeng, lleva tres años dedicado al procesamiento y exportación del buche de pescado

Pancho Wong, presidente del Grupo Pesquero Zeng, lleva tres años dedicado al procesamiento y exportación del buche de pescado

Sin embargo, meses después, las extorsiones empezaron a llegar desde hombres uniformados.  Wong asevera que los 15 y último de cada mes, durante año y medio, recibió la visita de funcionarios de diferentes organismos de seguridad e inteligencia quienes le exigían sumas de dinero cada vez más exorbitantes.

 En enero de 2015, un grupo de hombres con credenciales del Cicpc entró intempestivamente una mañana a su oficina y lo llevó, sin mediar muchas palabras, en la maleta de un carro sin placa oficial a la principal sede del organismo en Maracaibo.

Según relata el empresario, una vez trasladado a la sede del cuerpo de seguridad, 14 funcionarios le exigieron el pago de 2 millones de bolívares a cambio de no formular cargos en su contra ni decomisar sus productos. Cuando se negó a pagar semejante suma, Wong afirma que los hombres amenazaron con sembrarle droga en su negocio. Desde las 8.00 de la mañana hasta las 4.00 de la tarde, estuvo retenido en una oficina, privado de agua y alimentos.

La relación del buche con la droga, una leyenda urbana

Uno de los mitos que oscurece la reputación del buche se centra en que su principal atractivo para las mafias radica en su supuesta capacidad de inhibir el olor de la droga, lo que lo convierte en un medio ideal para traficar el producto sin temor a ser descubiertos.

Sin embargo, tanto Alejandro Pérez Gámez, comandante del Comando de Zona 11 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), como Biagio Parisi, secretario de Seguridad y Orden Público, aseguran que no tienen evidencias de que ese órgano sirva para tal fin. Todos los dediles que se han conseguido son de látex, y se llaman así precisamente porque están construidos con los dedos de los guantes quirúrgicos hechos con ese material.

No obstante, los funcionarios se han valido de la leyenda urbana que asocia el buche con el tráfico de estupefacientes para extorsionar y retener a comerciantes como Wong. Además, otro elemento que ha generado suspicacia en torno al buche es que al aplicarle la prueba de narcóticos genera siempre un resultado positivo.

Para limpiar la reputación de este controversial producto, el Grupo Pesquero Zeng solicitó a la Universidad del Zulia una investigación que demuestre que la reacción positiva a esta prueba se debe a la composición química de la vejiga natatoria.

El estudio de la Universidad del Zulia, realizado en abril de 2014, buscaba comprobar que el alto contenido proteico de la vejiga natatoria (entre los que se encuentra el colágeno) y sus estructuras químicas podrían provocar una falsa respuesta positiva al reactivo Scott, test químico utilizado para mostrar la presencia de cocaína.

El resultado de la investigación arrojó que “tanto los fragmentos del material biológico (de la vejiga natatoria) como sus fracciones dan respuesta positiva a la primera etapa de la prueba Scott (…), sin embargo, al finalizar la prueba, en la tercera etapa, la respuesta es negativa”.

Sin tregua

A pesar de los esfuerzos que han hecho empresarios como Wong para esclarecer el negocio del buche, funcionarios policiales le han declarado la guerra a los empresarios que comercializan y exportan la vejiga natatoria, aun cuando no existe norma o reglamento que prohíba su venta en nuestro país.

En los últimos seis meses la GNB detuvo a 10 personas que portaban o transportaban grandes cantidades de buche sin contar —según Pérez Gámez— con la permisología de salubridad requerida.

El Instituto Socialista de la Pesca y Acuicultura (Insopesca) ha hecho un esfuerzo para convencer a las autoridades policiales acerca de la legitimidad de la venta y distribución del buche de pescado, además de informar que este no posee más regulaciones que las exigidas para cualquier subproducto pesquero.

Por ejemplo, en un comunicado de Insopesca (firmado por el subgerente de Zulia, Luis Urdaneta), dirigido a Pérez Gámez, y a otras autoridades policiales y judiciales, afirman que la “especie corvina (Cynoscionleiarchus) no posee restricciones (como veda, vulnerabilidad a la especie o peligro de extinción) dentro del Territorio Nacional según el Decreto con Rango Valor y Fuerza de Ley de Pesca y Acuicultura y todas las Resoluciones Vigentes”.

El buche de pescado ha creado un amasijo de verdades y mentiras que pocos se atreven a desenredar. De los mitos y el miedo muchos siguen sacando provecho. Otros, los más valientes, han intentado limpiar el nombre de este producto, tan útil como lucrativo. Hablar de él, en voz alta y sin temor, probablemente ayude a esto último.  Mientras más lo hagan, más pronto se acabarán las amenazas.

Comunicado de Insopesca que busca legitimar el transporte y venta del buche de corvina

Comunicado de Insopesca que busca legitimar el transporte y venta del buche de corvina

Estefanía Reyes

Fotografía: David Contreras / William Ceballos

Noticia al Día