Las matemáticas de las colas (+Infografía)

Las matemáticas de las colas (+Infografía)

Al menos 1500 personas estaban en la cola, esperando entrar al supermercado. Foto: Xiomara Solano

Al menos 1500 personas estaban en la cola, esperando entrar al supermercado. Foto: Xiomara Solano

Minutos, horas y hasta días, puede pasar una persona en las colas. Las matemáticas no fallan. La vida es un número y el maratón de los supermercados no escapa de ello. NAD calculó el tiempo, hidratación, cajeras, ganancias de los vendedores ambulantes, desmayos y hasta la paciencia que se necesita para salir ilesos y con las manos llenas en un día de mercado en Venezuela.

Durante un recorrido cerca de las 8:00 a. m. por un establecimiento, se visualizaron unas 1500 personas, quienes, en su mayoría, alegaron estar desde las 8:00 p. m. del día anterior. A esto se le suma media hora en la cola de la caja: serían 12 horas 30 minutos por persona. Se necesitarían 312 horas 30 minutos para atenderlas, es decir, 13 días con 12 minutos aproximadamente.

Ahora, si el comercio cuenta con 10 cajeras, de las cuales solo funcionan 6 (como fue el caso), esos 13 días pasarían a ser 2 días con 17 horas.

El agua, el café y el kit de supervivencia

Para lanzarse a las aventuras de las colas, es necesario tener cuenta que no se trata de una faena cómoda; es necesario, comida e hidratación, por ende, ir al baño. Estas ‘menudencias’ también tienen su cálculo.

A diario se venden un estimado de 50 botellas de litro de agua congelada. En el sitio que se analizó, había 3 vendedores, para un total 150 litros consumidos por día. Se ofertan en Bs. 100. Entre el trío de ‘agüeros’ hay una ganancia de Bs. 15.000.

Cada litro de agua congelada se vende en Bs. 100. Foto: Xiomara Solano

Cada litro de agua congelada se vende en Bs. 100. Foto: Xiomara Solano

El popular duro frío llega a 120 manos. Cada uno se vende en Bs. 40; por tanto, quien los vende se mete en el bolsillo Bs. 4.800.

Los “madrugonazos” son parte del ajetreo actual de hacer mercado. El café es necesario para mantenerse “avispa’o” y aguantar los empujones de amas de casas desesperadas y ‘bachaqueros’.

Los cafeseros con dos termos, pueden llegar a vender hasta 240 cafés en 12 horas. El vasito pequeño está en Bs. 50, lo que deja un dividendo de Bs. 12.000 durante una faena.

Aunque la mayoría procura no comer para evitar las ganas de ir al baño, cuando el hambre ataca, no falta un pastelito a la vista. Se encuentran en puesticos o en el típico balde, sonado por las pinzas para anunciar su llegada. Estas fritangas, a veces, con rellenos de dudosa procedencia, jamás se quedan abolladas.

Una persona puede llegar a comerse hasta 3 piezas, en Bs. 150 cada una, cancelaría Bs. 450 diarios para ‘amortiguar’ el hambre (sin incluir la bebida).

Por su parte, los pasteleros que venden un promedio de 300 unidades al precio mencionado, les garantiza Bs. 45.000 por jornada.

El baño

Quien permanezca más de 12 horas en una kilométrica fila, debe hidratarse, despabilarse, comer y por su puesto ir al baño.

Esta actividad fisiológica no es sinónimo de comodidad cuando se está en la calle, menos aún, en una cola de supermercado; sin embargo, “hay las maneras”.

Si se va acompañado, aquellos que no sufren de vergüenza y también los que no pudieron aguantar ‘el llamado de la naturaleza’, apelan a la ‘cortinita’; que consiste en que su amigo de cola lo tape con alguna chaqueta, sábana o toalla, mientras hace lo suyo, detrás de una mata frondosa y de troncho ancho.

Ahora bien, si el usuario de la mata frondosa fue uno de los que ingirió el litro de agua de Bs. 100 esto le puede producir, no menos, de 4 visitas al baño para orinar.

Si el asunto es de proporciones mayores por la ingesta excesiva de cafés, se necesitará, además de la matica, el tronco y el papel higiénico, un buen compañero dispuesto a hacer la ‘cortinita’. En este caso, ir al baño siempre será más de una vez.

Cuidado con los ‘yeyos’

Que haya pañales en un establecimiento, significa un alud de embarazadas y mujeres con menores de edad acudiendo al sitio para proveerse de este rubro. Los sofocos y situaciones tensas que generalmente ocurren, hacen que más de uno pierda el conocimiento.

En el supermercado que sirvió de muestra, en 20 minutos dos mujeres se desmayaron. Si esto sucediera cada 20 minutos, durante los 2 días con 17 horas de cola, se producirían en hipótesis 195 desmayos.

Este cálculo le servirá para la próxima vez que vaya a hacer su cola. No olvide los Bs. 450 de los pastelitos, los Bs. 100 del agua, los Bs. 50 del café y un buen amigo que jamás le niegue hacer la ‘cortinita’.

colas

En 20 minutos dos mujeres sucumbieron ante el calor y el caos de la cola. Foto: Xiomara Solano

En 20 minutos dos mujeres sucumbieron ante el calor y el caos de la cola. Foto: Xiomara Solano

IMG_0768

IMG_0777

IMG_0820

IMG_0880

IMG_0887

IMG_0902

IMG_0912

IMG_0919

Fotos: Xiomara Solano
Noticia al Día